end header begin content

opinión

Si te obligaran a votar

10 abril, 2013

Lo sabemos todos: el voto es secreto… pero comprendo que tú lo dudes. Todo ha sido diseñado para que tengas miedo. Pero nadie ha podido demostrar que el voto no es secreto, ni siquiera los cabeza-caliente abstencionistas de la oposición, tú mismo sabes que no existen testimonios de personas despedidas por votar a su buen criterio, ni “misioneros” expulsados de su respectiva misión por hacerlo.

opinan los foristas

 


Lo que sí existe, y también lo sabes de primera mano, es que la movilización obligada sí se practica; perversamente y con todos los recursos del estado.

La oposición lo ha denunciado hasta el cansancio…y sabes mejor aun, que el oficialismo no lo niega.

Tú sabes cómo es, pasadas las primeras horas de la votación, la maquinaria oficialista activa un casa por casa intimidatorio a aquellos que aún no han ido a votar apelando a las listas de misiones y asomando amenazas.

El CNE no lo impide… las milicias lo ejecutan… los funcionarios de la cúpula lo promueven. Es que intimidar resulta más fácil que untar mayonesa. Tu miedo por ti y los tuyos, les hace papayita la tarea.

El listado de electores por cada centro es público. Como misionero diste tu nombre, cédula y dirección para recibir los beneficios. El único valor de la captahuella es que permite a la maquinaria oficialista saber cuáles electores/misioneros aun no han ido a votar y ahí es donde se activan los movilizadores.

Un toque a tu puerta… un “no has ido a votar”…y ya ni siquiera tienen que formular la amenaza. El mero toque a tu puerta es chantaje suficiente. La coacción tiene efecto.

Pero… lo que haces DETRÁS del parabán ya es cosa tuya. Porque la única información que tienen los oficialistas es si perteneces a una misión y si no has votado todavía. Lo que nunca podrán saber es por quién votaste.

Y he aquí el punto que motiva mis líneas. Tu lealtad a Chávez fue y es auténtica, a pesar de que las cosas no iban bien. Por eso querías que tu papelito llegara a manos de Hugo, porque no confiabas en sus subalternos y siempre dijiste que los malos eran ellos, los que lo rodeaban. Ellos que engañaron al mismo Chávez diciéndole que las obras estaban listas, ellos, los que se robaron los recursos, ellos los que no ejecutaron los proyectos, ellos los que hicieron que las promesas de Hugo y tus sueños se llenaran de telarañas.

Aun así, el 7 de octubre tu voto fue para Chávez, no para ellos. Sobre ese triunfo casi dudo que el mismo Chávez supiera cuan enfermo estaba y cuan peligrosa para su salud resultaba esa campaña…en el fondo de mi corazón creo que Chávez también fue engañado.

Si hubo alguna inoculación, no fue otra que la que esos “ellos” hicieron de una mentira enorme…y fatal.

Hugo ganó, pero nunca llegó a asumir como presidente. Mientras la duda llenaba de rumores el país “ellos” te hicieron renunciar a la celebración del Año Nuevo por un luto no declarado y al poco tiempo te hicieron celebrar un “regreso” que resultó falso, porque fue un regreso para morir.

Y ahora que la Vida te pone en la circunstancia de volver a elegir, me pregunto qué harás con tu amor por Chávez, en que sitio cálido de tu corazón puedes guardar la lealtad que le tuviste, pero ya no tienes a quien endosarla porque ellos te mintieron a ti…y también lo engañaron a él.

Será quizás que lo ocurrido no es sino una oportunidad de corregir una decisión?.

Escúchalos compatriota, escúchalos a ambos, a Nicolás y a Capriles.

Dime si cuando Maduro te asegura que Capriles te va a quitar esto o aquello, lo acompaña con alguna prueba, algo tan simple como un video de esos que abundan. Como abundan los de sus mentiras, las de ellos.

Dime compatriota chavista: ¿Qué parte de “Venezuela somos todos” te asusta o te pone en peligro?

Yo sé… yo sé que amaste a Chavez…y que también sabes que te hablo como opositora. Tu gran certeza respecto a mi es que no te mentí jamás. Opositora de frente si, mentirosa no.

Y así llego al meollo de esta nota. Este domingo puede cumplirse aquello de “Dios escribe derecho con trazo torcido” porque vuelves a tener la oportunidad de decidir. Esta vez tu lealtad a Chávez no está en juego. Cumpliste con él, le diste el triunfo del 7-O y eso satisfizo tu corazón…pero pareciera que Dios te está diciendo también que es hora que satisfagas y seas leal con tu familia y tu país dándole un cambio necesario y urgente. El 7-O hiciste lo que consideraste necesario. Lo que hagas el 14 de abril será además de necesario, urgente. Esta vez no hay lealtades en juego. El líder al que amaste ha sido convertido en producto utilitario justamente al servicio de esos “ellos” que han acumulado una montaña de mentiras, engaños y decepciones.

Siendo la mentira mayor hacerte creer que lo que recibes de la misión, cualquiera esta sea, es un regalo personal. Pero no es que ellos sacaron de su bolsillo para darte. La verdad , y también la ves, es que ellos han llenado sus bolsillos con lo que te correspondía a ti…y no tienes. La verdad última es que el gobierno de turno es un accidente de tiempo pero los recursos del país son de todos. Tu eres tan venezolano hoy como lo fuiste hace 10 años, 15, 20, 60… y como seguiremos siendo mientras tengamos vida.

Yo que nunca te mentí quiero que te visualices frente a la máquina de votación este domingo. Cuando veas al movilizador del comando Carabobo mirándote amenazador, piensa no solo si tiene el derecho de amenazarte, piensa si serás tú mismo quien le confirme ese derecho perverso.

Tu lealtad a Chávez ya no está en juego.

Piensa si quien te mintió y le mintió a Chavez merece tu voto.

Piensa que si votar por Capriles te da miedo a lo desconocido, más miedo debe darte quien comprobadamente te amenaza y espera salirse con la suya.

Me pongo en tus zapatos y pienso en ti. Quiero pensar como tú.

Tengo más de dos opciones frente a mi: las dos conocidas… y una tercera. Votar Nulo.

Si. Yo que nunca te he mentido, que siempre he promovido el voto, a ti, compatriota chavista, te digo que el voto nulo es tu oportunidad para arrebatarle el derecho a esos ellos del Comando Carabobo que osan amenazarte con quitarte lo que es tuyo por derecho.

Piénsalo.

A veces el voto castigo es el más poderoso. La abstención no es una opción, pero el Voto es “la expresión de la voluntad del elector” y el voto nulo expresa una opinión. En este caso es tu declaración de libertad y tu grito “no eres quién para quitarme lo que es mío por derecho”.

Tu mensaje quedaría claro y tu lealtad intacta. ellos, los que te han engañado, los que engañaron a Chávez, los que se atreven a maldecirte y violan la santidad de tu hogar obligándote a votar amenazándote, ellos no merecen tu voto.

@Olgak26
[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com