opinión

La Mandrágora, niño de pecho

16 Agosto, 2013

La procaz corrupción narrada por Maquiavelo en La Mandrágora se queda pálida ante la realidad que nos acosa.

opinan los foristas

La Mandrágora vernácula nos narra la historia de Calímaco Castro, un anciano dictador caribeño, quien luego de la debacle de Machurucuto, años despues, termina obsesionado de una figura mediocre de cuya estultez ha escuchado pero nunca ha visto en su vida. que resulta estar casado (ideológicamente) con un veterano doctor al que todos tomaban por redento y con el que a juicio de los tontos militares (algunos no tan tontos pero si traidores)parecía no poder tener éxito. Para lograr su objetivo, el de poder hacerse de ella (Venezuela), Calímaco se hace con la ayuda del pícaro charlatán (sic), quien se convertiría en un criado muy fiel , y de un fraile que de forma sutil disfraza su hipocresía con su investidura de cafetín; aquí comienza la saga y la desgracia de la mandrágora criolla.

Corrupción y mas corrupción; Es justamente este, de los flagelos, el peor. El que más trabajo nos costará erradicar porque estos últimos 14 años han sido la peor escuela por la que hemos podido pasar. Pero, a pesar de la retorica con que nos atiborran a diario, de la obscena utilización de todos los órganos del Estado, del inagotable caudal de dinero, nuestro dinero, que usan a su favor, de la manifiesta proterva de los adláteres del ilegitimo, de casi tres lustros de desbocada substracción y malversación de los fondos públicos, de una ética acomodaticia que ha permeado todos los estamentos del Estado, todas las instituciones del Estado y a un inmenso segmento de nuestros pobladores. A pesar de todo ello tenemos una oportunidad extraordinaria el próximo diciembre y por ninguna circunstancia debemos desperdiciarla, el 8 de diciembre será el verdadero principio de su fin.

Este estado de destrucción ética y moral será la peor herencia que nos dejaran quienes a plena consciencia de sus actos, con malévola intención desdibujaron y casi erradicaron del sentir de nuestros pobladores el de por si ya confuso y abstracto concepto de Patria, Nación y Estado. Nombres propios, que aunque la mayoría tiende a confundirlos, son muy diferentes entre si tanto en significado como en alcance.

La consecuencia más funesta de esta atroz corrupción está reflejada en la creación consciente de un estado empobrecedor, a la imagen y semejanza del modelo Cubano, plagado de políticos corruptos en pleno ejercicio de cargos públicos, que parten de la premisa de que a mayor empobrecimiento de la población, mayor es el poder que se ejerce sobre ella.

Es por ello que la prioridad de quienes hoy nos desgobiernan es exterminar a como dé lugar a su contraparte; el Estado enriquecedor.

Ética y pluralismo político están absolutamente reñidas con un modelo de corrupción como el nuestro, así que; esperar que quienes hoy nos desgobiernan cambien, es una utopia tan falaz como el comunismo mismo.

La única oportunidad que tenemos de comenzar a revertir este desastre esta en las próximas elecciones de diciembre y en que su resultado sea verdaderamente apabullante a nuestro favor.

Es la única manera de que podamos recurrir al llamamiento de una constituyente con la seguridad de que no podrán escatimarnos el resultado y con ello iniciar la refundación de nuestra Nación dentro de un contexto inclusivo que permita la igualdad social a través del escalamiento de nuestros conciudadanos gracias a su esfuerzo personal y no por las dadivas de este Estado empobrecedor, maula, pendenciero y marrullero.

Si Maquiavelo naciera de nuevo, entendería que su Mandrágora, resulta un cuento de niños frente a la actual realidad de nuestra amada Venezuela.

Amanecerá y veremos

http://www.romulolander.com

Canal Noticiero Digital