end header begin content

opinión

¡Juntos somos más! La Vinotinto sí pudo

1 agosto, 2014

Se acabó, luego de una semana de baloncesto, la Vinotinto liderada por el NBA Greivis Vásquez emuló a los héroes de 1991.

El baloncesto venezolano logra cada dos décadas o más reunirnos en un solo grito, me resulta un episodio humorístico imaginar a personas totalmente diferentes, con ideologías antagónicas, levantando los brazos celebrando la gran victoria Vinotinto. Ese es un buen momento nacional.

opinan los foristas

El modesto baloncesto venezolano siempre ha logrado sus gestas heroicas con cojones. Los expertos tienen que agregarle al análisis el coraje como explicación de la conquista. Eso sucedió en el 91 con el equipo de Julio Toro y ahora se repite con el del “Che” García.

En el 91 nadie olvida el tiempo extra ante Brasil. El 2014 también será un año para recordar a estos doce jugadores, quienes lograron la realidad del grito “Si podemos, Si podemos” que retumbó hasta el cansancio en La Asunción. Ellos le enseñaron por unos días a Venezuela que “Juntos somos más”. Es evidente que esa frase es mucho más que una consigna.

¿Qué viene? ¿Repetiremos la historia? O finalmente se aprenderá de todas las experiencias.

En el pasado la épica se esfumó, luego de conquistar el Suramericano, mucho dejó que desear la actuación de los criollos en los Panamericanos de La Habana. Como podría ser distinto, si tuvieron una preparación nefasta. Solo se concentraron nueve jugadores una semana antes del certamen y ya en el torneo se sumaron Carl Herrera, Omar Walcott y Cesar Portillo. Al final Venezuela fue descalificada por el positivo en el antidoping de Armando Becker.

Casi un año más tarde elevaron su nivel para ascender del infierno y lograr la apoteosis del baloncesto venezolano, así definió Freddy Chavier (Historiador del baloncesto criollo) la gesta vinotinto, la cual con poco entrenamiento nuevamente y sin los lesionados Walcott y Portillo, lograron la recordada plata que supo a oro en el Preolimpico de Portland.

Nuestros jugadores en oportunidades logran sorprendernos, lucen especiales, parecieran de una raza diferente. Se sobreponen a todas las adversidades para darnos esas extrañas alegrías deportivas, esas que solo llegan de vez en cuando.

Cuando en el baloncesto interviene la bandera nacional, algo sucede en estos muchachos, es cierto que a los 36 años por allá en la década de los noventa debutó un norteamericano que se nacionalizó y vistió la camiseta venezolana hasta 74 veces y solo dejo de usarla a los 42 años. Ese fue Sam Shepherd, quien debería servir de ejemplo a hombres como Donta Smith, si de verdad tiene interés en defender la Vinotinto.

Para que en mi país sigamos hablando de glorias, conquistas, gestas, victorias, si podemos, juntos somos más, y todas esas palabras que enaltecen la patria, es necesario que dirigentes, empresarios, atletas y todos sumen su voluntad, seriedad y responsabilidad en tiempo presente.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com