end header begin content

opinión

Salvatore Giardullo Russo

Diario 2001 / ND

Joropo sin alpargatas

14 julio, 2014

El absurdo que vive nuestra nación, con precios del petróleo a 100 dólares el barril, pero con una economía lamentable, donde se han mezclado las peores variables para afectar el día a día del ciudadano, me refiero a la inflación, la escasez y la devaluación. Se ha destruido la riqueza de tal manera que ha minado el bienestar colectivo. Desde la implantación de la revolución, se ha impulsado un concepto estatista, despótico y dominante, con el fin de controlar a la sociedad venezolana.
La carencia de medicinas, alimentos, materiales de construcción, repuestos para vehículos, cierre de empresas y comercios, todo un rosario de privaciones, que han provocado una sensación de desesperanza ante una realidad que a veces no se le ve salida.

opinan los foristas

Somos el país con la inflación más alta del mundo, en lo que va del primer semestre de 2014, estamos rondando ya el 35%, a pesar de los controles de precios y divisas; estos 15 años se han dedicado en destruir la moneda nacional, ya es simple papel, que no tiene ningún respaldo, porque es dinero inorgánico, solo sirve para abultar las billeteras. Hay que resaltar que las reservas internacionales han disminuido en un 28% en el 2013, es decir, en 8 mil millones de dólares. ¿Dónde está ese dinero?

El gobierno bolivariano adeuda al sector privado más de 10 mil millones de dólares, por importaciones; el sector público, durante el año fiscal 2013, tuvo un déficit del 15% del Producto Interno Bruto, por gastos excesivos, en pocas palabras estamos hablando de 200 mil millones de dólares; el Banco Central de Venezuela se ha dedicado a financiar a PDVSA, por una cantidad de 65 mil millones de dólares, al cambio oficial, porque la estatal petrolera tenía problemas de flujo de caja.

No hay que olvidar la ruina de muchas empresas del Estado, expropiadas unas y nacionalizadas otras, que por su mal manejo, han sido deficientes en su gerencia, encabezadas por ineptos e improvisados, incapaces de generar ganancias. Se mantienen de pie, porque chupan recursos del gobierno nacional, ejemplo, las de Guayana, dinero que podría ser utilizado en salud, educación y seguridad.

El abismo que separa el dólar oficial del paralelo, que casi raya el 1000%, la dependencia demencial de las importaciones para que la economía del país medio funcione, el descenso de los inventarios y el descalabro en la producción nacional, todo debido a que falta plata para importar. Somos un país rico, pero sin dinero. ¿Dónde está el billón 600 mil millones de dólares que ingresaron al país por concepto de renta petrolera?

No es la guerra económica, ni la burguesía apátrida. Es la ineficiencia y la corrupción. Este desastre lo comenzó Hugo Chávez con su mal modelo político y continuado por el mal gobierno de Maduro. Son indicadores que nos llevan al deterioro de la calidad de vida, en especial de los más vulnerables. Nos tocará bailar joropo sin alpargatas, porque estarán escasas.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com