tecnología, variedades

El avión solar hace historia al cruzar EE.UU. de costa a costa

9 Julio, 2013

avion_solar_en_nueva_york_8jul2013Nueva York, 8 jul (EFE) / Mateo Sancho Cardiel.- El prototipo de avión movido únicamente por energía solar, el HB-Sia de la empresa suiza Solar Impulse, consiguió completar su recorrido de costa a costa de Estados Unidos sin gastar una gota de combustible, tras dos meses de viaje, cinco escalas y varios problemas técnicos.
opinan los foristas
“Lo que hace unos años era un sueño y durante los últimos días ha sido una realidad, es ahora historia”, expresó hoy triunfal uno de sus pilotos, André Borschberg, en rueda de prensa en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, donde aterrizaron el sábado por la noche después de tardar más de 18 horas en llegar desde Washington.

Su idea y la del otro piloto, Bertrand Piccard, era sobrevolar la Estatua de la Libertad como guinda de su gesta, pero un problema técnico en el ala izquierda precipitó el aterrizaje del avión de 63 metros de envergadura (la misma que un jumbo), aunque solo 1.600 kilogramos de peso gracias a su estructura de fibra de carbono.

En sus alas, el secreto del milagro: 12.000 células fotovoltaicas que, a través de siete acumuladores, hacen posible que el avión pueda volar tanto de día como de noche solo con el impulso de una energía renovable, la solar.

Este hito aeronáutico empezó en San Francisco (California) el 3 de mayo, pasando después por Phoenix (Arizona), Dallas (Texas), San Luis (Misuri) y Washington DC, donde el fuerte viento también les obligó a aterrizar previamente en Cincinnati (Ohio).

Finalmente, los dos pilotos podían celebrar que su meta, Nueva York, había sido alcanzada. “Qué mejor lugar para aterrizar el avión que nunca duerme que en la ciudad que nunca duerme”, aseguró Piccard, también doctor en psiquiatría y último escalón de una familia de pioneros de la aeronáutica.

En la tradición de Charles Lindberg, el primero en cruzar el Atlántico en su avión en 1927, o Charles Elwood Yeaguer, el primero en superar la barrera del sonido veinte años después, e inspirados sobre todo por Calbraith Perry Rodgers, quien se estrelló hasta 16 veces para cruzar EE.UU. en su avión en 1911, Borschberg y Piccard plantean su hazaña como una cuestión más filosófica que técnica.

“Cada vez que alguien os diga que algo es imposible podéis decirles que no es verdad. Que la realidad consiste en derribar las barreras de lo imposible”, confesó Piccard, quien junto a su compañero había conseguido previamente volar desde Suiza a Marruecos, hacer el primer vuelo solar nocturno y quien plantea para 2015 la vuelta al mundo con su aparato.

Y dada la duración de los vuelos, la fragilidad del aparato y su incapacidad para alojar a otros pasajeros, este HB-Sia de Solar Impulse se acerca más al viejo sueño del mito de Ícaro que a la revolución de la pragmática en el terreno de la ingeniería aeronáutica.

“Simplemente queremos mandar a la gente un mensaje de que toda la tecnología puede destinarse a crear un mundo más limpio. El siglo XX fue el que el hombre conquistó el mundo. Ahora, en el XXI, nos toca mejorar nuestra calidad de vida”, concluyó Piccard. EFE

Leyenda de la imagen: NUEVA YORK (NY, EE.UU.), 08/07/2013.- Fotografía cedida por Solar Impulse hoy, lunes 8 de julio de 2013, del prototipo de avión movido únicamente por energía solar, el HB-Sia de la empresa suiza Solar Impulse, sobrevolando la ciudad de Nueva York. El avión consiguió hoy completar su recorrido de costa a costa de Estados Unidos sin gastar una gota de combustible, tras dos meses de viaje, cinco escalas y varios problemas técnicos. La idea delos pilotos André Borschberg y Bertrand Piccard, era sobrevolar la Estatua de la Libertad como guinda de su gesta, pero un problema técnico en el ala izquierda precipitó el aterrizaje del avión de 63 metros de envergadura (la misma que un jumbo), aunque solo 1.600 kilogramos de peso gracias a su estructura de fibra de carbono. EFE/Solar Impulse
Canal Noticiero Digital