end header begin content

opinión

Nelson Ramírez Torres

La CIDH, el TSJ y la nacionalidad

10 septiembre, 2013

Ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el abogado Adolfo Márquez López denunció a la República de Venezuela por la actuación de la Sala Constitucional  (SC) del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), alegando que demandó al Consejo Nacional Electoral (CNE) ante la Sala Electoral (SE) del TSJ por la nulidad de la admisión de Nicolás Maduro como candidato presidencial y de la proclamación como Presidente, basado en que no es venezolano por nacimiento como lo exigen los artículos 41 y 227 de la Constitución.

opinan los foristas

Márquez denunció la violación de su derecho humano a que el recurso electoral fuese decidido por su juez natural, es decir, la SE, a quien la SC arrebató sin derecho (abuso de poder) el conocimiento de la demanda, así como la violación del derecho humano de los venezolanos de elegir como presidente a una persona venezolana por nacimiento y sin otra nacionalidad.

Alega que el CNE no remitió la partida de nacimiento de Maduro, solicitada por la SE, sino que se limitó a alegar − humo para distraer − supuestos defectos formales de la demanda, obviando acatar la orden de remitir dicha partida. El CNE respondió que “existe la ausencia de un claro razonamiento del vicio… alegato es confuso, genérico, contradictorio e infundado en cuanto al no cumplimiento del requisito de la  nacionalidad”, es decir, reconoció tácitamente que no tiene la partida de nacimiento de Maduro y que no constató la nacionalidad al admitir su postulación, si se considera que ese organismo es el rector del Registro Civil, esto es, que dispone de los poderes del Estado para saber si una persona es o no venezolana.

Dice la denuncia que la SC, en primer lugar, se avocó ignorando los mandatos constitucional y legal de que es la SE la competente para conocer los recursos contencioso electorales; en segundo lugar, omitió señalar el hecho con base en cual presume la violación del orden público constitucional; y en tercer lugar, infringió el artículo 107 de la Ley Orgánica del TSJ que la obligaba a ejercer su facultad de avocamiento “con suma prudencia y sólo en caso de graves desórdenes procesales, violaciones al ordenamiento jurídico que perjudiquen ostensiblemente la imagen del Poder Judicial, la paz pública o la institucionalidad democrática”.

El 7-8-13, la SC declaró inadmisible el recurso sobre la nacionalidad del Presidente, diciendo (coincidiendo con el CNE en lo del defecto de forma de la demanda) que no hay hechos o vicios más allá de opiniones particulares, que no se atribuyó vicios concretos “contra la condición de inelegibilidad del candidato electo”, el acto de proclamación o las elecciones presidenciales cuya nulidad solicita.

Estos fueron los términos usados por la SC:

“En lo que se refiere a la denuncia que cuestiona la nacionalidad del Presidente de la República (,) y por lo tanto (,) el incumplimiento de los extremos contenidos en los artículos 41 y 227 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, al no ostentar (,) según el recurrente (,) el ciudadano Nicolás Maduro Moros, las condiciones de elegibilidad para ser Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, no se advierte de los argumentos contenidos en la demanda, ni de las elementos de convicción anexos al recurso interpuesto, hechos o vicios mas (sic) allá de opiniones particulares y la exposición de posiciones políticas del recurrente, que utilizan (sic) alegatos contentivos exclusivamente de juicios de valor, sin la fundamentación exigida por la norma estatutaria aplicable al presente caso -artículos 180 y 181 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia- (,) pues no es suficiente el señalamiento de la vulneración de alguna norma electoral sea ésta o no de naturaleza constitucional, sin atribuir vicios concretos contra la condición de inelegibilidad (sic) del candidato electo, el acto de proclamación o las elecciones presidenciales cuya nulidad solicita, sino limitándose a señalar la suspicacia que le produce que “los números de cédulas asignados a María Adelaida, Josefina y Nicolás Maduro Moros, (sic) son consecutivos 5892462, 5892463 y 5892464”, por lo que debe declararse inadmisible de conformidad con lo dispuesto en los artículos 180 y 181 eiusdem. Así se declara”.

En esa parte de la sentencia se observa que la SC:

1) Usó sofismas, tanto por afirmar sin soporte que el recurso se fundamenta en “opiniones particulares y la exposición de posiciones políticas”, como por confundir con la frase “sin atribuir vicios concretos contra la condición de inelegibilidad”, toda vez que la nacionalidad venezolana no es una condición de “inelegibilidad” sino de “elegibilidad”; y dar a entender que, por la “inelegibilidad”, era indispensable en la demanda “atribuir vicios concretos”, lo cual es falso. ¡No existen esos vicios que asomó la SC!

2) No le ofició a Maduro ─ como lo solicitó el demandante ─ exigiendo su partida de nacimiento.

La actuación de la SC entraña abuso de poder por lo siguiente: 1) Por los sofismas señalados. 2) Porque no se justificaba el avocamiento. 3) Porque no tomó en cuenta la confesión tácita del CNE al no enviar la partida de nacimiento y silenciar su opinión. 4) Porque no solicitó la partida de nacimiento. 5) Porque en los hechos del recurso está presente el orden público constitucional, al punto que la SC debía y debe actuar de oficio y determinar si Maduro es o no venezolano. No se requería ni se requiere la demanda para que la SC actúe. 6) Porque es un hecho notorio comunicacional que Maduro no es venezolano.

Lo sofístico se torna protuberante si preguntamos: 1) ¿Qué es lo que no advierte la sentencia de los argumentos contenidos en la demanda y de los elementos de convicción anexos? 2) ¿Qué quería la SC que acompañara el demandante para probar que Maduro no es venezolano? 3) ¿Cuáles son las opiniones particulares y los juicios de valor del demandante? 4) ¿Qué no fundamentó el demandante que exijan los artículos 180 y 181 de la Ley de TSJ?  La sentencia no explica ninguno de estos puntos.

Alega Márquez que la SC declaró inadmisible el recurso para no verse obligada a analizar el fondo, dado que, de hacerlo, hubiese tenido que declararlo con lugar porque Maduro no  hubiese podido demostrar que es venezolano. La sentencia por sí sola es, por no admitir el recurso, prueba de que Maduro no es venezolano.

Sin fundamento se negó la admisión de la demanda y se abandonó el tema de la nacionalidad, en lugar de continuar, aun de oficio, como si se tratara de un urgente amparo constitucional. Así, evadiendo decidir el fondo, es decir, la verdad, se nos impuso como Presidente a un extranjero.

Agrega la denuncia que la SC debió recabar la partida de nacimiento, tanto por la respuesta confesional del CNE, como por la evidencia de que fue un subterfugio intentando no evidenciar su omisión de comprobar si Maduro cumplía los requisitos exigidos por la Constitución. El descaro del CNE también  es evidente, no sólo porque no remitió al TSJ la partida de nacimiento, sino porque ni siquiera se atrevió a opinar sobre la nacionalidad.

Márquez explicó ante la CIDH que el error jurídico inexcusable de la SC es 100%, que abusó de poder y que la sentencia es nula por carecer de fundamento.

Algunas sentencias deben ser vistas por todos porque están llenas de significados simbólicos. En la dimensión humana cada quien tiene un ideal de justicia y una pasión en su lucha por lo que considera justo. Las sentencias desnudan el alma del juez, su razón según la ley, y también según la conciencia moral, que tiene más valor que la ley. Las sentencias son retratos del momento histórico y  radiografía de lo que ocurre adentro; comunican más en lo que no dicen que en lo que expresan. Que la SC no haya querido hablar de la nacionalidad del Presidente, y siga muda, no es una imprecación, es una sentencia, es el lenguaje y son las reglas que rigen la época.

En estos links puede leer la demanda y la sentencia. Usted también es juez.

http://centinelasdevenezuela.blogspot.com/2013/08/sentencia-dictada-por-la-sala.html

http://centinelasdevenezuela.blogspot.com/2013/06/recursos-contra-las-elecciones.html

@NRamirezTorres



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com