end header begin content

opinión

Cuba (4)

29 septiembre, 2013

1. Nota 4. ¿Qué hicieron los castros en Cuba? Aquí va un grano. Desde 1967, el Minit dispone de sus propias secciones de intervención, las Fuerzas Especiales, que en 1995 contaban con 50.000 hombres. Son tro­pas de choque que colaboran estrechamente con la Dirección 5 y la Direc­ción de Seguridad Personal, guardia pretoriana de Castro, compuesta por tres unidades de escolta con más de 100 hombres cada una.

opinan los foristas

2. Hombres rana y un destacamento naval sirven de refuerzo a la DSP, encargada de proteger la integridad física de Fidel Castro. En 1995 se estimaba que varios miles de hombres integraban estas tropas. Además, varios expertos estudian los posi­bles escenarios de atentados contra Fidel. Unos degustadores prueban su co­mida y tiene a su disposición las veinticuatro horas del día un cuerpo médico especial.

3. La Dirección 5 se “especializo” en eliminar a los opositores. Dos auténticos opositores a Batista, convertidos luego en anticastristas, fueron víc­timas de esta sección: Elías de la Tómente fue abatido en Miami; mientras Aldo Vera, uno de los jefes de la guerrilla urbana contra Batista, era asesina­do en Puerto Rico.
4. Huber Matos Benítez, exiliado en Miami, se vio obligado a recu­rrir a la protección de varios vigilantes armados.

5. Las detenciones e interroga­torios practicados por la Dirección 5 tienen lugar en el Centro de Detención de Villa Marista, en La Habana, un antiguo edificio de la congregación de los hermanos maristas. A los detenidos se les infringe tortura, más psíquica que física, en un universo cerrado, a resguardo de las miradas y en un extremo ais­lamiento.

6. Otra unidad de la policía política es la llamada Dirección General de la Inteligencia, más parecida a un servicio clásico de información. Sus ámbitos de acción preferentes son el espionaje, el contraespionaje, la infiltración en las administraciones de países no comunistas y en las organizaciones de exiliados cubanos.

7. Es posible establecer un balance de la represión desencadenada en los años sesenta: entre 7.000 y 10.000 personas fueron pasadas por las armas y se estima en 30.000 el número de presos políticos. En consecuencia, el Gobierno castrista muy pronto se vio obligado a ocuparse de un número considerable de presos políticos, principalmente los presos de Escambray y los de Playa Girón —Bahía Cochinos—.

8. La Unidad Militar de Ayuda a la Producción (UMAP), que funcionó en­tre 1964 y 1967, significó el primer intento de desarrollo de trabajo penitenciario. Los campos de la UMAP, operativos desde noviembre de 1965, eran auténticos campos de concentración en los que se mezclaron indiscriminada­mente religiosos (católicos, y entre ellos el arzobispo de La Habana, monseñor Jaime Ortega; protestantes y testigos de Jehová), proxenetas, ho­mosexuales y cualquier individuo considerado “potencialmente peligroso para la sociedad”.

9. Los presos tuvieron que construirse ellos mismos sus barra­cas, especialmente en la región de Camagüey. A las “personas socialmente desviadas” se las sometía a una disciplina militar que se transformó en un ré­gimen de malos tratos, subalimentación y aislamiento. Para escapar de este infierno, algunos detenidos se auto mutilaron. Otros salieron destrozados psí­quicamente de su encarcelamiento.

10. Una de las funciones de la UMAP era la “reeducación” de los homosexuales. Ya antes de la creación de este organismo, muchos perdieron su traba­jo, sobre todo los que formaban parte del mundo cultural.

11. La Universidad de La Habana fue objeto de purgas contra homosexuales y era habitual “juzgar” a los homosexuales en público en su centro de trabajo. Se les obligaba a reco­nocer sus “vicios”, y a renunciar a ellos so pena de ser despedidos antes de ser encarcelados. Las protestas internacionales provocaron el cierre de los cam­pos de la UMAP tras dos años de funcionamiento.

12. En 1964 se puso en marcha un programa de trabajos forzados en la isla de los Pinos: el plan “Camilo Cienfuegos”. Se organizó la población penal en brigadas, divididas en grupos de 40 personas, las cuadrillas, al mando de un sargento o un teniente, y se la destinó a los trabajos agrícolas o a la extracción, de mármol principalmente, en las canteras. Las condiciones de trabajo eran muy duras y los presos trabajaban prácticamente desnudos, cubiertos tan solo con un simple calzón. A guisa de castigo, a los más rebeldes se les obligaba a cortar la hierba con los dientes, y a otros se les sumergía en letrinas durante varias horas.

13. La violencia del régimen penitenciario alcanzó por igual a presos políti­cos y comunes. Empezaba con los interrogatorios dirigidos por el Departa­mento Técnico de Investigaciones, las secciones encargadas de las investiga­ciones. El DTI utilizaba el aislamiento y explotaba las fobias de los detenidos. Así, a una mujer con fobia a los insectos la encerraron en una celda infestada de cucarachas. El DTI recurría a presiones físicas violentas: se obligaba a los presos a subir escaleras provistas de zapatos lastrados con plomo, luego se les precipitaba escalones abajo. A la tortura física se añadía la psíquica, a menudo con seguimiento médico. Los guardias utilizaban el pentotal y otras drogas para mantener despiertos a los detenidos.

14. En el hospital de Mazzora se practi­caba el electroshock con fines represivos sin ninguna restricción. Los vigilan­tes utilizaban perros guardianes y realizaban simulacros de ejecución. Las celdas de castigo carecían de agua y electricidad. Cuando se quería despersonalizar a un detenido, se le mantenía en un local de aislamiento.

15. En Cuba, la responsabilidad se consideraba colectiva; el castigo también. Es esta otra medida represiva: los familiares del detenido pagan socialmente el compromiso de su pariente. Sus hijos no pueden acceder a la universidad y los cónyuges pierden su trabajo.

16. Conviene distinguir entre las cárceles «normales» y las cárceles de “se­guridad”, dependientes del Gil (policía política). La cárcel Kilo 5,5, situada a esa misma distancia de la autopista de Pinar del Río, es una cárcel de alta seguridad que existe todavía hoy. Su director era el capitán González, apo­dado El Nato, quien mezcló deliberadamente a presos comunes y políticos. En las celdas previstas para dos presos se hacinaban siete u ocho y los dete­nidos dormían en el suelo.

17. A las celdas disciplinarias las bautizaron como “tostadoras” debido al insoportable calor que reinaba en ellas tanto en in­vierno como en verano. Kilo 5,5, es un centro cerrado donde los detenidos fabrican productos artesanales. Cuenta con una sección destinada a las mujeres.

18. En Pinar del Río se acondicionaron celdas subterráneas y salas de in­terrogatorios. Desde hace algunos años se practica una tortura más psíquica que física, sobre todo la consistente en la privación del sueño, bien conoci­da desde los años treinta en la URSS. A la ruptura del ritmo del sueño y a la pérdida de la noción del tiempo se añaden las amenazas contra los fa­miliares y el chantaje relativo a la frecuencia de las visitas.

19. La cárcel Kilo 7 de Camagüey es de las más violentas. En 1974, una riña causó la muerte de 40 presos. ¿Le recuerda algo? ¿Se le parece a algo?

20. Bueno, siga usted en eso de “yo no creo”. Pregunte e infórmese. Haga algo para impedir lo mismo aqui. Seguimos advirtiendo.

Lenín y el hambre: ¿Recuerda a Lenin, ídolo de los comunistas? Bueno, el sostenía que el hambre tenía varias consecuencias positivas para los comunistas y había que aprovecharlas:

A. La aparición de un proletariado industrial, que ellos lo necesitan para demoler el orden burgués;

B. Los acerca al objetivo final que es el socialismo, etapa posterior al capitalismo y previa al comunismo;

C. Destruye la fe en Dios;

D. Sirve para golpear la cabeza del enemigo;

E. Les permite hacer cualquier profanación de reliquias;

F. La gente hambrienta puede hasta consumir desperdicios y estar todo el tiempo ocupado en conseguir como alimentarse;

G. Les permite confiscar, expropiar, cogerse los bienes de los demás, apropiarse del producto del trabajo de los demás, porque ellos, el pueblo, no tienen ni tendrán fuerzas para rebelarse;

H. Se apoderaran de un gran tesoro, incalculable;

I. Es el momento para aplastar a cualquiera.

¿Qué hizo Castro en Cuba? Aplicar la receta de Lenin. Bueno, señores, aquí en Venezuela, están aplicando la receta, la misma de la Urss. Es hora de reaccionar… No venga a decir que no se lo dijeron, que no lo cree… ¿En cuál cola está usted en estos momentos?…



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com