end header begin content

opinión

José "Cheo" Salazar

La cerca de Campo Oficina

30 marzo, 2014

“Nuestro patrimonio histórico está siendo destruido. Salvémoslo”

carca_campo_oficina_el_tigre_art_jose_cheo_salazar_30mar2014

Foto leyenda: La parte sur de la cerca de Campo Oficina

En los tiempos que se inició la gestación de la ciudad alrededor del pozo OG-1, se dieron dos hechos singulares. El retiro de los bahareques que circundaban la locación y la construcción de una cerca de Alfajol que sirvió de protección al área dónde se desarrollaban los trabajos de perforación. Ese espacio protegido, luego se convirtió en Campo Oficina. En ese amplio terreno, la industria petrolera, construyó viviendas para los ejecutivos – margen sureste – otras para los trabajadores, en la parte oeste y en centro edificaron la escuela, el Comisariato, oficinas, laboratorios químicos, el campo deportivo y con la organización y surgimiento del Club, cedieron una amplia vivienda, en el costado que colinda con la calle Brisas del Caris, para la sede. Curiosamente quedó frente a la histórica Casa New York. Coincidencias de la vida.

opinan los foristas

La cerca de Campo Oficina, que inicialmente sirvió para proteger el área dónde se perforaba el pozo, devino en una selecta urbanización con servicios públicos independientes del resto de la comunidad. La industria petrolera contrataba el mantenimiento del campo y sus instalaciones permanecían impecables. En la década de los 90, los gerentes de la empresa, invitaron al eximio artista cinético Juvenal Ravelo, para que presentara un proyecto, que permitiera embellecer el edificio central de Campo Norte en San Tomé, que está sostenido por pilotines y las entradas en las partes bajas, había que taparlas para mejorarle la visual, para el selecto grupo humano que laboraba y visitaba esas importantes instalaciones. Nadie mejor que un artista de artes plásticas para esa tarea de embellecimiento. La estética tiene su importancia.

Lo cierto del caso fue que, Juvenal Ravelo, hizo el trabajo y en la medida que desarrollaba sus maravillosas destrezas artísticas, pensaron en cambiar la original y vieja cerca de Campo Oficina. Le solicitaron que también, presentará un diseño, para sustituirla y darle aires de modernidad, el cual presentó en el término de la distancia. El diseño de originalidad artística, estaba inspirado en el arte de la abstracción geométrica. Una técnica que permite la vibración visual que le proporciona belleza y da la sensación de movimiento al desplazamiento visual la viandante y a los conductores. Una obra de arte original, que tenía que ser concretada por su autor, para que su perspectiva primorosa, fuese perfecta. No sucedió de esa manera, por el surgimiento de la viveza criolla. Un ingeniero al ver el diseño, dijo “Yo la hago”, lo plagió, le cedieron el contrato e instaló, lo que consideró, un simple cambio de cerca. Crasso error. El arte no es juego de aprendices de brujos.

Los conocedores de esa pequeña historia, refieren que, Juvenal Ravelo, se marchó muy molesto, no certificó ese trabajo, porque no llenó sus expectativas. En Caracas continuó su carrera como artista plástico en la corriente del arte cinético, ganó el premio Nacional del Cultura (2006-2007) Mención Artes Plásticas. Este artista plástico, nacido en Caripito, estudió la Sociología del Arte, en la prestigiosa universidad francesa, La Sorbona. Es tan extraordinario su éxito que hace poco fue declarado Patrimonio Viviente de la Humanidad y hoy por hoy, es uno de los más y mejor cotizado de Venezuela y el mundo por su creatividad pictórica en el arte cinético. Un genio de las artes plásticas.

La cerca de Campo Oficina y el campo en general desde que llegó la revolución, está prácticamente abandonado – la gráfica que ilustra está crónica lo evidencia – la maleza, la basura, el deterioro de sus instalaciones y la cerca, que aun cuando no es producto del diseño original, en su momento llamó la atención, está seriamente averiada, tiene tiempo que no le echan una pinturita, para mejorarle la visual y regularmente se convierte en un depósito de basura. Los gerentes revolucionarios, deberían prestarle un poquito de atención a ese espacio y recuperarlo para mejorar su aspecto, ya que alberga el monumento del histórico Pozo OG-1, dónde nació El Tigre, se inspiró Miguel Otero Silva, para escribir su célebre novela Oficina número 1 y se inició la explotación petrolera en la Mesa de Guanipa. Salven ese patrimonio histórico. En estos tiempos, de larga bonanza petrolera, creemos que no es mucho pedir. Dios la patria y la comunidad os agradecerán.

Escribimos este destello, conscientes de que, muchos dirán que nos ocupamos de nimiedades. Empero, consideramos significativo, darle importancia a la estética de la ciudad y a las instalaciones que están en su área urbana, máxime, si forman parte de su patrimonio histórico. Hay que salvarlos, ya que son evidencias del pasado, que nos ubican en el sitio exacto de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos. El estado deprimente que presenta la cerca de Campo Oficina, que tiene origen histórico, debería darle vergüenza a los encargados de la industria petrolera en la zona y al nuevo alcalde, que se vanagloria, de pertenecer al equipo de gerentes “eficientes” de PDVSA. No lo alardeen, demuéstrenlo, salvando esa pequeña parte de nuestra primigenia historia. ¡Vale la Pena!

¿Le gustó esta crónica? ¿No leyó las anteriores? Lo invito a visitar mis web site http://www.destellosdelamemoria.blogspot.com/ o el Link: http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/ dónde las encontrará todas en orden cronológico.

Twitter: Cheotigre
[email protected]
0414-3838097
El Tigre, marzo de 2014
[email protected]
[email protected]
[email protected]
http://www.noticierodigital.com/author/josecheoslazar/
http://www.destellosdelamemoria.blogspot.com/



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com