opinión

El voto no es secreto

20 Mayo, 2013

Como se vota actualmente en Venezuela, puede saberse cómo vota cada elector. Al ser dispuestas de manera continua la máquina captahuella, que registra la secuencia de los votantes, y la máquina de votación, que registra la misma secuencia de los votantes, es perfectamente posible obtener la correspondencia entre cada voto y cada elector.

opinan los foristas

Nadie con conocimientos de programación o informática puede negar esa posibilidad, a menos que esté mintiendo descaradamente. (Por cierto, son los más ignorantes en la materia los que defienden con mayor ahínco la automatización del proceso electoral).

Los argumentos que se dan en contra de la posibilidad de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) elabore una nueva lista Tascón, es decir una lista con todos los nombres y apellidos y número de cédula de quienes no son afectos al gobierno o no votaron por su candidato en la última elección son dos.

El primero argumento se refiere a la previsión de que la clave que permitiría hacer los arreglos pertinentes en el software para obtener esa lista está repartida entre varias personas adscritas al CNE, el partido de gobierno y a la alianza opositora.

Pues bien, quienes dicen que es imposible que se produzca un acuerdo de estas personas en tal sentido no conocen la naturaleza humana. Puede presumirse la mayor buena fe en los representantes de la oposición que tengan parte de la clave pero ante una oferta mil millonaria, como el cañonazo de un millón de pesos que no aguantaba ningún general mexicabo en los días de la Revolución. Es muy probable que no sea capaz de resistirla. En estos catorce años de corrupción y saqueo del Presupuesto nacional sabemos de cambios inauditos de posición política cuya única explicación es la compra de conciencias.

Además, en los días previos al 14 de abril en una auditoría realizada a las máquinas electorales un representante del partido en el poder demostró tener en sus manos el código BIOS de la máqina, el cual permite ponerla en funcionamiento y hacer cambios en el software de la misma. Asombrosamente tal hecho no trajo mayores consecuencias para el cronograma de las apuradas elecciones de abril.

El otro argumento que se alega es el siguiente: tal tarea sería muy difícil de hacer. La verdad es que decir tal cosa es ignorar cómo funcionan las computadoras. Por supuesto que llevaría tiempo pero mucho menos que la auditoría uncompleta que realiza el CNE a las máquinas y las urnas electorales. Mucho menos. El programa de las máquinas prevé desorganizar la secuencia de los votantes al usar la captahuella e igualmente desorganizar la secuencia de los votos en la máquina de votación. ¿Es imposible introducir en el programa la orden de volver a ordenar ambas secuencias originales? No.

Es perfectamente posible que se hagan cambios en los programas que hacen funcionar las dos máquinas para que reestablezcan (“des-desordenen”) el orden original y así se obtendría, casando las dos secuencias, la super mega lista Tascón.

Maduro al decir que él conoce quienes no votaron por él ha dejado claro que el CNE (y no me refiero exclusivamente a su directorio que bien puede ser ignorante de los detalles del asunto, aunque es el responsable) puede elaborar una lista con todos los votantes y su voto respectivo. No es ciencia-ficción, es informática. Por algo el dueño del gigante Microsoft, Billy Gates, ha dicho que nunca haría unas elecciones con computadoras.

La afirmación de Maduro debe servir para ampliar el escrito de impugnación ante los tribunales de las pasadas elecciones. Es extremadamente grave lo que ha confesado. Nada menos que la constatación de haber violado uno de los principios básicos de toda elección democrática: el secreto del voto. De nada sirve taparse los ojos y los oídos y tratar de enmendarle la plana con supuestas críticas. El señor Maduro ha confesado que ha usado los recursos del CNE para conocer la opinión de cada elector.

Las captahuella de la manera como fueron implementadas en la última elección generan la posibilidad de descubrir la identidad de cada voto. Las del pasado 14 de abril deberían ser las últimas que se hacen en Venezuela con ese sistema. ¡Fuera las captahuellas!

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital