opinión

Unos en su lecho, otros se van corriendo

22 Septiembre, 2013

Los llamamos dictadores, autócratas o déspotas, se caracterizan por su intención de encarnar el poder absoluto. Llegan a él como resultado de golpes de estado, revoluciones, guerras, movimientos militares, siempre dentro de un contexto de convulsión social.

opinan los foristas

Posteriormente buscan ser legitimados, como caudillos, por designios supremos o con elecciones amañadas. Normalmente recurren a la fuerza para sostenerse.

Estos regímenes recurren a una propaganda estatal invasora de la vida del país, para ello utilizan los recursos del estado, que reproduce hasta el cansancio la imagen del autócrata en grandes vallas, estatuas y fotografías, que se enarbolan en todas las oficinas administrativas y en lugares públicos dentro de la ciudad.

Todos ceden al culto desmedido de la personalidad. Sus rostros y sus miradas reproducidas al infinito, son trabajados con retoques fotográficos que buscan inspirar miedo, respeto o adhesión. Basta con recordar la mirada maléfica que caracterizaba el rostro del Ayatola Khomeini, con la cual se reproducía su imagen.

Trujillo en República Dominicana, Gómez en Venezuela son ejemplos claros de quienes fueron los hombres más poderosos hasta que ya no pudieron más.

Llegaron y se quedaron, dominaros hasta que murieron, se suicidaron, fueron depuestos, ejecutados o salieron corriendo. Aspiraban el poder eterno e intentaron dejar sucesores que protegieran sus intereses, lograron mantenerse manipulando sus pueblos, con miedo, represión, sueños de grandeza, amenazas y con un “circo” mediatico.

Algunos fallecieron tranquilos, otros terminaron abandonados, escondidos o implorando compasión.

Tras de sí dejan países devastados físicamente, económicamente y moralmente. Con un largo camino que recorrer para levantarse de sus ruinas y lograr la reconciliación nacional.

Un 23 de enero en el año 1958, Venezuela dijo “No” a una Dictadura. Una Junta Militar de Gobierno pide la renuncia a Pérez Jiménez, derrocado huye hacia la República Dominicana. Ese día, turbas enardecidas salieron a las calles a celebrar y a tratar de tomar justicia por sus manos, injustificable pero que se explica por los años de represión.

A partir de ese momento se comenzó un proceso para establecer un régimen constitucional democrático. Un sistema que hoy en día corre peligro.

El mundo entero ha sufrido por estos personajes, siendo el alemán Adolfo Hitler el más funesto. Lo primero que hizo fue crear un movimiento: el “nacionalsocialismo” y un nuevo régimen: “el Tercer Reich”, acumulo títulos: Canciller Imperial, Jefe de Estado, Comandante Supremo.

Su ideología causó el estallido de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, basado en el antisemitismo, la conquista de su espacio vital, la raza como factor de selección humana y la lucha eterna para mantenerse en el poder. Al igual que hoy se afirma: “hasta la victoria siempre”. Termino suicidándose, luego de provocar 60 millones de muertos en el mundo.

Mao Zedong, la victoria comunista lo convirtió en el líder máximo de China hasta su muerte en 1976, se estima que el número de muertes que ocasionaría varían entre 10 y 70 millones de personas.

Por su parte Stalin máximo líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y del Partido Comunista permaneció en el poder hasta su muerte en 1953. Fue responsable de la muerte de 40 millones de seres humanos.

Francisco Franco, utilizó el título de Caudillo de España, general militar y jefe de Estado murió en su lecho.

Mussolini en Italia, con poderes dictatoriales desde 1922 hasta 1943, colaborador de la Alemania Nazi, terminó derrocado y ejecutado. La imagen de su cuerpo colgado cabeza abajo, como bandera, es la pesadilla de muchos dictadores.

Stroessner… uno de los más brutales dictadores suramericanos, conquisto el poder con un golpe militar, asumió la presidencia tras unas elecciones, en las que fue el único candidato. Se hizo del control de las instituciones del país, suprimió la oposición y abolió la libertad de prensa.

Favoreció el reparto de favores entre su gente y la corrupción. Estuvo en franca oposición con la Iglesia Católica y más de 4.000 opositores fueron asesinados, torturados o secuestrados. Fue derrocado.

Pinochet asumió el gobierno en Chile tras un golpe de Estado, Su régimen represivo esta al origen de innumerables “desapariciones”, asesinatos y torturas. En 2007, una investigación reveló el desfalco de millones del erario nacional.

Fidel Castro obtuvo el control de Cuba, luego de una actividad de guerrilla y a la cabeza de una revolución comunista. Es el dictador más antiguo del mundo, en el poder desde 1959, hoy en día su régimen subsiste en manos de su hermano y gracias a los recursos económicos de Venezuela.

En el mundo islámico son muchas las dictaduras que han caído, Saddam en Irak, capturado en una ratonera, fue juzgado y ejecutado en la horca. La humillante muerte de Gadafi en Libia, luego de 40 años con el poder absoluto fue ejecutado por los rebeldes en su ciudad natal. El sátrapa irónicamente imploró clemencia, pero sus captores no se la concedieron.

Mubarak en Egipto, termino tras las rejas. Ben Ali dictador tunecino, tras 23 años de omnipresencia, el “rais” intentó aferrarse, su prepotencia y su negativa a las reformas le cavaron su tumba política, hoy en dia exilado, al igual que el del Yemen: Ali Abdula Saleh.

En África recordamos como ejemplos: Mobutu gobernó el Congo durante 32 años. Dio un golpe de estado, su principal ambición era convertirse en “el hombre más rico de África.” robó sistemáticamente su país a costa del pueblo congolés, una rebelión le impidió regresar. Idi Amín en Uganda, uno de los dictadores más sangrientos del siglo XX.

En América Latina sobran los casos: Duvalier “Baby Doc”, presidente vitalicio y dictador de Haití, exilado y luego juzgado. Noriega líder y gobernante de facto de Panamá, termino preso.

El peruano, Fujimori’, acusado de violaciones de derechos humanos. Huyó a Japón en medio de un escándalo de corrupción.

En la Venezuela de hoy Hugo Chávez inicio un régimen con estas características: intento tomar el poder con un golpe de Estado, luego buscó consolidar la mal llamada “Revolución Bolivariana” basada en el socialismo del siglo XXI. Ataca a la Iglesia y a los judíos.

Centralizó en sus manos todo los poderes, se apropió de los medios de comunicación, arruinó la empresa privada, instaló un perverso control popular a través de dadivas.

Su régimen arruinó la economía, haciéndola dependiente de las importaciones, mientras establecía un control férreo de las divisas. Desató la corrupción más grande de nuestra historia, creando una nueva nomenclatura millonaria.

Persiguió a la oposición, creo milicias y se entregó en manos del dictador Cubano, se mantuvo 14 años en el poder y a su muerte nombró su sucesor, que estableció racionamientos y le cuida las espaldas a sus intereses y a su gente.

Póngale usted el nombre a la situacion que vivimos y comprenda porque tenemos que salir de esto.

Ex Cónsul de Venezuela en París
Presidente de Venezuela-Futura, Francia

nelsoncastellano@hotmail.com

Canal Noticiero Digital