end header begin content

opinión

Salvatore Giardullo Russo

NO 

1 septiembre, 2014

La sociedad venezolana, desde la instauración de la revolución en 1998, ha perdido el concepto de libertad. Se optó por elegir a un golpista, que a través de su verbo encendido, vendió mentiras como verdades. 

opinan los foristas

Nos engañó diciendo que nos emanciparía de un supuesto yugo imperialista, pero nos aplastó bajo la égida de una gerontocracia, encabezada por unos dinosaurios como los hermanos Castro.

A diestra y siniestra se pregonaba que ahora Venezuela era una nación libre, pero, ¿de quienes nos liberaron? Esa charlatanería de la dominación gringa, es pura paja, para mantener cohesionado a sus adeptos, que aún creen que la Unión Soviética existe y que el muro de Berlín sigue separando Alemania en dos, pero no se ponen a pensar que gracias a los Estados Unidos y la compra de nuestro petróleo en efectivo, se puede sostener aún este parapeto que llaman bolivarianismo.

Desde hace 15 años, poco a poco, se han ido cerrando todos los accesos de autonomía, el venezolano de hoy no tiene derechos, sólo obligaciones, en pro de avalar un sistema que día a día nos aísla más de la realidad mundial.

No podemos disponer de nuestro dinero, porque acceder a los dólares es un delito. No tenemos acceso a los alimentos que queremos, porque el gobierno con sus controles, ha provocado la más grande escasez en la historia republicana y las colas en los comercios no son para desestabilizar, es desesperación. Ahora con el sistema biométrico de abastecimiento, tratarán de racionar mejor la miseria.

No podemos adquirir cocinas, lavadoras o neveras, menos un carro o comprar unos zapatos decentes, porque no hay y los que existen, tienen precios prohibitivos, gracias a la alta tasa inflacionaria que pronto llegará a tres dígitos.

No poseemos la libertad para desplazarnos por donde queramos y cuando queramos, tenemos horas determinadas y lugares específicos para movernos, a pesar de Cheverito, la inseguridad nos obliga a mantenernos encarcelados en nuestras casas, por miedo a ser robados o en el peor de los casos, asesinados.

No podemos acceder a un buen sistema de salud, porque los hospitales carecen de insumos, con graves problemas en su infraestructura, además la falta de personal, ya que nuestros médicos han optado en huir de esta realidad.

Nuestros niños y jóvenes no tienen acceso a un sistema educativo de calidad. La falta de profesores y el atraso curricular, ha provocado una gran deserción y los que se gradúan, son analfabetas funcionales.

No podemos protestar lo que nos parece que está mal, porque somos perseguidos, arrestados y encarcelados, para ser acusados de instigadores, de rebelión o cualquier idiotez inventada para controlar a través del miedo a la sociedad.

Todos son obstáculos, que merman nuestro derecho de hacer, actuar y pensar cómo queramos, apegados a la ley, sin violencia, no a caprichos politiqueros, de adoración de muertos y de dominio a través del terror. La libertad ahora es una quimera.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com