opinión

Nuevas elecciones

23 Abril, 2013

He allí el Capriles que nosotros queríamos ver; luego de la jornada electoral del 7 de octubre del año pasado, y cuando nos pareció que le concedía mucho terreno a la Tiby, y entonces consideramos que, siendo el soltero más codiciado de Venezuela, lo mejor que podía hacer era proponerle matrimonio a la susodicha.

opinan los foristas

Su conducta de entonces daba a entender que parecía el muchacho que aspiraba que el gobierno le expidiera una boleta de buena conducta, y que es el momento, de acuerdo a Rafael Poleo, en el cual el aparato militar, a través de José Vicente Rangel, lo tenía amedrentado con el cuento de que cualquier resbaloncito suyo, aquello significaba la cárcel; denunciándose, además, que en su entorno había mucha gente, si no infiltrada, al menos, que trabajaba para el gobierno, y no le convenía que las cosas cambiaran, y por esta vía lo obligaban a admitir unos resultados electorales, tan fraudulentos, como estos que nos ha presentado la Tiby.

Comenzó por rodearse de un nuevo equipo de campaña; sobre todo, impactó la figura de J. J. Rendon a su lado, a quien se considera el mago de las elecciones presidenciales, y cuya presentación la víspera de la jornada electoral; muy mediático el hombre, por cierto, a propósito de aquello que decía Cecilio Acosta del venezolano, a quien consideraba de espíritu jovial y de ingenio feliz, en el programa de Jaime Bayle, fue determinante para este triunfo de Henrique Capriles, triunfo en trance de consolidación.

Entonces terminó de levantarle los ánimos a una población que, en principio estaba ganada por la apatía y la indiferencia, frente a este nuevo proceso electoral, y esto hay que reconocerle a Henrique Capriles el enorme esfuerzo que hizo, en ese sentido; que es por donde se comienza a medir la magnitud de su liderazgo. La derrota del 7 de octubre había sido muy traumática para nuestro medio: mucho llanto, mucha frustración, y en esto, quizás, hay que reconocer que, entonces, en la víspera se cayó en una onda de triunfalismo, sobre todo, en la clase media, descontando que para la élite que nos gobierna no existe el honor de ningún tipo.

En ese sentido, media Venezuela no le perdonaba a la otra el hecho de que hubiera sufragado por el hombre más ruinoso, que había tenido nuestro país; al punto de considerarse el trapiche de las instituciones estatales, y así consideraba que lo mejor que le podía pasar a esta Venezuela era quedarse con su “Negro”, como le decían las sifrinas a Chávez; que ellos se asaran con él en su propia salsa, y que era lo que iba a pasar, finalmente, si es no es que se atraviesa su fallecimiento, y lo salva de lo que le espera a Nicolasote; lo que los economistas vienen advirtiendo que se va a producir: una estanflación, esto es, un estancamiento de la economía con inflación, y no otra cosa dicen los anaqueles vacíos de nuestros supermercados, sin darse cuenta el susodicho que esa es una bomba de tiempo que tiene en sus manos. El hecho cierto es que estamos en un momento en que el modelo chavista de gobierno se agotó, y, como se ha reiterado desde un principio del mismo, por inviable; sólo un barril de petróleo a 145 dólares podría salvar a Nicolasote de los demasiados compromisos fiscales que le esperan.

Ya se puede considerar que estamos ante la Venezuela de Henrique Capriles, a propósito de su liderazgo, y el que se consolidó a partir de esa noche del 7 de octubre de 2012; cuando no pudo dormir, según él, puesto que fue la noche más dura de su vida. ¿Le habían puesto una pistola en la sien, como dice Poleo, para que avalara esas cifras fraudulentas, que le había preparado la sala situacional cubana, asentada en Miraflores, y “el chamo” no había tenido derecho al pataleo? He allí uno de los temores que abriga esta gente con esto del reconteo de los votos: si Henrique Capriles demuestra que es verdad lo del fraude, entonces todos los demás procesos quedan en entredicho. En Miami hay una ex funcionaria del CNE que pone en evidencia todo este sistema tramposo, sobre el cual cabalgó Hugo Chávez a lo largo de estos 14 años de desgobierno; pasando a encabezar el récord Guinees de ser el líder más ganador de elecciones presidenciales; pero, para llegar a eso, como decía en un principio, tuvo que haberse convertido en el trapiche de nuestra institucionalidad estatal. ¿Capriles se sintió muy solo, a regañadientes tuvo que admitir aquellos resultados?

Lo bueno de este nuevo líder de Venezuela es que oyó consejos, y, como decimos en criollo, recogió; pidió disculpas, y, como bien lo ha dicho, dejando el pellejo en esa campaña, obtuvo una victoria política, por una parte, y obtuvo una victoria electoral, por la otra. Una victoria que consiste en haberle sonsacado votos al enemigo; algo inconcebible para el caso de Chávez, cuando éste era lo contrario, a propósito de esos artilugios que inventaba a última hora; piénsese en las misiones.

Porque yo digo que la entrega del documento, que le hizo un grupo de militares, donde se desvelaba todo lo que pensaba montar el gobierno, en términos de trampa, conocido como el Plan Stalin, para estas elecciones, y que estuvo rodando en los medios de comunicación, a Henrique Capriles fue un pronunciamiento subliminal de parte de quien lo hizo, y por aquí es por donde Henrique Capriles asegura que, cuando él habla, es porque le ha llegado la información del lado adentro, y lo cual es una manera demostrar que ya no está solo, y que, en última instancia, demostrado que tiene los pelos del burro en las manos, así griten y pataleen la Tiby y la Oblitas, colocará en la situación de ilegitimidad a este gobierno y, en ese sentido, a ese sector institucional de las FAN no le quedará más remedio que mediar, junto a la comunidad internacional y nacional, cuya presión se hizo sentir con mucha fuerza la semana pasada, y que obligó al CNE ha admitir el reconteo, para que vayamos a otro proceso electoral.

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital