opinión

Violencia parlamentaria

3 Mayo, 2013

La polarización en Venezuela sigue poniéndole gríngolas tanto a la derecha como a la izquierda y el sectarismo, la miopía política y el fanatismo meten todo en la bolsa negra de la descalificación, de la negación del otro, de la mentira, el insulto y de las terribles generalizaciones que tanto daño nos hacen. Acusar a toda la izquierda de cavernícola, jurásica, narcotraficante y retrógrada, entre otras perlas es negar la verdad de que la izquierda es diversa y heterogénea como lo es la derecha. Es igual que decir que toda la derecha es fascista, asesina, torturadora, ladrona, saqueadora de las riquezas de los pueblos y pitiyanqui.

opinan los foristas

Los últimos acontecimientos en el Parlamento nacional sólo pueden ser calificados como vergonzosos, escudarnos en que esos incidentes pasan en todos los Parlamentos del mundo sólo sirve para escurrir el bulto. Lo que realmente es trascendente es a quién beneficia esta escalada de violencia en la Asamblea? Qué es lo que realmente se devela en esta delicada situación política por la que estamos pasando los revolucionarios y los escenarios de violencia, sabotaje y de intervención que están a primera vista?

Servirle la mesa a quienes están montados en un plan desestabilizador de desconocimiento de las elecciones presidenciales, del CNE y por su puesto de la investidura presidencial del camarada Nicolás Maduro, resulta estúpido, torpe y raya en el infantilismo de izquierda o infantilismo militar. Claro está que se van a poner en el papel de víctimas, de santas y santos que jamás han pecado, de impolutos y demócratas a toda prueba poniendo su llanto no sólo en todos los organismos internacionales sino en cada Parlamento del mundo donde no podremos explicar cómo es que un Diputado electo por voluntad popular no puede ejercer su derecho de palabra en el PARLAMENTO para el cual fue electo; cualquier explicación leguleya basada en el Reglamento resultará absurda y poco creíble.

Afirmar que fue la oposición la que inició la violencia y que por eso llevaban cascos y atomizadores, es como decir que somos tan bolsas que caemos justo en el juego que a ellos más les interesa. Las fotos de Richard Arteaga tirando no una, sino dos sillas son tan reveladoras de la violencia como la cara golpeada con maquillaje y todo de Julio Borges. Pero lo que realmente es demoledor es que esa violencia parlamentaria le sirve a la oposición para afianzar su estrategia internacional de deslegitimar a Maduro como Presidente electo democráticamente por el pueblo venezolano.

A los revolucionarios nos toca jugar con todas las cartas de la democracia, dar reales muestras de amplitud y tolerancia, pero también de firmeza política, dejando que el propio discurso de la oposición sea su verdugo. Es poco creíble que el mismo CNE, las mismas máquinas y las mismas auditorías a las elecciones que los hicieron Diputados, Gobernadores y con las que perdieron en el 2012 y en el 2013 ahora no sirven y no son fiables; el mundo académico sabe que auditar el 54% de las urnas y las máquinas electorales durante la misma noche de las elecciones es una muestra estadística enorme y más que suficiente. Pero si seguimos actuando con tanta torpeza damos la imagen, no del caballero que ganó en buena lid, sino del tramposo que oculta la verdad.

Que el discurso de la oposición coincida plenamente con el discurso del Departamento de Estado del imperio, debería ser suficiente para actuar con prudencia, inteligencia y no con torpeza y brutalidad, no es la hora de hacer política para los fanáticos y extremistas, sino para sumar voluntades en la defensa de la revolución que corre un verdadero peligro. Desenmascararlos y develar sus planes de desestabilización e intervención es lo que nos corresponde.

@williancontigo

Canal Noticiero Digital