end header begin content

opinión

¿Alta demanda o insuficiente capacidad de generación, transmisión y distribución?

14 junio, 2013

¿Es la alta demanda de electricidad o es la insuficiente generación, transmisión y Distribución la causa de los problemas del sector eléctrico venezolano?

Jesse Chacón ha afirmado que el problema eléctrico de Venezuela radica en la alta demanda y no en la insuficiente generación, transmisión y distribución eléctrica con que cuenta el país. Se basa Chacón en:

opinan los foristas

1. Venezuela, junto con Costa Rica y Chile, son los países con la mayor cobertura del servicio eléctrico, que alcanza a 99%.

2. Venezuela es el país con la mayor generación per cápita de América Latina, que triplica la media de la región y duplica a Brasil.

3. El consumo per cápita de electricidad de Venezuela es también el mayor de la región.

4. La tarifa eléctrica es la más baja de América Latina y del mundo.

Lo que debería ser, con excepción de las tarifas, un motivo de satisfacción: tener la máxima cobertura de servicio de la región, la máxima generación per cápita y el mayor consumo per cápita en América Latina, Jesse Chacón lo convierte en un grave problema, que se lo atribuye a la alta demanda de electricidad; es decir, a los consumidores venezolanos.

¿Por qué Chacón nos compara con América Latina y no con Europa, América del Norte o Australia, para saber dónde estamos, países estos que nos duplican o triplican en generación y consumo per cápita? ¿Será que para el gobierno la solución de la crisis eléctrica pasa por una reducción del consumo per cápita de energía y de la reducción de la calidad de vida?

El relativamente alto consumo energético per cápita de Venezuela, con respecto a América Latina, no es un dato nuevo. Tres son las razones que explican, históricamente, el relativamente alto consumo per cápita de electricidad de Venezuela:

1. Desde los años 50, y hasta finales de los 90, Venezuela desarrolló un programa de electrificación, ejemplo para el mundo, que permitió cubrir la gran mayoría de la población. Actualmente, el 99% del país está cubierto por el servicio eléctrico, cobertura por encima de la de Brasil, Colombia y Perú.

2. Venezuela es uno de los países más urbanizados de América Latina, superior al 90%, por encima de Brasil, Colombia y Perú. El consumo energético en las ciudades es superior al del campo.

3. El desarrollo de Venezuela ha estado basado en la producción petrolera y, luego, en petroquímica, hierro, acero, aluminio, metalmecánica; industrias con procesos intensivos en energía, a diferencia de las otras economías de la región, basadas en la agricultura, ganadería, agroindustria, industrias ligeras y turismo. Relativamente, la economía venezolana es más intensiva en energía que el resto de las economías regionales.

Hasta 1998, Venezuela mantuvo un proceso de desarrollo que no adoleció de falta de energía eléctrica; contábamos con una industria eléctrica que se desarrollaba atendiendo los requerimientos crecientes de la economía y de la sociedad. No había apagones masivos ni interrupciones continuas del servicio como en la actualidad. Atender la demanda de manera confiable y con calidad era el objetivo de la industria eléctrica y se alcanzó gracias a la planificación y una alta profesionalización de la industria.

Se pretende culpabilizar a los venezolanos porque consumimos más electricidad por persona que otros países de AL. Pese a que el presidente difunto reconoció que su gobierno descuidó el tema eléctrico, se evita reconocer las erróneas políticas que desde 1999 se han aplicado.

En efecto, a partir de 1999, comenzó en la industria eléctrica venezolana el deterioro, al principio lento, que se fue agravando. Comenzó con la desinversión, la toma de decisiones marcada por intereses políticos en lugar de criterios técnico-económicos y la desprofesionalización de la industria. Se paralizaron los planes de expansión y modernización y comenzamos a acumular déficits de generación, transmisión y distribución. La centralización y estatización intempestiva en 2010 de las 14 empresas existentes en un solo ente, Corpoelec, trajo la burocratización y el caos organizativo y administrativo, que con la politiquería y el sectarismo se tradujo en el agravamiento de la crisis.
Una de las causas actuales de la crisis, es la insuficiente generación disponible para atender la demanda. Un 40%, aproximadamente, de la generación instalada no ha estado disponible por falta de mantenimiento y por demoras en la rehabilitación y modernización de las unidades averiadas u obsoletas. Luego, Corpoelec no ha podido cumplir con los planes de expansión, por insuficiencia de dinero y de gerencia. Esto conduce a que la capacidad instalada disponible no sea suficiente para la demanda, que no deja de crecer como es normal; que obliga al racionamiento de electricidad. Las fallas en generación, transmisión y en las redes de distribución, causan infinidad de interrupciones del servicio.

El Plan de 100 días prometido por el min. Chacón con dos objetivos, aumentar la generación en 1.000 MW y bajar la demanda en 1.000 MW, que busca crear una reserva de generación de 2.000 MW para disminuir el racionamiento de energía eléctrica. ¡Si hay ministro entonces, un problema de generación! Pero no es solo en generación donde están los problemas eléctricos. Corpoelec ha descuidado la inversión en transmisión y distribución, donde se originan la mayor parte de las interrupciones del servicio. Según la Memoria y Cuenta del Min. de Energía Eléctrica 2012, solo 2,8% de la inversión ejecutada se dedico a distribución.

Hay grandes oportunidades para ahorrar energía y hacer un uso eficiente de la energía. Esto debe ser un objetivo permanente del gobierno, de la empresa eléctrica y de los usuarios. Para los venezolanos hoy, es más costoso ahorrar energía que no hacerlo. Para revertir esto habría que formular planes de mediano plazo que comprenda incentivos y sanciones, información, campañas educativas y apoyo técnico a los usuarios. No es viable que se pueda ahorrar energía, a corto plazo, salvo que se apliquen medidas compulsivas, que no serían ahorro sino restricción del consumo.

Un país con tantas necesidades básicas insatisfechas, con un potencial económico poco desarrollado y con tantos recursos energéticos sin utilizar, no puede aceptar que el “alto consumo” la causa del pésimo servicio eléctrico que Corpoelec presta. Venezuela está en capacidad de ofrecer a sus habitantes la energía que requiere para su desarrollo económico y mejorar la calidad de vida, pero para eso se requiere una gestión profesional, planificada, descentralizada y basada en nuestras propias capacidades profesionales e industriales.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com