end header begin content

opinión

Salvatore Giardullo Russo

Diario 2001 / ND

El mito del comandante supremo

30 junio, 2014

Desde el 5 de marzo de 2013, se está construyendo alrededor de la imagen de Hugo Chávez, un mito que trata de explicar que gracias a su ejecutoria, se logró la independencia de los pueblos y si se cambia de modelo, significaría caer en una situación de opresión causada por el capitalismo.

opinan los foristas

Para lograr convencer a la sociedad, promocionan la idea de falsos modelos de liberación social, pero en realidad los jerarcas bolivarianos lo que tratan es de consolidar un Estado Absolutista, donde los militares juegan un papel protagónico, fomentando a la vez el culto a la personalidad del comandante supremo.

Pero hay que leer entre líneas nuestra realidad, que se puede resumir en cuatro puntos:

1. Anti-imperialismo. Se basa en reducir el imperialismo a un grupo de estados y considerar el resto como víctimas. Señalando a los Estados Unidos como el responsable, pero al mismo tiempo apoyar a naciones que se oponen al gigante del norte, tales como Cuba, China, Rusia, Irán, Siria, etc. Este razonamiento solo sirve para sumar incautos y resentidos, que ven en el liberalismo el origen de su pobreza.

2. La miseria y las conquistas sociales. Justifican el hambre y la penuria, mediante la puesta en marcha de las Misiones, provocando un debilitamiento en las condiciones laborales, obligando a los trabajadores en constituir cooperativas, donde los participantes ganan sueldos inferiores al salario mínimo, sin ningún tipo de beneficio social. Se violan los contratos colectivos y son coaccionados con el despido.

3. La falsa democracia protagónica. Las zonas populares, los asentamientos agrícolas, el pueblo más remoto, se han llenado de Consejos Comunales, Milicias, Cooperativas. Amparadas por miembros de las Fuerzas Armadas, ha sido la respuesta de sustitución de la democracia representativa a la participativa. Pero, de que valieron las nacionalizaciones, expropiaciones y embargos, porque todo sigue dominado por el gobierno, siendo operados bajo la figura de capitalismo de estado, sin intención de dejarlas en manos de los obreros y campesinos. El fin de toda esta farsa, es controlar a los trabajadores y a la población, vigilarlos y chantajearlos si no participan en marchas y concentraciones, serían excluidos de la limosna revolucionaria. El estado burgués, tan satanizado, ahora se ha convertido en boliburgués.

4. La mentira del siglo XXI. La lucha contra el imperialismo del Tío Sam, la democracia participativa y protagónica, las políticas de inclusión social, el poder para el pueblo a través de las comunas y toda la patraña del socialismo, han sumido al país en la peor crisis. Para este año, la inflación será superior al 60%, con una escasez de productos del 30%, un devaluación del 800%, además el 22% de la población está desnutrida y el 47% de los venezolanos viven con 2 dólares diarios.

Ahora la tendencia es irreversible, la degradación del proyecto bolivariano muestra sus costuras, pero será el venezolano de a pie, quien pagará las consecuencias.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com