opinión

¿Camisas voladoras?

3 Junio, 2013

Curiosa la profusión de fantasías del Ilegítimo, ajenas a todo sentido del ridículo. Además de aquel teatrino de un pajarito que le revoloteó con un mensaje del más allá o la revelación en el cuartel de la montaña donde se vio transfigurado en un retrato del “Comandante eterno”, como lo contó su camarada de la Hojilla, sus alucinaciones de atentados –contra su vida, la de sus compañeros, e incluso contra la de su acérrimo enemigo- comienzan a despertar variadas interrogantes.

opinan los foristas

Ya son demasiadas las representaciones de tales amenazas de muerte. Unos días antes de las elecciones de abril, denunció que lo venían a matar sicarios de la derecha de la República de El Salvador, en connivencia con los señores Noriega y Reich de Washington. Días después, acusó al ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de fraguar junto con fascistas venezolanos y anticastristas de Miami un plan para desaparecerlo físicamente. Luego nos sorprendió asegurando que la C.I.A. conspiraba para asesinar a Henrique Capriles. Después, la llegada al país de un grupo de mercenarios para los mismos crímenes y de paso sabotear el sistema eléctrico. Luego, un plan para el “asesinato moral y si es posible físico” del teniente de la Asamblea Nacional. Esta última semana fue J. J. Rendón urdiendo, desde Bogotá, una macabra idea: “un grupo de expertos con un veneno, listos para venir a Venezuela a inoculármelo, no para que me muera en un día, sino para enfermarme en el transcurso de los meses que están por venir”.

A menos que se trate de burdos remedos de las archiconocidas argucias de Fidel, de tabacos envenenados y otras, pero jamás de pajaritos ni cuadros fantasmas, ¿Será que, como a Diógenes Escalante (con disculpas a la memoria del ilustre diplomático por la comparación), un día de estos le comienzan a volar las camisas…?

Canal Noticiero Digital