end header begin content

opinión

Las condiciones de Mandela para dialogar

31 marzo, 2014

En la historia política del universo no conocíamos una invitación al dialogo de este tenor.

“Cobardes, vengan a dialogar” o la aún más inefable “No le acepto condiciones a nadie”. Con estas dos premisas el señor Maduro pretende sentar en una mesa a los venezolanos que adversan su gobierno, es casi como capturar a los miembros de la MUD, esposarlos y obligarlos a aceptar, porque ya está dicho que no habrá ninguna transacción, ningún acuerdo, si de antemano no aceptas condiciones a nadie y de remate los insultas llamándolos cobardes. Un nadie que como mínimo es el 50% de los venezolanos y en la realidad mucho más que eso.

opinan los foristas

Es duro tratar de comprender a Maduro, entender por qué no puede aceptar condiciones. Mi primera percepción es la de alguien arrojado a una posición por una tempestad, puro azar del destino y una segunda y deleznable visión, la de hombre obediente ante las botas del dictador Raúl Castro. Ambas circunstancias lo incapacitan para la noble tarea de conducir el dialogo. No negocia, ni acepta condiciones porque carece de lo esencial para el dialogo, ser un hombre libre, un ciudadano, el presidente de un país democrático.

Recordemos la respuesta de Mandela, prisionero, ante las ofertas del gobierno surafricano:

Solo los hombres libres pueden negociar. Los prisioneros no pueden formalizar contratos”.

Sin duda alguna la negociación que tenemos por delante tiene un núcleo duro o un corazón, y este no es otro que la libertad, el tiempo que vivimos, presente y futuro. El dialogo entre el gobierno y los ciudadanos es sobre nuestra existencia, cómo producir, aprender, estudiar informarse, pensar, tener ideas propias y como deben ser las relaciones entre el Estado y el ciudadano. No es otra cosa lo que se tiene que debatir, es independizarnos del yugo cubano, poder crear empresas, ser productivos, defender ideas políticas, ser periodista sin censura, acatar el mandato de los ciudadanos electos por el pueblo y finalmente, respetar la condición humana de nuestra gente invirtiendo todo el esfuerzo necesario para que millones de venezolanos emerjan de la pobreza y ejerzan su ciudadanía sin restricciones, cualquiera sea su pensamiento político, como personas libres.

El corazón del dialogo entre el Gobierno, y los ciudadanos, no es otro que la libertad. El gobierno tiene que responder sin hipocresía y subterfugios al tema esencial, ¿Respetara el mandato constitucional de gobernar un país democrático como reza el Art 2º de la Constitución o forzará la implantación de un socialismo siglo XXI castrocomunista?

El dialogo para lograr una paz verdadera solo puede ocurrir con base en el compromiso político del gobierno de acatar la Constitución.

Cuando a Mandela le ofrecen liberarlo, responde ¿Qué clase de libertad se me ofrece cuando la organización de mi pueblo sigue estando prohibida? ¿Qué clase de libertad se me ofrece si incluso mi ciudadanía como sudafricano no ha de ser respetada?

En Venezuela hoy no estamos en medio de una guerra civil, es el pueblo desarmado frente a las balas del gobierno, en la Isabelica, en Táchira, Altamira, Caricuao. Es un gobierno y sus camisas rojas violentas que atacan a los que reclaman. No es un golpe de Estado, o un frente guerrillero quienes protestan, son ciudadanos que piden libertad para pensar, informarse, producir, consumir y vivir.

Por ultimo una pregunta ¿Dónde está el pueblo, comprometido con el socialismo siglo XXI? ¿Dónde las fuerzas armadas encubridoras de la sumisión a Cuba? ¿Dónde están los ciudadanos libres que no sean empleados públicos obligados a enarbolar la bandera del chavismo? La única defensa del señor Maduro y de su gobierno han sido los motorizados violentos, tarifados y una parte de la Guardia Nacional Bolivariana ¿o cubana?

Para finalizar recordemos las condiciones de Mandela al gobierno de los Afrikáans para poder dialogar:

Que renuncien a la violencia. Que digan públicamente que desmantelaran el sistema del Apartheid. Que levanten la prohibición que pesa sobre la organización del pueblo, el Congreso Nacional Africano. Que liberen a todos aquellos que han sido encarcelados, proscritos, o exilados por su oposición al apartheid. Que garanticen la libertad política para que el pueblo pueda decidir quien desea que lo gobierne”.

Era Mandela exigiéndole al gobierno del apartheid las mismas condiciones que pedimos hoy la gran mayoría de venezolanos. Es la hora, por nuestros muertos inocentes, por el valor de nuestros jóvenes, que este gobierno trate de remendar su maltrecha figura histórica, desoiga a los Castro, se incline ante el pueblo y respete nuestra libertad de decidir cómo queremos vivir.

[email protected]

@isapereirap



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com