opinión

Descomposición al cuadrado

4 Mayo, 2013

La grave descomposición de la República, del Estado, de la democracia, de la sociedad, de la economía y de los más variados órdenes de la vida venezolana, ha sido una realidad a lo largo del siglo XXI. Se trata de la descomposición connatural a la llamada “revolución” o a la satrapía habilidosa que imperó con el señor Chávez al frente.

opinan los foristas

Y ahora, ese curso dramático no sólo continúa y parece mucho más craso y perjudicial, sino que además se está produciendo otra descomposición, una adicional, porque se desordena o descompone el propio régimen bolivarista, es decir el despotismo o proyecto de dominación que paulatinamente logró establecer en Venezuela a una neo-dictadura, o una dictadura disfrazada de democracia.

Se trata pues de dos procesos de descomposición que marchan juntos y se refuerzan. Hasta el 2012, el país nacional se desbarataba, pero el régimen conseguía mantener y aumentar su poderío sobre la población, e incluso hacerlo sin menoscabar su labrada pantalla internacional de “revolución democrática”. Recuérdese, que luego de las elecciones presidenciales de octubre de 2012, se puso de moda alegar que Venezuela tenía el mejor sistema electoral del mundo, y no pocos lo creían así.

Pero luego de que la hegemonía se quedara sin su hegemón, ese mismo régimen ha venido experimentando una dosis importante y creciente de la misma descomposición que le había venido infligiendo al conjunto de la nación, durante largos años.

Ahora, se ha fragmentado el poder del oficialismo en clanes y corrientes, se ha puesto en entredicho la legitimidad del sucesor Maduro, se ha denunciado que todo el proceso electoral de abril está viciado y como tal se ha impugnado, y las matonerías parlamentarías proyectan a exterior el que Venezuela está en manos de una banda de rufianes, como recién comentara Rafael Poleo.

Cómo será la descomposición, que el barril de petróleo se cotiza en 100 dólares pero no hay dólares, que el oficialismo tiene mayoría absoluta en la Asamblea (producto del fraude legal y comicial) pero asaltan y agreden a diputados opositores, que se dice haber dispuesto miles de millones de dólares en el sector eléctrico pero cunden los apagones, que se proclama haber cuasi-eliminado la pobreza y la desigualdad pero la violencia social campea y con ella la matanza del hampa soberana. Y pare usted de contar, si puede…

La descomposición después de Chávez es todavía más peligrosa, porque el desorden en el poder está estimulando las pulsiones tribales y por ende la violencia. Cabello por su lado, muchos gobernadores rojos por el otro, sectores militares en competencia, grupos armados por la libre, y un gobierno que se niega a reconocer sus precarias condiciones, comenzando por una jefatura cada vez más cuestionada fuera y sobre todo dentro de sus propios territorios políticos.

La descomposición al cuadrado supone que el deterioro regresivo de Venezuela se esté acelerando y esto se padece con más notoriedad, y de seguro se agravará en la medida que la situación política, económica y social continúe como va. Y mientras tanto el poder descompuesto se ufana, se ensoberbece y le causa más y más daño a la nación venezolana.

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital