end header begin content

opinión

Antonio Barreto Sira

Anzoátegui arde

30 septiembre, 2014

Hospitales y clínicas abarrotadas de pacientes gracias al chikungunya. Calles y avenidas cerradas por un pueblo cansado de promesas incumplidas y por el aumento constante de los problemas en las distintas comunidades. Trabajadores a las afueras de las pocas empresas que quedan abiertas pidiendo una oportunidad, y amas de casa discutiendo con expendedores de comida por la desaparición o elevado precio de tal o cual producto.

opinan los foristas

La situación está difícil. Anzoátegui arde por los cuatro costados mientras que el gobierno se cruza de brazos ante la mayoría de las calamidades que constantemente afectan a los anzoatiguenses.

La semana pasada se registraron 18 protestas populares, ¿por qué razón? Por comida, por asfalto, por la inseguridad, por carencia de luz o de agua, los motivos sobran porque lastimosamente nuestro amado estado posee un abanico de dificultades que sus gobernantes no han podido ni querido solucionar.

Mientras la región sucumbe ante las necesidades no atendidas, o en el mejor de los casos mal satisfechas, los mandatarios, tanto el regional como los municipales, siguen pensando en pajaritos preñados, siguen disfrutando de las mieles del poder ante el hambre que consume al ciudadano de a pie.

Por lo menos, en medio de este caos, anunciaron un operativo de fumigaciones para prevenir el Chikungunya y el Dengue, lo que es un reconocimiento a que las patologías existen y están atacando fuertemente a los anzoatiguenses. Inclusive el alcalde oficialista de Cantaura admitió que han atendido a más de 3 mil personas víctimas de la enfermedad causada por el mosquito tigre. ¡Ojalá cumplan con las acciones ofrecidas!

Las constantes manifestaciones de calle son la demostración más fehaciente que el modelo que instauraron fracasó en todos los sentidos.

Justamente a esta hora que me siento a redactar este artículo nuestros estudiantes de la Universidad de Oriente (UDO) salieron a protestar contra el pésimo estado de la infraestructura de la “Casa que vence las sombras”.

Así está toda la entidad. También me informan que vecinos en Las Delicias en Puerto La Cruz se quejan y están dispuestos a salir a protestar ante el incremento de los casos de chikungunya, igualmente los residentes del populoso sector barcelonés de El Viñedo se quejan de la carencia de políticas de seguridad.

Es notoria la ineficacia de los llamados cuadrantes de seguridad y la evidencia de ello se demuestra en el número de obituarios y noticias sangrientas en las últimas páginas de los diferentes medios de comunicación.

¡Sí hay razones para protestar! Anzoátegui se expresa en las calles por la incapacidad de sus autoridades de llevar satisfactoriamente sus responsabilidades, en los más recientes meses la situación se ha empeorado para el ciudadano de a pie, ese que no consigue alimentos para sus hijos, aquel que carece en su sector de vialidad, cloacas o que se le va la luz un día sí y el otro también.

Mientras los anzoatiguenses se sienten desatendidos, olvidados por los entes del estado, sus gobernantes específicamente Aristóbulo Istúriz brilla por su ausencia, negligencia e incapacidad. Por esto nuestro estado necesita un nuevo sistema de conducción gubernamental.

Es la hora de que cada uno de nosotros, no importa la edad, la creencia, el estrato social, ni siquiera el pensamiento político, tomemos partido de lo que está ocurriendo en nuestro Anzoátegui y marchemos unidos hacia un cambio total y de dignificación de nuestra gente.

Las protestas de hoy, los reclamos de este presente, se tienen que convertir en acciones democráticas y libertadoras que nos permitan avanzar en la instauración de un nuevo sistema que sí le dé respuestas inmediatas al pueblo.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com