end header begin content

economía, nacionales, ni tan al margen, política

Angel García Banchs: El control de cambios es un instrumento fundamental de los radicales comunistas

16 marzo, 2014

angel_garcia_banch_cortesia_dic2013Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 16 mar 2014.- Para el economista Angel García Banchs, Venezuela vive el mayor diferencial cambiario en su historia y eso continuará así mientras continúe este Gobierno por dos razones: control político y corrupción para las mafias cambiarias.

más: Angel García Banchs: El Sicad II es una especie de trapo rojo

opinan los foristas

“Estamos hablando de un diferencia que hoy en día está en el orden de 1 mil 250 por ciento. El que consigue dólares a 6,30 y los puede vender en el mercado negro se gana un diferencial de 1 mil 250 por ciento. ¿Quiénes son esos? Por supuesto, las empresas amigas del Estado, el capitalismo mafioso o Boliburguesía”, indicó el también director de Econométrica.

¿Usted no cree que el resto de tipos de cambios: Cadivi, Sicad I y hasta el paralelo con posibilidades de bajar habida cuenta de esta estrategia del Sicad II vendrían a aliviar también el problema de la escasez de divisas?

-Ciertamente, pero el tema reputacional estaría presente. Va a haber gente que no es el del gobierno que va a sostener, como en efecto va a poder hacerlo, que esta sería la mayor devaluación de un tipo de cambio en la historia monetaria de Venezuela, 852% si fuese de 6,30 a 60 bolívares por dólar. Por eso nosotros descartamos que las autoridades permitan un tipo de cambio tan alto.

-Descartamos también que las empresas privadas no-petroleras estén dispuestas a vender divisas en ese mercado. Es que nadie en su sano juicio vendería a tasas de cambio de 20, 35 bolívares por dólar si puede vender a tasas de cambio superiores como las del mercado negro.

-Solamente las transnacionales, que están muy fiscalizadas, podrían verse interesadas en hacerlo; sin embargo, por mucho tiempo no lo harían porque si las transnacionales participan en ese mercado será mucho tiempo después de su implementación. La razón es muy sencilla: las transnacionales tienen una enorme deuda que pagar antes con sus casas matrices tanto de dividendos que no se pagan desde 2009 (i.e. desde hace cinco años) como de deudas comerciales por mercancía que ha llegado a Venezuela y que todavía no se ha pagado a sus proveedores del exterior.

– Es decir, a esa tasa de cambio del SICAD II, una transnacional fiscalizada, probablemente pueda, si es que cumple con los requisitos de abastecimiento nacional, es decir, si les sobra producto, colocarlo en Colombia, en Perú o en Ecuador; en pocas palabras, la Comunidad Andina; pero con los dólares que pueda retener, un 60%, lo que va es a pagar deuda con casa matriz antes que todo. Así que, la oferta que pueda venir con las transnacionales no petroleras en el corto plazo en ese mercado será mínima. Ese va a ser un mercado homogéneo. Todo el mundo va a querer comprar dólares, y muy pocos van a querer vender; va a ser ilíquido, por tanto, y va a ser un mercado con mucho racionamiento.

-Ahora, es mucho lo que ellos puedan exigir al solicitante de las divisas; de acuerdo al Artículo 13, Parágrafo Único, el BCV y el Ministerio de Economía y Finanzas podrán establecer límites y condiciones que orienten la participación de las instituciones operadoras del Sicad II, a los fines de garantizar la presentación de ofertas en función del comportamiento de ese mercado.

-Es decir, ellos pueden exigir lo que les de la gana para la asignación de las divisas. Es más, la Ley Orgánica de Precios Justos establece que para solicitar divisas, se requerirá el Certificado de Precios Justos. Es decir, que si una empresa no tiene dicho certificado no va a poder demandar divisas al menos si aplican ese requisito al Sicad II.

-Pero también el ministro Roberto Marco Torres parece haber adelantado que quien no tenga cuenta en dólares en Venezuela no va a poder operar en el Sicad II. De modo que, para volver al Artículo 13, aquí se abre la posibilidad para que ellos establezcan cualquier mecanismo de exclusión (léase racionamiento) que ellos deseen. Por supuesto, como esa es una “caja negra”, eso se puede prestar a que le otorguen, exclusivamente, a los sectores que ellos seleccionen.

-Es decir, eso se puede prestar para ser una fuente más de corrupción; otra fuente más para aprovechar un diferencial cambiario; para hacer dinero sin trabajar; para hacer dinero con la mera compra de dólares baratos para venderlos caros.

Al comienzo del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, a raíz de la eliminación de Recadi, tengo entendido que la moneda se devaluó en más 400%. ¿No sería, en términos relativo, equivalente a una y otra devaluación, si es que el dólar en el Sicad II llegara a 60 bolívares?

-No recuerdo en este instante cuánto se devaluó en ese momento. Pero, simplemente, viendo el diferencial cambiario que existe hoy, jamás sería como la devaluación que ocurriría ahora. Este es el mayor diferencial cambiario de cualquier régimen de la historia monetaria de Venezuela. Estamos hablando de un diferencia que hoy en día está en el orden de 1 mil 250 por ciento. El que consigue dólares a 6,30 y los puede vender en el mercado negro se gana un diferencial de 1 mil 250 por ciento. ¿Quiénes son esos? Por supuesto, las empresas amigas del Estado, el capitalismo mafioso o Boliburguesía.

-El empresariado nacional tiene que caer en cuenta que los portafolios que desean cambiar a divisas, bien sea para pagar deuda, o para mantener el poder de compra de sus ganancias acumuladas, de forma tal de reinvertir a futuro, sólo podrán alcanzarlos en el marco del levantamiento del control de cambios; y eso no se va a producir hasta que se de un cambio de gobierno.

¿Qué garantías hay para que, una vez que se levante el control de cambio, no se produzca eso que se vio en el segundo gobierno de Carlos Andrés, y que fue una de los factores que destaparon “El Caracazo”?

-Sin lugar a dudas, cuando se levante el control de cambio, aquí va a producir una megadevaluación; una gigadevaluación, que va a significar una inflación desbordada; enorme, por supuesto, de más de dos dígitos. Ahora, esa inflación y esa devaluación van a eliminar la escasez. O sea, va tener una bondad; no va a venir solo con costos, sino que también va a tener un beneficio.

-Por otro lado, desde ya les anticipo en el marco de cualquier gobierno de transición o gobierno republicano, una vez recuperada la institucionalidad, aquí va a ser necesario, en el momento en que se levante el control de cambio, un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Además de eso, una apertura petrolera que genere una entrada suficiente de divisas al país como para amalgamar en lo máximo posible a los más pobres y a los más desamparados, que sufren el proceso de devaluación del bolívar.

Aparte de la restitución de las garantías económicas y jurídicas, ¿no?

-Ah, por supuesto, el levantamiento del control de cambio se daría en el marco de la recuperación de la institucionalidad. Este gobierno jamás levantará el control de cambio; y por dos razones bien sencillas; porque el control de cambio es instrumento fundamental de los radicales comunistas, para el control político; pero también es medio fundamental de corrupción para las mafias cambiarias que operan en el seno del Estado venezolano. En todo caso, la observación de lo que está pasando y el análisis enmarcado en la teoría de juegos me hacen pensar que, así sea con traspiés, es precisamente hacia la recuperación de la República y las garantías que nos dirigimos.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com