end header begin content

opinión

Un alma noble

28 diciembre, 2013

Hace 49 años murió mi padre: Alejandro Oropeza Castillo. Yo estaba en Washington cuando una llamada de Caracas nos informó.

opinan los foristas

Hoy, sobrecargada de sentimientos dolorosos con esta angustia que es Venezuela, pensé hasta en excusarme con esta columna porque resulta durísimo colocar en orden las emociones para poder escribirla, hoy, precisamente.

Pero aqui estoy. Porque desde cualquier espacio que papá esté hoy, sería una gran traición con él que yo no recordara su entrega, su pasión, su empeño por la Venezuela que debe ser, y también porque hoy como nunca Venezuela necesita de la historia de hombres buenos, honestos, hidalgos en la lucha, como él.

Yo lo conocí cuando estaba escondido en la clandestinidad, en uno de los mismos ranchos de La Charneca en San Agustín. Yo tenía  siete años, Julieta mi hermana seis. Flaco, ojos grandes, pelo negro, liso, nariz aguileña. Se agachó preguntando: “¿ustedes saben cómo me llamo yo”? Las dos contestamos: “papi”. Y él nos abrazó feliz: “Yo me llamaba Alejandro pero me gusta mas ese nombre”.

Y así fue hasta ese día triste de los Santos Inocentes que en cumplimiento de una promesa hecha a un grupo de personas que habían perdido en un incendio sus mercados en Boconó, la avioneta cayó tras el edificio donde vivía en San Román muriendo los cinco que compartian el viaje.

Él le tenía terror a los aviones. Pero era un compromiso que jamás incumpliría.

Un día que viajaría con Marcos Falcón Briceño, historiador, diplomático, excelente amigo, a Brasil, Rómulo que los despedía les gritó cuando ya caminaban en la pista: “Los encontraremos en el Amazonas”. Y los dos se devolvieron.

No era su día. Tenía 52 años. Y ya había servido a su pais desde los diez y siete cuando en la lucha de los estudiantes contra la dictadura de Juan Vicente Gómez había sido forzado a trabajar en las carreteras del Castillo de Puerto Cabello encadenado a pesados grillos, cicatrices que perdurarían en sus tobillos toda su vida.

A los veinte y tantos está en la creación de ANDE, la primera organización trabajadora, después en la creación de la Confederación de Trabajadores de Venezuela y primer presidente de la CTV, Banco Obrero, Banco Central, Corporación Venezolana de Fomento, sacrificando sus logros prsonales y su propia personalidad empresarial por su ética, ese sentido de la vida que es la clase humana, esa decencia que hizo al editor de la Democracia José Agustin Catalá definirlo como el “último hombre honesto” de la política venezolana.

Pagó ese precio.

Vendrían otros tiempos. Alejandro Oropeza Castillo fue siempre para nosotras y para Venezuela, lo mismo que fue aquel día que lo conocimos en San Agustín cuando nos enseñó la primera lección de generosidad y amor de nuestras vidas: un alma noble.

Hombres como él se crecen hoy en es historia que los que quedamos tenemos que contar para rebatir la mentira de una historia que no es Venezuela!



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com