opinión

Prácticas nazis en la Asamblea Nacional

5 Mayo, 2013

El ignominioso régimen ilegítimo de Maduro y los Castro, afianzando su condición de opresores, trasladan su violencia política de la calle a la Asamblea Nacional, con la vieja práctica tiránica que durante catorce años han manejado, de usar grupos para crear miedo y someter a la otra parte del pueblo, pero esta vez, se escenifica en el recinto parlamentario con una exhibición de bestialidad, sólo producida por mentes fracturadas por el resentimiento y la coacción.

opinan los foristas

Como una hiena, desde su estrado Cabello presenció la inicua forma de parlamentar de su “manada”, quienes con golpes y arañazos por “la imposibilidad de poner grilletes al pensamiento” de María Corina y de los otros parlamentarios opositores, trataban de ofrendar sangre a sus jefes y, así, apaciguar su ira, la cual, no es un simple capricho de sátrapas, sino que el hecho responde a una estrategia, por la urgente necesidad del gobierno de legitimarse y que la condición se refleje en el plano internacional.

Ejecutando el plan y la emboscada, tu actuación Cabello ha sido como la de un “hijo” de Hitler, ya que tu comportamiento fue réplica nazista, quienes perseguían, torturaban, llevaban a campos de concentración e incluso hasta la muerte a personas por negarse a hacer el saludo “Heil Hitler” ó jurar lealtad al Estado.

El oficialismo sabe que el logro de la legitimidad se daría en este momento, si existe una aprobación entre los componentes del sector político para aceptar la autoridad vigente y, como con su Estado malhechor se dificulta cualquier conversación democrática, el ilegítimo apela a la “razón” de los puños.

¡Cabello, no vamos a caer en ese propósito sombrío! Tu preocupación no es que acepten a las instituciones porque eso no configura el alma. Los Poderes Públicos desde hace largo rato están sin autonomía, apéndices del gobierno, sólo ante la vista del mundo queda en resistencia la sociedad civil, los estudiantes, los trabajadores y el grupo de diputados opositores que no has podido someter. Tú y los Castro saben que el poder que ostenta Maduro es ilegítimo con todo su tren ministerial desde el 10 de Enero; de allí el empeño y premura de que los legisladores de la unidad lo reconozcan como Presidente de la República para que en el país y en el exterior se confirme su autoridad, y automáticamente se acepte que ha “ganado las elecciones”.

Si los diputados opositores, quienes obtuvieron el 52 por ciento de votos en la elección parlamentaria, accedieran a tu infame petición, entonces desde ese mismo momento no existiría ninguna ilegitimidad, por cuanto ellos, representan a la otra mitad y más del pueblo que eligió a Capriles como Presidente y, a quien ustedes le robaron la votación; al aceptar al usurpador Maduro, estarían dando ese piso legítimo y cerrando la ventana democrática, con la cual, todavía cuenta Venezuela. Y en este caso vale la frase del político, Joaquín Setanti, personaje importante de comienzos del siglo XVI, “El proceder de las tiranías es hacer que parezca razón y derecho lo que ha sido usurpación”.

La tragedia de Maduro es que carece de liderazgo, ilegítimo y tiene pies de mentira, su periplo arranca desde la misma candidatura presidencial del militar Chávez, enfermo terminal, cuando ocultan al pueblo su condición de salud y luego la prestidigitación en cuanto a su muerte, porque hasta al mismísimo Fidel en carta a Maduro el 15 de diciembre, como si Chávez ya hubiese fallecido, se le escapa esta “perla” “Tengo confianza en que usted sería capaz de continuar su trabajo”.

Asimismo, el 10-E, tú Diosdado, no asumiste la Presidencia de la República, desconociendo la Constitución y la voluntad del moribundo Chávez. Seguidamente en conspiración contra el pueblo el TSJ asesta un golpe a la Carta Magna, cuando la Sala Constitucional dicta la vil sentencia de “Continuidad Administrativa” estableciendo un gobierno de facto, situación que calza en esta sabia frase de Montesquieu “No existe tiranía peor que la ejercida a la sombra de las leyes y con apariencias de justicia”.

Sobrevino toda aquella mentira, de que si el enfermo se hallaba en El Hospital Militar y que habló hasta cinco horas con Maduro, nunca estuvo allí porque ya estaba muerto. “Oficialmente” el 5 de marzo “muere” y su heredero político realiza todo ese funesto show. Se presenta luego como candidato presidencial violando la Constitución y ley comicial. Ante, durante y después en el proceso electoral del 14-A se evidencia el fraude y actualmente, se presenta un Maduro usurpando el Poder.

Pero esta vez, si hay unidad y mayor disposición política para a hacer valer la voluntad popular, con instrumentos constitucionales, pacífica, y democráticamente, sin permitir que nos vuelvan a robar las elecciones y como dijo Martin Luther King “Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda”.

Vaya nuestra solidaridad a la diputada María Corina y al resto de los parlamentarios, quienes hoy con su sangre han escrito una página más de la lucha por hacer prevalecer la dignidad y los valores democráticos en Venezuela, que en este momento aciago el régimen fraudulento e ilegítimo trata de socavar. Gracia a Dios, que esa estrategia violenta del oficialismo en la Asamblea Nacional no llegó a una situación trágica que nos enlutara y sólo ha servido para mostrar ante la comunidad internacional rasgos fascistas de este gobierno malandro.

Unidad y Coraje!

@PABLOMEDINAML

Canal Noticiero Digital