end header begin content

opinión

Salvatore Giardullo Russo

Hablemos

27 octubre, 2014

Si analizamos lo que fue Venezuela desde 1958 hasta 1998, la llamada Cuarta República y la etapa de 1998 hasta hoy en día, podemos demostrar con cifras, que la Revolución Bolivariana, tiene muy poco que exhibir en términos de logros, a pesar de haber recibido casi 4 veces los ingresos que en 40 años obtuvieron los gobernantes del Pacto de Punto Fijo. Se puede decir, que adecos y copeyanos construyeron mucho más con menos dinero.

opinan los foristas

Al régimen chavista le han ingresado hasta la fecha, más de un billón 700 mil millones de dólares, donde la mayor parte ha sido derrochada, en subsidios a países amigos, participar en el carnaval de Río de Janeiro o donativos para causas perdidas, sin contar con el caudal de divisas que se han perdido vía corruptelas.

Hablemos de la construcción de viviendas. El promedio anual durante la era democrática era de 4.07 por cada 100 mil habitantes; ahora, es de 1.88. Durante estos 15 años, lo que ha prevalecido es el control en los insumos como el cemento y cabillas, ocasionado un déficit habitacional que pasó de 1.5 millones en 1998 a 2.75 millones en el 2013.

Hablemos de la salud. La atención médica, otro supuesto bastión del Comandante Supremo, a pesar de la Misión Barrio Adentro y la importación masiva de médicos, en estos años el incremento de las camas fue de tan solo 1.774, comparada con las 24 mil de los gobiernos anteriores. Se le suma además, el deterioro de la planta física, robo de equipos, falta de personal y carencia de insumos.

Hablemos de la educación. La matrícula escolar ha bajado a pesar que la población se ha incrementado. En el 2013 se inscribieron alrededor de 580 mil niños, comparado con los 650 mil en 1998. Nuestros jóvenes han desertado del sistema educativo, por problemas económicos y sociales, donde lo prioritario es sobrevivir, ante una realidad cada día más dura, donde la formación pasa a segundo lugar. Además, la infraestructura ha tenido deficiencias, así como la calidad de los maestros y profesores. Los pocos que se gradúan son incapaces de pensar, con insuficiencias en la comprensión lectora y con limitaciones en la expresión verbal.

Hablemos de la industria petrolera. Los últimos tres lustros, ha decrecido la inversión gubernamental. Comenzando con el despido por razones políticas, de más de 20 mil empleados, así como el haber propiciado alianzas y acuerdos poco beneficiosos para la patria. En cifras, el promedio de producción diario por habitante, en este momento ronda los 0.08 barriles, comparado a los 0.37 durante el gobierno de Rafael Caldera II. Hay que destacar, que en estos últimos años la bonanza petrolera tuvo registros sin precedentes, debido a un alza continua en el precio del petróleo.

Hablemos de la realidad. Dependencia de la renta petrolera, controles de precios y cambio, precio de la gasolina, inseguridad, enfermedades, escasez, inflación, devaluación y corrupción, se han convertido en el lastre para el crecimiento de la nación.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com