opinión

Simone Augello

Se quiebra la unidad roja

11 Junio, 2013

En apenas unos meses los “herederos” del finado Hugo Chávez han precipitado la división de las fuerzas que se dicen “revolucionarias” pero que en realidad forman un status quo de enchufados que han venido desangrando a la nación durante los últimos 14 años. La mentada unidad socialista cada día se ve más débil y con grietas más y más profundas e insalvables.

opinan los foristas

Hace algunas semanas los venezolanos escuchamos un audio con la presunta voz de Mario Silva, conductor del extinto programa de televisión La Hojilla, donde se aseveraban los detalles de la pugna mortal entre Nicolás Maduro, y quien él calificó como el mayor enemigo de la revolución: Diosdado Cabello, además puntualizó todos y cada uno de los alcances de la red de poder político que éste ha logrado alcanzar y el riesgo que significa para el “presidente”.

Pero más recientemente la ciudadanía pudo ver como el señor inquilino del Palacio de Miraflores, Nicolás “el espurio”, lanzó duras críticas en contra del llamado “papa-chip” invento, según se dice, del gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, lo que también demuestra que las cosas no andan bien dentro del régimen y los tira y encoje entre ellos son cada vez más notorios y de mayor repercusión política.

Vale resaltar que después de la grabación de Mario, los voceros del denominado “diosdadismo”, empezando por el propio Cabello y pasando por otras voces como las de Iris Valera, Pedro Carreño y compañía, jamás calificaron aquella alocución como “falsa” tan solo se resumieron a describirla como un “chisme” u “opinión personal” con lo cual ellos no descartaban la veracidad de lo dicho por el esbirro de Venezolana de Televisión; también es importante referirse que la grieta de la unidad, pregonada como monolítica, se expande en cada ocasión que el mismísimo Nicolás intenta, de forma frustrada, hablar de unión cuando en cambio es más evidente la separación de grupos y tendencias dentro del régimen.

Las mismas declaraciones de Jesse Chacón al referirse a los problemas eléctricos nacionales y las “ineficiencias” que ha conseguido en Corpoelec, son ataques encubiertos en contra de Argenis Chávez, hermano de Hugo Chávez, y las respuestas que ha recibido del aludido son más directas y lacerantes, lo que igualmente demuestra que las cosas están que arden en el seno de un partido-gobierno que su único “pegamento” era un hombre que desapareció y que no dejó líder alterno.

Ante la división reinante en el cenáculo del poder rojo, las fuerzas de la democracia debemos encontrar los caminos cívicos y pacíficos para mantener el camino de la esperanza abiertos y en constante vigencia en el sentimiento popular. A pesar que el oficialismo se quiebra por doquier, si no existe una cohesión sincera en las fuerzas de la verdad y el porvenir jamás se alcanzarán las metas que nos hemos trazado.

Mientras Nicolás y Diosdado mueven sus piezas internas en medio de su guerra sin cuartel, nosotros debemos impulsar una consigna que debe ser “oficialismo divididos, Nicolás hundido, y demócratas unidos” para enfrentar los nuevos retos.

@Simone_Augello

Canal Noticiero Digital