opinión

Maureen Gubbins Vásquez

No nos podemos confiar

11 Junio, 2013

Tenemos miedo de todo y de todos. Nos hemos enfermado como sociedad. Sin embargo, dicen que quien tiene la enfermedad mental llamada paranoia, sufre un miedo infundado, producto de su imaginación. ¿Nuestro temor como sociedad: es fundado o infundado, es o no paranoia?

opinan los foristas

No solamente leemos en la prensa dramas de familias desconocidas, como por ejemplo: que dispararon a una niña jugando a la puerta de su casa; que secuestraron a tres hermanos del colegio y los mataron; que una banda de motorizados robó a cada uno de los que estaban en la cola del semáforo dentro de su vehículo o que un psiquiatra drogaba y violaba a sus pacientes.

Actualmente, estas u otras injusticias le suceden también a una vecina, a un primo, a un amigo o a un hijo. ¡Está tan cerca de nosotros la desgracia!

Vamos a misa y el sacerdote nos dice: “una señora que venía siempre, tiene dos días desaparecida de su casa”. Una amiga me cuenta que su hija y un compañero fueron secuestrados cuando se dirigían a estudiar. A una de mis hijas la asaltaron en un centro comercial. A un vecino lo secuestraron mientras esperaba a la novia. Al conserje lo mataron por negarse a entregar su motocicleta; un taxista arrancó con el mercado de la vecina; a otra le robaron la pensión al sacar el dinero con la tarjeta de débito.

Nos hemos enfermado de desconfianza y temor. Salimos de la casa manejando y miramos paranoicos por todos los espejos. Caminamos por la calle y nos preocupan esas camionetas inmensas con vidrios oscurísimos porque son las que usan los secuestradores. Tememos ejercitarnos al aire libre por la misma ruta, ya que nos pueden asaltar. Si un desconocido se nos acerca a preguntar una dirección, desconfiamos. Subirnos a un taxi que no sea de línea resulta impensable. Salir de noche, es riesgoso. Decir lo que pensamos, nuestras ideas, lo que creemos justo e injusto nos da temor; no sabemos con quién estamos hablando, ya que el gobierno siempre nos amedrenta con que “hay espías”.

En días recientes, un alto personero del gobierno socialista escribió: “No nos podemos confiar, hay enemigos poderosos dentro y fuera del País que están conspirando”.

En mi criterio tiene razón: el “soberano pueblo” de Venezuela tiene enemigos poderosos dentro y fuera del País. Todos estos ladrones, asesinos, violadores, narcotraficantes, secuestradores que nos atacan y amenazan constantemente, están dentro y fuera de Venezuela. Nos humillan si opinamos distinto, aniquilan nuestra paz emocional, nuestra salud mental, nuestra seguridad física, merman nuestros ingresos al robarnos el dinero a los venezolanos secuestrándonos, asaltándonos.

¿Por qué si “el soberano” ha elegido desde 1998 un gobierno socialista para que le diera “la suma máxima de felicidad posible”, el resultado es que “No nos podemos confiar porque hay enemigos poderosos dentro y fuera del país…”? o hablan de magnicidio, una palabra que –sinceramente- no oíamos con regularidad.

Nosotros, “el soberano pueblo venezolano”, hemos sido tradicionalmente alegres y divertidos, buena gente y serviciales, trabajadores, amistosos. Necesitamos seguir siendo así. Necesitamos volver a confiar, a vivir en paz, a trabajar y que el dinero nos alcance, a tener salud. Necesitamos sentir que los políticos que nos gobiernan son lo suficientemente responsables, inteligentes y moralmente intachables, para garantizarnos ese bienestar y no tener que oír nunca más en Venezuela que no podemos confiar ni en nuestros compatriotas.

@maureengubbins


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital