end header begin content

opinión

La Venezuela que no tiene miedo

29 junio, 2013

Hoy y tras un sinfín de maniobras típicas de esta “continuidad administrativa,” se efectúa la marcha de la oposición mientras el impugnado Maduro viaja a Nicaragua a “tratar de canjear petróleo por alimentos” según información oficial y después también viajará a Moscú donde se reunirá con “socios” que casualmente llegarán a la capital rusa.

opinan los foristas


Con el caso del norteamericano Snowden circulaba la versión de un encuentro con Putin y Correa para intercambiar propuestas sobre el asilo y reforzar la coyuntura que parecía favorecer el conflicto provocado por ello. Pero el nudo, apretado y delicadísimo que amenazaba las relaciones entre las grandes potencias, se fue soltando.

Maduro quiso colarse aprovechando el asunto.

“Venezuela estaría dispuesta a estudiar el asilo si se lo solicitaran”. Una estupidez. Una torpeza más en el afán de robar cámara, de alardear nada más y nada menos que ante su primer comprador de crudo que no es otro que “el imperio”.

Pero si estaban apresurados por lucirse y enardecer galerías, el momento parece haber pasado. Snowden no aparece en el aeropuerto ruso. Y Obama asegura que no “lanzará jets para buscar un hacker de 29 años, que no ha llamado a sus homólogos de Rusia y China sobre el problema y que no se involucraría a caer en “tejes y manejes” para lograr esa extradición.”

Por su parte, el Director de la agencia de Seguridad, Keith Alexander, dijo que al monitorear millones de registros de clientes se habían interrumpido decenas de planes extremistas.

Por supuesto que lo que este caso ha levantado sacude el ánimo estadounidense porque la libertad no es la estatua de la Libertad. Es el ícono de la democracia que sustentan frente al mundo.

Y este informe que filtró Snowden de información clasificada no sólo salpicó a nueve empresas de tecnología entre las que están nada más y nada menos Apple, Google y Facebook.

La libertad es la bandera de la democracia. Que pone en desventaja a quienes la ejercen frente a las tiranías porque estas violan los principios que la Democracia esgrime y muchas veces la pone en desventaja porque el poder no permite discutirlo, enfrentarlo.

Lo vivimos aquí.

Nuestras armas son los votos, no nos están permitidas otras. Y hoy el terrorismo no cede espacios, no da tregua ni vacila ante los objetivos fijados.

La lucha es desigual, cruel.

Pretender “colarse” en estos momentos en la pantalla neurálgica de la política internacional con la torpeza inflamada de esta “continuidad administrativa” que no es más que la prolongación de una agónica farsa histórica, avergüenza a esta Venezuela que ya sabe leer entre líneas el discursito amenazante, provocador pero palpitante de miedo.

La Venezuela que no titubeó ante la decisión de marchar hoy y obligó al “gobierno” a aprobarla y convocar una contramarcha vergonzosa, humillante. En el aire, y en el paso decidido de los venezolanos opositores, hoy, está lo que sentenció Leopoldo López directo a Maduro: “Si se destroza un solo vidrio, el culpable es usted”. Aunque se haya ido.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com