economía, nacionales, ni tan al margen, política

Víctor Maldonado: Ley de Precios Justos es un instrumento policial para reprimir a las empresas

10 Febrero, 2014

VictorMaldonado_ArchivoEnrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 10 feb 2014.- Víctor Maldonado, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, afirma que la Ley de Precios Justos, que recién promulgó el gobierno nacional, no constituye sino un documento de persecución contra el empresariado nacional, al tiempo que busca instaurar el socialismo económico de acuerdo a lo previsto en el Plan de la Patria.
opinan los foristas
“Estos mecanismos policiales de control de precios lo único que logran es la inhibición de la actividad empresarial”, agrega Maldonado en una larga conversación con Noticiero Digital.Se acaba de promulgar la Ley de Precios Justos que en un principio también se llamó “y de Ganancias”, sólo que el oficialismo no se sabe por qué eliminó esa frase aunque mantiene la intención de ponerle un techo a la ganancia, ¿o no?-Sí, se trata de una ley que tiene un conjunto de premisas equivocadas. La primera premisa es que se trata de una ley que busca, mediante la inspección, la regulación y la represión de la actividad económica; busca, supuestamente, abatir la inflación y la escasez; aunque en las premisas de la ley busca instaurar el socialismo económico de acuerdo a lo que está previsto en el Plan de la Patria.

-Digo yo que es una ley equivocada porque la única forma de bajar los precios es atendiendo y estimulando la competencia; promoviendo la confianza social, tratando de integrar a los empresarios al proyecto país y de ninguna manera reprimiéndolos. Con la represión lo único que se logra es que haya más mercado negro; que haya menos empresarialidad formal, y que, por lo tanto, todos los problemas que hubiese que resolver se agraven. Se agraven, lamentablemente, y muy en corto plazo,

Hace más de un año el gobierno también promulgó la Ley de Costos y Precios Justos, la que al parecer no tuvo ninguna efectividad si se toma en cuenta que el gobierno de nuevo ha tenido que diseñar una nueva ley. ¿Qué piensa usted?

-Desde que el gobierno está controlando los precios, la inflación ha aumentado, notablemente. En estos últimos años, cuando el gobierno resolvió promover este tipo de leyes de control de precios; creando una superintendencia, al respecto; con inspecciones masivas a las empresas, lo único que logró fue que nosotros tuviésemos un pico de inflación de 56 por ciento promedio que llegó al sector alimentos, que es de los sectores más regulados, al 75 por ciento.

-Lo que indica que por la vía de los controles no se ataca la inflación; entre otras cosas, porque la inflación no es el resultado de una especie de conspiración de los empresarios a los que entonces hay que reprimir; sino que la inflación es el resultado de la ineficiencia del gobierno; la indisciplina fiscal del gobierno; la decisión del gobierno de financiar en bolívares todos los gastos y dispendios de Pdvsa y del resto de las empresas públicas.

-El compromiso que tiene el gobierno en divisas con Cuba, con las islas del Caribe; con Bolivia; lo cual ha hecho que merme nuestra disposición en dólares, y que el gobierno, digamos, atendiendo a su propia agenda electoral y a su propia agenda de populismo; pues siga emitiendo bolívares que no tienen respaldo ni en producción nacional ni en capacidad de compra en el exterior.

-Esas son las razones de la inflación; por lo tanto, ellos podrán intentar controlar todos los precios; eso como se ha visto en los últimos años va a fortalecer la inercia inflacionaria; la va a hacer crecer y, además, la va a acompañar con escasez. Porque estos mecanismos policiales de control de precios lo único que logran es la inhibición de la actividad empresarial.

-¿Qué significa eso? Bueno, hay menos empresas, hay menos disposición a reponer los inventarios. Porque es que nadie repone un inventario para que te llegue un fiscal a la puerta de tu empresa; te sancione, te confisque, te cierre, te quite la licencia para ejercer el comercio y, de paso, te pongan preso.

- O sea, es una circunstancia social, en la que la actividad comercial es tan peligrosa; siempre vamos a tener menos empresa y no más ánimo empresarial; no más disposición de bienes y de recursos en manos de los ciudadanos.

¿Usted no cree que el gobierno ha venido ganando la guerra a los sectores opositores, desde el punto de vista mediático, al sembrar la idea de que el alto costo de la vida y la escasez tienen su causa en el saboteo que la burguesía le hace a la economía?

-Yo lo que creo es que el gobierno está frente al efecto yoyo. ¿Qué significa eso? Explotó en diciembre todo el espíritu golillero del venezolano; explotó la demagogia del populismo hasta extremos destructivos; pues para lograr un objetivo electoral tuvo que saquear al sector de electrodomésticos, al sector de ferreterías.

-Tuvo que inhibir la reposición de inventarios en un momento crítico, que es navidad del sector textil y confección. Tuvo que exacerbar el consumo de alimentos. Eso, supuestamente, llamado el “efecto Daka”, le proporcionó la victoria electoral de diciembre. Pero tiene este enero, y este febrero en el cual las colas siguen estando presentes; el desabastecimiento no encuentra solución; la inflación sigue creciendo; el gobierno decidió no publicar más las cifras de la inflación; pero eso no se expresa en más sosiego de los bolsillos.

-La gente sabe y siente que no hay divisas ni hay bolívares que alcancen ni hay disposición de bienes en los inventarios. Entonces, eso es lo que yo conozco como el efecto yoyo: en el corto plazo yo exploto lo más vil del espíritu del venezolano; eso que yo llamo el venezolano golillero. Tú te alineas con lo peor de la República y logras sacar ganancias a corto plazo.

-Tú le mientes a los ciudadanos y logras que los ciudadanos confíen un poco en ti. Pero a la vuelta de la esquina, como ya lo advertimos en noviembre, está esta situación que no encuentra solución. Porque el gobierno puso los inventarios en cero. El gobierno no tiene cómo reponer los inventarios; porque no hay divisas suficientes; el gobierno demolió la actividad productiva interna y no hay empresa privada nacional que pueda dar la cara; el gobierno no pagó lo que adeuda al sector privado, que suma entre 8 y 13 mil mi millones de dólares. Bueno, nos encontramos con esta situación insólita: Venezuela es el peor país del mundo para vivir en economía.

-Venezuela es el país más peligroso del mundo; es el país que tiene mayor inflación; es el país con mayor corrupción, menos ánimo democrático y menos transparencia. Eso, al final, se le va a devolver al gobierno con una inmensa factura; que le va a plantear la realidad y que le va a generar problemas de gobernabilidad.

La superintendente Andreína Tarazón ha afirmado que los acaparadores son criminales de guerra, y ante la solicitud de Fedecámaras de pedir la nulidad de la Ley de Costos, opinó que este organismo se podía comparar con cualquier violador o asesino que después de cometer su delito pedía anular la ley. ¿Qué opina usted?

-Yo, por supuesto, creo que esa es una de las declaraciones más irresponsables que funcionario alguno en los últimos tiempos ha dicho en contra del sector privado. Eso me movió a mí a escribir una reflexión sobre eso que puse en Twitter; partiendo de la pregunta de cómo puede un comerciante ponerse a derecho con lo establecido en la Ley de Precios Justos.

-Mi respuesta es que eso es imposible; por más amenazas que esgrima Andreína Tarazón y por más que haga comparaciones innobles e indignas. Porque, lo que para el resto de los países del mundo forma parte de la esencia de su capital social, como son sus empresas, y a las que cuidan y protegen porque saben que estos entes productivos generan empleos, generan productividad, generan desarrollo e innovación; generan adelantos científicos, generan articulación con las universidades, aquí en Venezuela más bien se les persigue. Pero no sólo Tarazón, sino que también Maduro y luego García Plaza adoptan una posición temeraria y amenazante contra el sector privado.

-Esta Ley de Costos, que les permite a ellos tanto poder; que les permite a ellos amenazar con tanta libertad; que les abre la oportunidad a ellos de violar los derechos de propiedad; violar el libre comercio; violar la presunción de inocencia; digamos, a hacer procesos sumarísimos que producen tanto daño a aquél, a quien se lo siguen. Bueno, a nadie le cabe en la cabeza que frente a una ley, como ésta, los empresarios puedan ponerse a derecho.

-Resulta imposible porque se trata de una ley, cuya finalidad es la represión de la empresa; la instauración del socialismo económico, más el ejercicio de la imaginación arbitraria del gobierno. Es una ley para tener culpables a la mano, y no para resolver problemas económicos. Constituye una ley, por lo tanto, que permite que llegue cualquier funcionario de medio pelo, recién graduado, que nunca ha ejercido el derecho; que ha llegado al gobierno quién sabe por cuál camino a amenazar al colectivo empresarial, con el cuento de que aquéllos que no se ajusten a derecho les salen 13 años de fría cárcel.

-Eso es absolutamente inaceptable; inaceptable como derecho político; inaceptable como propuesta económica; inaceptable desde el punto de vista de la ética pública, e inaceptable desde el punto de vista de lo que plantea, como relación social la Constitución. Pero, digamos, esto demuestra que estamos en manos de una gente que ni está apegada a la Constitución ni cree en la decencia pública; ni cree ni tiene concepción de lo que es una economía moderna.

-Por supuesto, demuestra que la lógica militar y autoritaria está tomando espacios dentro del gobierno, y lo que dice The Economist; que Venezuela dejó de ser una democracia, para ser en este momento un régimen híbrido; que va raudo y veloz a ser un régimen autoritario.

Mañana, segunda parte…


Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital