end header begin content

opinión

Elinor Montes

En defensa de nuestra fe

10 enero, 2014

Dos miembros de la jerarquía eclesiástica venezolana hicieron una petición de gracia para los presos políticos, especialmente para Iván Simonovis, y el cese del “apartheid político”. Como de costumbre el régimen respondió ofendiendo a la Iglesia Católica, que somos varios millones de personas; el jefe del Ejecutivo el 30-12-13, dijo: “Tuvieron 14 años… haciendo política de derecha desde los púlpitos. Aun anda el Cardenal haciendo politiquería de derecha”.

opinan los foristas

Esta conducta discriminatoria, irrespetuosa e inaceptable violenta la libertad religiosa, pretende descalificar a la Iglesia Católica como fascista, la saca, a la Iglesia, del contexto de la espiritualidad para ubicarla en el mundo de los hombres al tratarla como un partido político y ubica el tema en la deleznable lucha de clases de ricos y pobres, propiai del comunismo, cuando Jesús no es de izquierda ni de derecha, es el Dios misericordioso, todo amor para todas las personas, ricas o pobres, hombres o mujeres, negros, blancos, indios o mestizos.

Los totalitarios comunistas acostumbran a transformar en delito, a convertir en enemigo y a descalificar a cualquier persona que en defensa de la dignidad de la persona humana contraríe sus fines de control y dominación, por ello a través de la historia han hecho cosas terribles para destruir a las Iglesias, especialmente a la Católica y este régimen no ha sido la excepción –entre otros, ha suprimido el catecismo en la Escuela, ha intentado igualar a Jesucristo con la jefatura difunta, lo ha identificado con lo que lo niega, el socialismo marxista, ha pintado a la Virgen María con armas, hecho capillas para adorar al difunto, rosarios con la cara del difunto, ha blasfemado, ha ofendido e irrespetado a la Iglesia-; pero siempre, a través de la historia éstos han encontrado y seguirán encontrando respuesta en defensa de la libertad religiosa.

Los cristianos creemos que somos creados por Dios por amor y para amar, libres e iguales, por lo que somos y debemos ser con las demás personas solidarios, afectivos, respetuosos, generosos, justos y misericordiosos. El odio, la discriminación, la violencia, la mentira, la injusticia, no caben en nuestra actitud ante la vida y como ciudadanos genera una conducta que no puede compartir la negación de nuestra esencia cristiana.

Como la Iglesia respeta el ámbito de la política diferente al del espíritu, no compite desde ninguna posición política, no aspira gobernar. Nuestros pastores –Obispos- tienen la responsabilidad de ser nuestros guías espirituales y desde su magisterio tienen la obligación de asumir las posiciones en las que la Iglesia Católica cree, por ello han pedido justicia, por cierto, de forma respetuosa. Es pública y notoria la información dada por el ex magistrado del TSJ, que estas personas que fueron juzgada como presos comunes son inocentes, no obstante que hoy se les niega la libertad que les corresponde bajo el argumento de que no son presos comunes.

Cabe recordar cuando Jesús fue interrogado por Anás y uno de los alguaciles “le dio una bofetada, diciendo: ¿Así respondes al sumo sacerdote?”, “Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; y si bien, ¿por qué me golpeas?” (Juan 18: 22-23).

En este tiempo, un gobernante democrático cumple su obligación de respetar la libertad plena, en el caso que nos ocupa, para creer. Si no lo hace es porque no es demócrata.

Por último quiero informar a mis lectores que pueden ayudar a Asia Bibi, víctima de la persecución religiosa en Pakistán, entrando en este link http://www.hazteoir.org/alerta/55557-apoya-cristianos-perseguidos y desearles para este año 2014 que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo los cubran de bendiciones, de sabiduría para distinguir entre el bien y el mal y de fortaleza para hacer siempre el bien.

@elinormontes



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com