end header begin content

opinión

Cancilleres y Embajadores con dificultades de aprendizaje

30 marzo, 2014

El déficit de atención que genera problemas en muchos hogares, por lo general ocurre a las tempranas edades de la Escuela Primaria y, en menor medida, en la etapa Secundaria. Por eso resulta preocupante que aparezca en individuos que no sólo son adultos mayorcitos, sino que ocupan cargos tan importantes para la proyección y las relaciones a escala internacional, de cualquier país, por ser sus representantes más conspicuos. Los Embajadores son los funcionarios que cada gobierno escoge y envía a los países con los cuales mantiene relaciones diplomáticas, que involucran las comerciales y culturales, pero representan a una nación entera, no a una parcialidad (o así debería ser, puesto que la Nación es permanente, el gobierno es temporal, y sus emolumentos los paga el erario nacional, no la parcialidad en la que militan o con la que simpatizan). Los Embajadores, como los Cónsules, representan a su país de origen ante otro país, o ciudad de ese otro país, respectivamente, funciones que atañen también al Personal de Confianza en cada Embajada o Consulado, y tal como se le exigía a la mujer del César, todos los funcionarios del Servicio Diplomático están obligados a servir a la Nación toda, ser sus representantes, no sólo serlo sino parecerlo.

opinan los foristas

Todo diplomático es un enlace entre dos o más países (cuando está en un Organismo múltiple como las Naciones Unidas, la OEA, MERCOSUR, UNASUR, necesariamente entra en contacto con una dinámica espacial que supera la de dos países, para conformar la regional, continental o mundial), y sus funciones van en doble sentido: Mantiene informado al Gobierno del país o la entidad ante la cual haya sido acreditado, respecto de lo que ocurra en el país que representa, y mantiene informado a su propio país, a través de los mecanismos apropiados (teléfono, correo tradicional -parte de la Valija Diplomática, intocable- o electrónico, reuniones formales con sus superiores, declaraciones ocasionales a la prensa, etc). Cada Embajador es una conexión entre países y sociedades diversas, y en este mundo actual, esa conexión puede ser instantánea, gracias a los portentos que la contemporaneidad utiliza en materia de fuentes de Información y de Transmisión inmediata: Cámaras y Celulares, transmisión satelital de videos e imágenes fijas que llegan a la audiencia planetaria en vivo y directo, al producirse.

En 1950, hace apenas 64 años, una minucia en tiempo histórico, muchos grupos humanos estaban tan aislados que podían pasar años o décadas sin enterarse de eventos sucedidos a poca distancia, aun dentro de su propio país. Los periódicos en papel impreso y los teléfonos no estaban al alcance de la mayoría, la Radio no alcanzaba todos los territorios y la TV ni siquiera comenzaba para muchos países (en Venezuela inició en 1952, tímidamente). Hoy en día, no sólo la radio y la TV abarcan casi todos los espacios habitados por seres humanos, sino que disfrutamos en la radio de AM y FM (con sonido estéreo), en la TV del color, señales de cientos de canales rebotadas en satélites que constantemente orbitan la Tierra, además de que los teléfonos fueron aumentando su cobertura y accesibilidad hasta que la telefonía fija entró a la mayoría de los hogares, locales y oficinas, siendo luego complementada por la telefonía móvil, que ha permitido llevar en el bolsillo o la cartera uno o más equipos celulares, con los cuales podemos comunicarnos a toda hora, desde casi cualquier sitio, y también tomar y enviar fotos o videos de alta resolución, apenas las realizamos. Todo ese avance desemboca en la existencia de las Redes, la interconexión ilimitada que sirve por igual a empresas y gobiernos, grupos e individuos, sector público y privado. Internet eliminó muchas fronteras y podemos enviar mensajes, conversar por teléfono, chatear por computadora, estando nuestro interlocutor en las antípodas, al otro lado del planeta. Inclusive hay comunicación con quienes desde los años 60 en plan de astronautas o cosmonautas, han estado realizando travesías en torno a la Tierra (Naves y Estaciones en órbita), y en el trayecto que nos separa de la Luna.

De modo que hoy cualquier persona puede tener acceso al enorme cúmulo de informaciones que ese vasto conjunto de avances pone a disposición de quien los quiera aprovechar, y son excepcionales los pocos casos de personas ajenos a la telefonía celular, la computación y el acceso habitual a todo lo que INTERNET ofrece, que incluye y supera los contenidos de prensa tradicional. El hombre actual tiene a su fácil alcance, a través de esta útil herramienta, tanto la comunicación como la información instantánea, que vienen ambas a ser obligatorias para los que se dedican profesionalmente a ser funcionarios, servidores públicos, personas al servicio de la Sociedad, no sólo la nacional de la que provienen, sino la internacional, con la cual están directa o indirectamente involucrados. La información es un recurso valioso, cualquiera puede acceder a ella, pero ciertas personas, empresarios y funcionarios públicos, pueden y deben buscar la información y actualizarse a diario, mucho más en el caso de quienes ejercen cargos de Gobierno o de representación Diplomática. Y la información que deben dominar atañe tanto a los eventos en sus propios países de origen, como aquellos que hacen la realidad en los países donde están acreditados. A través de los diplomáticos, sus respectivos gobiernos están en conocimiento de lo que ocurre en el país donde ejercen la representación, son la primera fuente de información sobre cuanto acontece en cada país con el cual tenemos relaciones, de su dominio de ambas informaciones, las realidades de los dos países, va a depender mucho la toma de decisiones en asuntos importantes, a veces muy trascendentes. Si desconocen o adulteran la realidad, cometen graves faltas contra sus propios pueblos.

No existe ninguna persona en el mundo entero que pueda afirmar que conoce al detalle todo cuando ocurre en cada país del planeta. Ni siquiera quienes dirigen la ONU, o los presidentes y Primeros Ministros de las grandes potencias del orbe, podrían demostrar que lo saben todo, pero en cualquier caso están obligados a procurarse la mejor información posible, tanto por esfuerzo individual, como a través de su séquito de asistentes, miembros del Gabinete de Gobierno, y ciertamente, del resumen informativo y la interpretación que periódicamente deben recibir de su Canciller, quien a su vez lo recaba de los Embajadores y Cónsules, sus subalternos en esa esfera de la Diplomacia. A diferencia del Médico, del Arquitecto, del Odontólogo, del Ingeniero, del Químico, de la Enfermera, del Albañil, del Comerciante, que pueden desempeñarse bien en sus respectivos campos de trabajo aunque ignorasen todo sobre la Economía y la Política en su propio país y en el resto del mundo (afortunadamente pocos permanecen al margen, y se interesan por tener una imagen mínima del acontecer mundial y nacional), los Gobernantes y sus representantes diplomáticos están obligados a saber y tener al día sus conocimientos acerca de cuanto suceda en su propio país, y en el vecindario mundial. Los ojos y oídos de cada gobernante son sus embajadores y cónsules, para actualizar y ampliar su dominio sobre el acontecer del planeta del que formamos parte ineludible.

No hizo falta que estuviéramos en Chile en septiembre del 73 para saber del golpe militar, sus antecedentes y consecuencias. Tampoco estuvimos en Las Malvinas en el 82 para enterarnos del prólogo que condujo a ese absurdo enfrentamiento, la necesidad de los sátrapas militares de Argentina, de desviar la atención lejos de sus crímenes y pésima gestión, explotando el primitivo nacionalismo de las víctimas de su dictadura. No fuimos testigos presenciales de la demolición del Muro de Berlín en 1989, o de la implosión de la URSS y del régimen colectivista en sus satélites -1991-, pero supimos del oprobio que ese Muro significó, y de los múltiples y trágicos eventos que condujeron a la desaparición del imperio soviético. Pocos y privilegiados extranjeros vieron in situ los extraordinarios sucesos de la primavera árabe en el 2011, sin embargo conocimos en vivo y directo, lo que ocurría en Libia, Túnez, Egipto, entonces, como hemos estado pendientes de lo que pasa en Siria y Ucrania ahora. No hemos sido ajenos a los hechos trascendentales, porque nos hemos interesado por saber de ellos, y afortunadamente los avances tecnológicos nos han ampliado gradualmente las informaciones (auditivas, visuales, documentales) y facilitado las maneras de obtenerlas. En esa misma medida esas herramientas han estado al alcance de gobernantes y diplomáticos, que siempre han estado obligados a informarse, pero cada vez tienen menos excusas para alegar falta de información o basarse en informaciones que no se ajustan a la realidad, tergiversándola en beneficio de conveniencias partidistas, ideológicas o simplemente lucrativas.

En los días recientes hemos visto tres bochornosas actuaciones de funcionarios diplomáticos, que causan profunda vergüenza y dejan muy mal paradas a las organizaciones de las cuales forman parte. Dos veces en la OEA, primero con 29 votos y luego con 21, respaldaron la insólita propuesta de que se negara el derecho de palabra a la representante de la Oposición venezolana, nada menos que la Diputada que más votos obtuvo para ocupar esa posición en la Asamblea Nacional de Venezuela, esforzándose esa insólita mayoría por impedir no sólo que María Corina Machado hablara en la OEA, sino evitar que sus graves denuncias tuvieran eco fuera del edificio sede de la OEA en Washington. El propósito primordial de la OEA es defender el sistema democrático, y en esas dos nefastas ocasiones, los representantes de los Estados miembros, por mayoría, rechazaron que tuviera lugar el mecanismo esencial de la Democracia, respetar al otro, escuchar al diferente, atender las denuncias sobre cualquier amenaza al funcionamiento de la genuina Democracia. Negado el Debate en la OEA, y el envío de una Delegación suya para el esclarecimiento de los hechos que originan las denuncias, y que conforman horribles violaciones a los Derechos Humanos y a la praxis civilizada, una Comisión de Cancilleres de UNASUR estuvo brevemente en Caracas, y formuló un Comunicado que es un dechado de lugares comunes y saludos a la bandera, indigno de la mínima solidaridad que merecen las víctimas de los terribles delitos y crímenes que el régimen castromadurista ha cometido durante casi un año, con más intensidad en los últimos 47 días.

Los argumentos fundamentales que esgrimen quienes persisten tercamente en apoyar el régimen castromadurista, son tres, que a su vez se sostienen entre sí;

1. Que Maduro es un presidente constitucional, legítimo,

2. Que en Venezuela no hay Protestas, la Oposición está dando un golpe para derrocarlo, y

3. Que la única Violencia ocurrida en nuestro país, ha provenido de las barricadas opositoras, como núcleo del presunto golpe.

La Verdad es totalmente contraria, y la conocen todos los Embajadores y Cancilleres que se plegaron a las maniobras y versiones del régimen (como muchos más saben de la sistemática política de comprar adhesiones mediante las prebendas de la Petrochequera, de países con substanciosos privilegios en petróleo barato y dólares, y de seguidores, salen más baratos, con becas, cargos en Nóminas irresponsablemente infladas, kits de ayuda, promesas). La legitimidad de Maduro no existe ni de Origen ni de Ejercicio. Respecto de su origen, pesan dos reclamos formales: A. Que hubo un FRAUDE continuado, antes, durante y después de la elección, mediante A1 la utilización de los recursos del Estado, volcados a la tarea de comprarle votos, A2 que miles de votos provienen de multicedulados que suplen en las Mesas y Cuadernos a electores virtuales, fallecidos o inasistentes. A3 El CNE (viola la Ley, con 4 de los 5 rectores, militantes del PSUV) procedió a designar ganador a Maduro apresuradamente, con 1,39% de ventaja, sin atender y tramitar el reclamo formulado. B. No ha demostrado que nació en Venezuela, requisito que la Constitución exige para ser Ministro o candidato a la presidencia. UNASUR en el 2013, ante la denuncia de Fraude electoral, emitió un Comunicado en el que respaldaba la REVISIÓN que la Oposición solicitó, Comunicado que resultó ser antecesor del saludo a la bandera que hiciera en esta visita de marzo 2014. Los Cuadernos, los recaudos legales donde reposan las pruebas del Fraude denunciado (el CNE hizo la comedia hueca de revisar las cajas con las papeletas, en las cuales NO se podía encontrar las evidencias, pues ellas están en los renglones con nombres, apellidos y Huellas Dactilares de quienes ejercieron el Derecho al Voto. Si, como sospechamos y denunciamos, ha habido espacios correspondientes a fallecidos, inasistentes y electores que el CNE introduce virtualmente en los Registros, ocupados por multicedulados o simples delincuentes electorales que llenan esos espacios luego de votar ilegalmente, con el apropiado método de escaneo de la información, cotejándola con la data no contaminada, y verificando qué huellas dactilares se repiten en diferentes Cuadernos, se puede demostrar la ocurrencia y dimensiones del Fraude realizado. Sólo requiere un adecuado Software, un Programa eficaz.

La Legitimidad de Ejercicio tampoco la tiene. 1º Por los pésimos resultados de su gestión (56,2% de Inflación, 24.763 asesinados el 2013, Desabastecimiento del 30 %, largas colas para comprar limitadas cantidades de alimentos y papel toilette, Devaluación de la moneda 2358% al cambio de 11,32 y 10.833% al cambio SICAD, Dependencia creciente de las Importaciones, derivado ello de la gradual destrucción del aparato productivo, Corrupción, Creación de inconstitucionales Milicias y otros grupos Paramilitares, apéndices del Ejecutivo, Control de los demás Poderes, supeditados al régimen y su proyecto anacrónico, Intromisión de la dictadura castrista en cuestiones de Soberanía Nacional, militares y civiles). 2º Por la brutal represión con la que respondió a las justas Protestas (lacrimógenas por toneladas, golpes a ciudadanos desarmados y sometidos, con rolos, culatas, puños y cascos, detenciones arbitrarias, invasión y destrozos de propiedades privadas sin justificación ni orden judicial, incomunicación, torturas a detenidos, uso de armas de fuego contra manifestantes, heridas a quemarropa con perdigones, balazos a la cabeza). En todos esos procedimientos que configuran crímenes de Lesa Humanidad, participaron fuerzas policiales, militares y paramilitares, coordinadas entre sí las tres fuerzas, de todo lo cual hay suficientes evidencias y testimonios. Precisamente para minimizar el acoso brutal de esas tres fuerzas, una parte de la ciudadanía levantó barricadas, a fin de obstaculizar el ingreso de esos criminales, dedicados a disparar a las personas y viviendas, dañar, saquear y quemar viviendas y vehículos, aterrorizar amenazando con violar o matar a sus potenciales víctimas. La mayor prueba de que la Oposición, que es mayoría, no tiene armas, es que ante los despiadados ataques que con saña e impunidad realizan las fuerzas de choque del oficialismo, las víctimas sólo han respondido con cacerolas y piedras. Los únicos con armas y sin escrúpulos para usar la Violencia son los cómplices del régimen.

Que Cancilleres, Embajadores, Presidentes y altos funcionarios persistan en respaldar las inconsistentes versiones del régimen castromadurista, a pesar de las avasallantes evidencias que demuestran otra realidad, la de un Estado de sitio militar no declarado, una dictadura con careta democrática, la sistemática violación de Derechos esenciales, la Comisión de crímenes de Lesa Humanidad (que no prescriben), sólo pudiera explicarse si esos personeros tuvieran prohibido todo acceso a Prensa, TV, Internet, porque Viven aun con sus madres, y estas quieren protegerlos de informaciones tan violentas que pueden repercutir negativamente en sus débiles psiquis, o sufren todos el Síndrome de Luisa Lane, la que no reconocía a Supermán cuando tenía puestos los lentes, o su versión más actual, la de quienes reconocen la dictadura militar y las brutalidades de que son capaces, exclusivamente cuando los indiciados se llaman Videla o Pinochet, pero sólo ven escenas paradisíacas cuando se denuncia a Fidel, Chávez, Raúl o Maduro. Ven la paja en el ojo ajeno, no la viga, la tortura, el asesinato, en el régimen propio.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com