end header begin content

opinión

Recado urgente a Henrique Capriles Radonski

31 diciembre, 2013

Mi estimado Henrique: te escribo en primera persona dada la gravedad de lo que deseo plantearte seriamente hoy. Es demasiado serio para dejar que pase el día sin hacerlo. He meditado largamente, con grande angustia venezolana, en lo que voy a decirte. Desde luego lo hago como opositor y como militante de VenteVenezuela.

opinan los foristas

El asunto es éste: leí en una página de Internet que estás pensando en reconocer a Nicolás Maduro como el presidente actual de Venezuela. Ello sería un gravísimo error de tu parte, creo que significaría el final de tu liderazgo nacional, la disidencia a esta régimen jamás lo aprobaría. Hay elementos que debes considerar.

Tu candidatura, apoyada por millones de votos, para ser el candidato único de la oposición ha sido siempre respaldada, pese a ciertas criticas de aquellos que no hacer nada nunca se equivocan y por aquellos que opinan sobre lo que desconocen, el sentido de los procesos politicos, en este caso. Si tu reconoces a Maduro como Presidente estarías desconociendo serios hechos: que el ganador el 14 de abril fuiste tu, por una amplia mayoría de votos, más de 300.000 mil sobre Maduro. Hubo un fraude, nuestra votación opositora fue tan grande que el CNE solo pudo acodar la gran trampa en un poco más a allá del 1%.

Si reconces a Maduro estarías actuando contra todos los venezolanos de buena fe, que desean el final de este gobierno por medios pacíficos, electorales y constitucionales. Fueron ellos quienes votaron por ti. Y fueron ellos luego enviaron, vía e-mail, todas las informaciones de los hechos vistos y vividos en las infortunadas horas de las elecciones del 14 de abril.

Si reconoces a Maduro actuarías en contra de todo el equipo formado para hacer, contra viento y marea, la denuncia de las elecciones y pedir su anulación y repetición. Todo aquellos estuvo, como bien lo sabes, muy bien sustentado. Y creo que tu debes ser fiel y leal a todo lo que los venezolanos en apoyo a ti hemos expresado primero en las grandes multitudes que te siguieron en los pueblos de Venezuela durante las elecciones de 7 de octubre de 2012, las cuales se ampliaron durante el proceso previo a las elecciones del 14 de abril.

Multitudes verdaderas, a quien nadie obligó a seguirte, ni los presionó para obligarlos a estar allí, ni pagó por sus votos, hechos todos estos nunca visto en nuestra historia electoral del siglo XX, la que se inició el 15 de marzo de 1946 con el famoso Estatuto Electoral, inicio de la democracia plena en Venezuela, como puedes ver si lees el Estatuto Electoral, este ha sido considerado por nuestros historiadores tan importante como el Acta del 5 de julio de 1811 que nos dio la independencia. El voto se aclimató entonces, se votó para formar una Asamblea Constituyente y para elegir al maestro Rómulo Gallegos presidente. Y pese a que la militarada lo sacó del poder, la gente siguió persistiendo, desde entonces, comprendió que el voto era su opinión y lograron la victoria en las elecciones del 30 de noviembre de 1952, pese a que hubo un fraude casi inmediatado, los venezolanos supieron que habían ganado con el 62% de los votos para URD y con 16% para Copei, sobre el 21% del gobierno, a través de su partido, el FEI. La gente se dio cuenta en aquella oscura hora que el voto era determinante para dar su opinión. Lo sucedido aquel día es un hecho cuya relevancia no se ha señalado como se debiera.

Y, desde luego: si reconoces a Maduro este acto será el fin de tu liderazgo, que es opositor. Debes pensarlo. Este es el Mensaje de un ciudadno venezolano que en todo momento que le fue pedido trabajó por tu triunfo. Y lo hará si eres fiel a tu palabra.

Y, no lo olvides, Maduro es un presidente ilegítimo por dos razones: no ganó las elecciones y no es venezolano, lo que le impide, según la Constitución, ejercer la Presidencia de la República.

Cierro: me he impuesto hoy la tarea de ser voz de muchos que piensan lo que te he expuesto. No olvides que misión de todo politico es escuchar, de la misma manera que es obligación de todo político, es una vieja consigna venezolana, que nos viene de 1812, cuando la pronunció una mujer, Juana Antonia Díaz Padrón, ante un dictador. No tuvo miedo en aquella hora la única mujer que participó en los hechos del 19 de abril de 1810.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com