end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Encuentro con la lectura

20 noviembre, 2014

Por sexto año consecutivo, Chacao nos convoca a la lectura. Los espacios de la Plaza Altamira se llenan de cultura y de gentes que disfrutan del necesario ejercicio de leer, de investigar, de conocer nuevos textos, de reencontrarse con otros, de vivir las sensaciones que alimentan el alma y el espíritu.

opinan los foristas

El Festival de la lectura de Chacao se ha convertido en un lugar de visita obligada para el compartir de jóvenes y viejos y el disfrute de un buen rato al aire libre donde se respira un contagiante aroma de libertad en contraste con la barbarie en la que se ha convertido la capital entre tráfico, desorden e inseguridad.

El evento de este año, empero, no es igual que los anteriores. Desconocemos si es por desinterés, negación a la continuidad de gestiones anteriores o restricciones presupuestarias, pero ya el hecho de llegar al sexto es un logro que sigue concitando a una sociedad que busca desesperadamente válvulas de escape para enriquecer el conocimiento, estimular la lectura, despertar la curiosidad en las nuevas generaciones y proveerse del alimento indispensable para darle sentido a los placeres de la vida.

Por estos días, la plaza es un solo bullicio entre tertulias de bohemios, intelectuales, sibaritas, estudiantes, conservadores, libros y libreros.
De un lado un grupo se interesa por textos de autoayuda, literatura, filosofía, historia y hurga entre los espacios que se hacen pequeños…más allá al otro extremo, más y más libros. Autobiografías, relatos políticos, tecnologías, clásicos literarios, suplementos…y hasta comics.

Hay para todos los gustos y para todos los colores. La gente conversa, camina, respira, disfruta y se escuchan diálogos inusuales, que antes era comunes y ahora son escasos. Es la fiebre del libro que ha contaminado satisfactoriamente a Caracas como ocurre en Madrid, Paris o Bogotá.

En sus caminerías de pronto se oyen voces conocidas. Es un catalán más venezolano que la hallaca. Culturoso y de verbo elocuente. A Javier Vidal da gusto escucharlo porque su vida es el teatro y porque nos transporta a la época universitaria cuando nos daba clases con esa pasión que lo caracteriza. Conversa con aire señorial con la escritora Sonia Chocrón, nuestra antigua compañera de clases en la UCAB, célebre por su prosa divina y envolvente que nos dejan obras donde se revela lo es que es, un talento sin límites.

Por estos días Chacao y su afrancesada plaza complace todos los gustos de lectores exigentes e incipientes. Y ofrece además el contacto y las experiencias de escribidores con sus obras ante una audiencia silenciosa que celebra este momento con la cultura.

Se escucha con atención a Ibéyise Pacheco y a Héctor Manrique. La periodista relata cómo concibió su obra “Sangre en el Diván”, de aquél macabro personaje como lo calificó Vidal, quien los presentó. La gente se deleita con el cuento.

Abajo el café que convoca inesperados encuentros y a la conversa del día. Se habla de lo humano y lo divino. Del gobierno y de la oposición, de las frustraciones y los aciertos. En fin se habla…

La Feria de la Lectura es el universo perfecto para reivindicar a un país que se evapora entre lo banal y lo mediocre.

Este y otros espacios que se resisten ante la avasallante acción del atraso concebido y planificado, es el estimulo, el elixir, que requieren los venezolanos para sobrevivir a esta crisis generalizada.

Son los espacios perdidos de una ciudad que se fue y que a veces retorna con vestigios de esperanza.

Mientras haya voluntad para la resistencia, va a ser difícil que el intento obsesivo de sumirnos en el atraso doblegue la voluntad de la gente que necesita el aire indispensable para respirar libertad.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com