end header begin content

opinión

Candidatos legítimos

15 diciembre, 2014

El tema: los ciudadanos y sus candidatos. ¿Estos candidatos, políticos y/o no, representan realmente a los ciudadanos en los organismos para los cuales son electos? Veamos. Unos, pocos, sí; la mayoría no. Es un lugar común. Y bajo tiranías electoreras, menos.

opinan los foristas

Uno de los fundamentos de las democracias representativas es la aspiración de que las elecciones permitan escoger ciudadanos cercanos a los intereses, precisamente, de esos ciudadanos. Los candidatos electos, políticos o no, deben representar y parecerse a los ciudadanos que los han electo. La base del poder de los electos es, precisamente, su representatividad proveniente del proceso electoral y sus efectos.

Dentro de las formas de representación política destacamos dos: A) La delegación, como capacidad de ejecutar un mandato, la capacidad de actuar para conseguir ciertos objetivos que le fueron dictados, mandados. B) La capacidad de ser la más fiel representación de quienes le dieron el mandato. Entonces, el político electo, debe ser capaz, no tiene escapatoria. Debe tener cualidades para defender los intereses de los representados y ser parecido y/o semejante a ellos.

El proceso electoral, las elecciones, el acto electoral, debe permitir a la ciudadanía hacer la escogencia de la delegación con transparencia y equilibrio. Sin ventajismos. Sin trampas. Con equidad. De lo contrario cunde la desconfianza y nace la ilegitimidad. Desde hace 14 años, comprobadamente, en este país, nunca se ha conseguido ni la representación, ni la semejanza, ni la confianza, ni en los electores ni en el ente electoral. Están cuestionados.

El primer cuestionamiento está dirigido a las limitaciones en el derecho a elegir. En las violaciones a la ley electoral desde el régimen y por el propio ente electoral. Se manipula el derecho al voto y se restringe la posibilidad de presentarse a las elecciones por los múltiples e insólitos requisitos exigidos solo a una parte de la población. Hay privilegio. Las mujeres están menos representadas y no se exigen niveles educativos adecuados para la representación y ejercicio de esos cargos. Ni la partida de nacimiento y su comprobación.

¿Cuán cerca o lejos están los intereses entre los representantes y representados? Ser electos les garantiza a los representantes llegar al poder, tener poder, recursos y capacidad para hacer cosas. Para los representados el ejercicio del poder es solo un instrumento, un medio, no un fin. El medio es el representante.

Surge una inquietud: cuando elegimos a alguien ¿Qué hacemos? ¿Colocamos a una persona en posición de poder y/o sencillamente lo hacemos por quitar a otra de esa posición? ¿Escogemos por las personas y/o por el partido? ¿Por el bien común y/o por los intereses particulares? ¿Por el presente y/o por el futuro? Etc. El futuro, por lo menos, en este país, esta cada día más impredecible, por ahora, ya que no apunta hacia ninguna parte novedosa, positiva, factible.

Hoy algunos claman por la recuperación de los liderazgos políticos. Como una forma para recuperar la credibilidad convirtiendo a los electos en representantes legítimos de la voluntad de los votantes, de los electores. Pero este régimen es ilegitimo e ilegal. Todo cuanto ha emanado de él en los últimos 14 años es ilegitimo e ilegal. Pero no deberíamos confundir la legitimidad para decidir en nombre de un grupo con la legitimidad concreta de cada acto y/o decisión a tomar. La legitimidad de actuar se obtiene y se construye en cada momento mediante dialogo y acuerdos de todo tipo.

La tiranía impide, conculca, la información. La democracia representativa es permisiva con la información y exige que el representante electo debe estar informado y ser capaz, en base a criterios, para adoptar las mejores decisiones. Los representados, electores, deberían, hoy, disponer de mayor y mejor información, pero el régimen lo impide. Sin embargo la realidad, el mundo actual, les permite disponer de canales alternos para informarse, trasmitirlas, discutir, dialogar, en forma casi directa sin pasar por los controles del régimen.

Apuntan algunos que estamos en un momento en que se ha ganado cierta autonomía personal, a nivel global, y es un valor nuevo y clave ahora. De esto pudiéramos aspirar a que ojala los venezolanos seamos más capaces para decidir por sí mismos el cambio de este nefasto gobierno y asumamos plenamente esa responsabilidad.

Lo peor que les ha trasmitido este régimen comunista castrista a los venezolanos es a no ser responsables individualmente. Les pide y exige y les compra su voluntad, su voto, su cuerpo, su alma, todo, y de paso les confisca la confianza, asume ilegitima e ilegalmente su representación. Decide por ellos en todo y les miente afirmándoles de que es por su bien. Los estafa.

Basta de tiranía y la democracia no puede seguir el camino de que todo es y/o se reduce a una elección. Nada de cheques en blanco para nadie. Nada de piloto automático. Hay que mejorar la representación, los políticos, la política, el pluralismo, la tolerancia y la equidad de la sociedad venezolana.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com