opinión

Es hora de trabajar por la unidad y votar

21 Septiembre, 2013

Está circulando en la red un correo de un venezolano que cuenta de un encuentro con Capriles en el aeropuerto de Miami en el que, a “vuelo de pájaro” porque todo fue muy rápido ya que el candidato esperaba a alguien, logró hacerle tres preguntas. Preguntas que, me imagino, considera que nosotros también querríamos hacer, porque lo informa en carácter de “interés nacional” y en eso no se equivoca.

opinan los foristas

Creo que habemos muchos que quisiéramos no sólo hacerle unas cuantas sino verlo interesado en lo que vamos a decir, preguntar, o con mucha suerte, proponer. Y esto lo escribe quien fue privilegiada con un gesto hermoso que siempre agradeceré de parte de Capriles Radonski en el acto de los artistas.
Soy clara y respeto muchísimo su lucha y sus principios defendidos con su propia vida.

No es tiempo de críticas ligeras ni consideraciones que provoquen suspicacias, revisiones o dudas.

Es hora de trabajar por la unidad y votar.

Ajustar el paso a las exigencias del momento.

El voto es la única arma que tenemos. Eso es lo que tenemos pautado en esta lucha de años, de lágrimas y sangre.

La primera pregunta fue por qué no pedía la partida de nacimiento de Maduro y por qué la MUD dice que es irrelevante. A lo que Capriles contestó que en la MUD no hay un pensamiento único y que él no se considera dueño de la verdad y en cuanto a la “bendita partida de nacimiento,” dijo que en la MUD hay consenso que no debe tocarse porque no hay pruebas y que si Maduro llegase a presentar el documento original “haría quedar mal a la oposición”.

La segunda pregunta tenía que ver con la inmigración cubana sobretodo en el ámbito militar, a lo que Capriles contestó que el tema es irritante en el medio militar pero no lo era tanto como en otras áreas como entre médicos.

Y la tercera fue por qué ha disminuido tanto la intensidad de sus ataques al fraude electoral y la respuesta fue dentro de la MUD se pensaba que el tema era perjudicial porque ahuyentaría a los electores.

En días pasados, Capriles dijo en una de sus declaraciones que lo urgente era votar. Y añadió: “ganar. Y después enfrentaremos lo que venga”, pero a mí me pareció muy honesto, que dejaba camino al esfuerzo conjunto, compartido, sobre todas las cosas.

Porque percibí tras el muchacho vigoroso, retador, una madurez política que se escapaba en sus palabras. Así como estas respuestas precipitas, de paso, lo contradicen.

Si Maduro llega a tener ese documento haría quedar mal a la oposición… pero !por favor! ¿Cuándo ha intentado alguno de ellos que nosotros quedemos bien?

Cada venezolano tiene su propia respuesta a cada una de estas preguntas.

Capriles no luce cómodo en su relación con la MUD, nosotros no somos pendejos. La fuerza en la imagen, cada uno por su lado, es ya obvia. A pesar del camino áspero de estos años, sabemos el rumbo.

Lo que hoy nos confunde es cuánto vamos a dejar de nosotros en el empeño. ¿Cuán abiertas estarán las puertas a nuestras voces, nuestras angustias?

Porque en ese voto que lleva además entrega, disciplina y pasión, hacemos un acto de fe doloroso Estamos aprendiendo juntos la durísima lección que conlleva salvar a nuestro país.

Si hay que rectificar, hagámoslo antes que la desconfianza cierre la puerta a la esperanza.

Canal Noticiero Digital