end header begin content

opinión


El Nacional / ND

La rueda del infortunio

30 junio, 2013

1. En la frontera colombo-venezolana, entre el departamento del Norte de Santander, capital Cúcuta, y el estado Táchira, capital San Cristóbal, debe existir ­permítanme la alegoría­ una inmensa rueda de la fortuna que gira desde hace siglos para, como un Dios ciego y arbitrario, distribuir alternativamente ciclos de bonanza y de infortunio entre ambos territorios.

opinan los foristas

A comienzos del siglo XX, por ejemplo, millares de familias tachirenses, huyendo de la barbarie gomecista cruzaron el río Táchira a pie buscando refugio en Santander. Y, en sentido inverso, entre 1920 y 1970, millares de braceros colombianos también lo cruzaron en la búsqueda de empleo en las haciendas cafetaleras tachirenses.

Muchos se quedaron de ambos lados iniciando así la descendencia de miles y miles de venezolanos de origen colombiano. Y a la inversa.

2. En eso pienso mientras el avión que abordé en Bogotá anuncia su aterrizaje en Cúcuta. Nací en las cercanías de esta frontera y durante mucho tiempo he creído que ambos lados no terminan de reconocerse. Por eso hoy, ahora que la noche ya ha caído, y se divisa una inmensa colcha de luces, no deja de conmoverme verificar que desde arriba el río Táchira, la frontera, se hace invisible y que miradas desde lo alto, San Antonio, Ureña y Cúcuta, La Villa del Rosario y San Luis, parecen una sola y única ciudad.

Pero una vez en tierra la realidad no es tan homogénea. El viajero terrestre sale de Colombia por una amplia autopista de ocho canales que recién acaban de ampliar, pero entra a Venezuela por una angosta avenida de apenas cuatro canales de circulación. Si necesita el sello de salida en su pasaporte, lo buscará sin ninguna dificultad en las oficinas de una amplia casona colonial ubicada en la línea fronteriza, con taquillas y filas bien delimitadas, como en un aeropuerto internacional. Si necesita el de entrada a Venezuela tendrá, en cambio, que desviarse, buscar una pequeña oficina en el centro de San Antonio, donde le indicarán que debe llenar una planilla pero como no hay ­”Hace meses que no las envían de Caracas”, informa con cara de vergüenza una chica de gorra roja­, el viajero debe salir a un comercio vecino, adquirir por un bolívar una fotocopia, llenarla y esperar.

3. En aquella oficina el viajero comprende que la Rueda del Infortunio está, de nuevo, de este lado. Por largas décadas del siglo XX, los venezolanos cruzamos el río Táchira, ahora en automóviles, camino de Cúcuta y Pamplona, no a buscar refugio sino a comprar comida y ropas baratas, o gozar de vacaciones en agradables hoteles, cuyos precios nos parecían de regalo. Con un solo bolívar se podía llegar a comprar hasta quince pesos.

Pero ya no es así. La moneda local es sólo un artefacto de la nostalgia. Ahora un peso equivale a 17 bolívares y son caravanas de colombianos las que cruzan el río a comprar mercancías y servicios baratos y, también, de vacaciones.

4. A las doce del mediodía, después de cuatro largas horas de espera, logro sentarme en el avión de Láser. Allá atrás, la sala de abordaje del aeropuerto Buenaventura Vivas de Santo Domingo es un manicomio con maletas y sin loqueros. Los rostros de la joven pareja colombiana que viaja a mi lado camino de Margarita son una oda al cansancio y la impotencia.

Logro que me cuenten qué les pasa. Resumo. Ayer: una espera interminable en la aduana de San Antonio mientras los guardias revisan una a una las maletas del grupo. Casi una hora en la oficina para sellar entrada.

Más o menos el mismo tiempo para registrase en un hotel.

Hoy: cuatro horas de retraso del vuelo. Y como postre, un guardia que los elige como víctimas, les solicita el certificado de vacuna de la fiebre amarilla ­que no es un requisito actualmente­ o no pueden viajar. A menos que le paguen. Y pagan.

No quieren perder su luna de miel. Logran negociar de diez a “sólo” 4.000 bolívares. “Y les salió barato”, les dice el guardia de despedida con expresión de solidaridad. La corrupción también es infortunio.

[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com