opinión


Notitarde / ND

¿Golpe a golpe?

3 Mayo, 2013

¿Acaso Henrique y sus estrategas ignoran que sin miles de personas protestando en las calles es imposible reeditar el 11 de abril, por la imprescindible concurrencia cívico-militar? Definitivamente lo saben pero como no andan tras ese objetivo, se tomó la medida pacífica de mandar a “recoger a la gente para su casa” que, por cierto, favoreció principalmente al gobierno pues creó una especie de toque de queda, de facto, que le permitió a Maduro guardarse la carta de la represión. ¿Por qué al chavismo tampoco le “sirve” otro 11A? Más allá de las lealtades, la desobediencia civil generalizada obligaría al Gobierno a colocar a los militares en la difícil situación de decidir entre Maduro o el pueblo, entre matar civiles o solicitarle la renuncia del cargo. En la Fuerza Armada venezolana está firmemente arraigado el pensamiento bolivariano (”Maldito sea el soldado que vuelva las armas contra su pueblo”). Los militares desprecian cualquier posibilidad de poner sus vidas en riesgo masacrando civiles -que además pueden ser sus madres, hermanos, hijos o amigos. En muchos oficiales, sigue fija la imborrable imagen del Caracazo…

El mayor costo político de la represión masiva es que elimina, ipso facto, la imagen humana, democrática y legítima de un gobierno aunque sea mayoría en ese momento. La represión del pueblo representa la “kriptonita” de todo régimen en esta era de medios de comunicación globalmente interconectados.Claudio J. Sandoval, El Universal, 02/ 04/ 2013

opinan los foristas

¿Y ahora qué nos va a pasar?

Cada día nos despertamos con una nueva sorpresa y como nadie sabe qué nos puede ocurrir a la siguiente hora, caminamos por las calles con el mismo cuidado que pondríamos al pisar una senda enlodada, sin encontrar la respuesta a quienes a toda hora nos preguntan ¿Y ahora qué nos va pasar ?. Porque si un día el enfrentamiento se hace más crudo y oscuro, si el lenguaje sale de la cloaca, si las patadas y los golpes llegan hasta la Asamblea Nacional, si el propio presidente llama nazi a Capriles y la fosforescente Varela lo acusa de asesino para luego alegrarse de la batalla campal que protagonizaron sus hermanos de ideas, no nos queda más que esperar en la bajadita, rogando a Dios no nos vaya a alcanzar una bala perdida, así van las cosas, no obstante el grito cotidiano del sucesor que todos los días pega la palabra paz a cualquiera de sus necios chascarrillos que desliza en sus cadenas para amargarnos la vida a los ocho millones que nos hemos quedado esperando la legítima lectura de unos cuadernos con los cuales se hubieran zanjado las diferencias suficientes para que él se hubiera bajado de la nube.

La gran obsesión

Ayer la MUD impugnó las elecciones del 14 de abril, prueba en mano, mientras el sucesor seguía atacando inmisericorde al gobernador Capriles: “La revolución viene a Miranda a proteger al pueblo, porque está abandonado, lamentablemente, pero por ahora, eso no será para siempre”, dijo ayer.

Esa será su estrategia, acabar con Capriles, acusarlo de la muerte de ocho personas en la pasada contienda electoral sin ocuparse de los muertos que por la violencia de un sector civil armado de la población, asesina diariamente en el país a una media de cincuenta personas la mayoría entre 16 y 26 años. La guerra de Maduro se centra en Capriles porque lo sabe fuerte, porque al fin la oposición tiene un líder capaz de ganarle la batalla, pese a que carece del poder absoluto para sumar adeptos, asustar a quienes no agachen la cabeza y manejar un presupuesto millonario dedicado a la compra de conciencias. Para el desfile del 1° de mayo, todos sin excepción, fueron obligados a marchar, camisa roja mediante.

Noticias con censura

No tengo muchas esperanzas acerca del destino de Globovisión pese a que los noticieros correrán por cuenta de Leopoldo Castillo y Wladimir Villegas. Comenzaron ya con la eliminación de dos vídeos de denuncia como son “Usted lo vio” y “Aunque usted no lo crea” pilares fundamentales de la información para mostrar las contradicciones y deficiencias del gobierno. A buen seguro que la basura de “La Hojilla” y otros espacios escatológicos seguirán siendo la metralleta verbal de sus productores y ahí mismo continuará la radio que con contadas excepciones lo que lanza al aire son sapos y culebras

Entretanto seguiremos con la pregunta de orden: “¿Qué irá a pasar ahora?”


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital