end header begin content

opinión

Salvatore Giardullo Russo

Rodilla en tierra

24 noviembre, 2014

El socialismo se ha convertido en el nuevo mito y su precursor, el comandante eterno, en el nuevo libertador del pueblo. Pero todo es un montaje cargado de mentiras y engaños, arropados en su hegemonía comunicacional y a la vez, controlando con leyes draconianas, los medios de información privados. Esto es con el fin de generar una sola línea de pensamiento, que en el fondo es una palabrería hueca, repetidora de consignas, como si fuera una fórmula para alcanzar el éxito, pero que en el fondo no tiene sentido ni dirección. Con la censura, quieren esconder su debilidad.

opinan los foristas

Se enfatiza en la defensa de la nación y en la independencia de la patria, contra los intereses de los oligarcas y el expansionismo del imperialismo yanqui. Pero el fin de toda esta patraña, es reforzar el poder absolutista del Estado, con tintes militaristas, junto a un culto a la personalidad del gran líder bolivariano. Quieren convertir al venezolano en un seguidor de órdenes, que sea obediente a las directrices revolucionarias, mermando cada vez más su capacidad de análisis y prohibiendo su derecho a disentir.

Justifican la grave situación social y económica mediante las misiones, donde lo que han logrado es convertir el trabajo en algo precario, con sueldos de hambre, sin ningún tipo de beneficios sociales. Chantajean con despidos a quienes no acepten y practiquen, rodilla en tierra, los preceptos del bolivarianismo; al mismo tiempo, han violado las contrataciones colectivas.

Los logros de esta revolución en salud, son distracciones para ocultar el grave problema de sanidad nacional, con el brote de dengue y chikungunya, sumado a la escasez de medicamentos para combatirlos. En educación pasa lo mismo, donde se destaca la mala calidad de los programas, con una alta dosis de ideologización, con maestros y profesores mal pagados, que han provocado una gran deserción escolar, mutilando los sueños de muchos jóvenes.

Han estafado al país con su supuesta democracia participativa y protagónica, llenando todos los rincones de Venezuela de grupos que han degenerado muchos de ellos, en colectivos armados, usados como bandas de choque para enfrentar manifestaciones pacíficas.

De nada valió expropiar tierras y nacionalizar empresas, porque hasta ahora siguen bajo el control estatal y no se prevé en un futuro inmediato, que sean los trabajadores en administrarlas, porque lo que les interesa es la justificación ideológica y así dominar todo el aparato productivo.

El populismo golpea el estómago de la sociedad, con la escasez, devaluación e inflación. El régimen lo que busca es mantenernos en la ignorancia, para poder así adoctrinar y mermar la capacidad de comparación para no confrontar la realidad. Son ya casi 16 años de historias tristes y de penurias, de estrechez y necesidades. Por lo visto, esta manera de gobernar seguirá a toda máquina hacia ninguna parte, o mejor dicho, hacia la catástrofe.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com