opinión

Douglas Urbina

Hoy, el tiempo perfecto

13 Abril, 2013

Si esa noche tan solo un cúmulo de nubes grises hubieran tapado la luna creciente y J no la hubiese podido ver. Si la mañana siguiente a esa noche clara, el sol estuviera oculto por otra gran cantidad de nubes de lluvia, J no hubiera salido a labrar y sembrar el campo. Si la semilla regada no le llegara el agua esa mañana, no estuviera en su momento de germinar y dar así su simiente. Si el reloj estuviera atrasado J y M no recogen esa tarde la gran cantidad de flores para vender su cargamento. Pero si ese día no sale P con su camión al campo porqué la gasolinera de T no abrió por desabastecimiento del preciado combustible, entonces nadie hubiera recogido el cargamento, pero también si esa mañana se va la electricidad en la ciudad y a S no le suena el reloj eléctrico para indicarle que ya es hora de levantarse e ir al mercado; si el señor busetero se hubiera detenido en la esquina más tiempo a recoger a unos cuantos pasajeros. Si a H esa mañana al salir de la casa no se le olvida su tarjeta de debito y poder sacar dinero del cajero del banco. Pero ninguno de estos eventos sucedió y J pudo esa noche observar la luna creciente, decidir que era tiempo de colocar la semilla ya en la tierra sin correr el riesgo de perderla, al otro día lo hizo, el agua del riego funcionó a la maravilla y la tierra húmeda dio su cobijo a la semilla que a su vez tuvo el nutriente necesario para dar su germinación y luego al pasar de los días su simiente siendo una gran y bella flor al igual que muchas compañeras de sembradío.

opinan los foristas

Más tarde en el tiempo ese reloj no se atrasó, J y M lograron salir sin ningún contratiempo, tomar su desayuno a la hora para luego escarbar la tierra, recortar de manera extraordinaria sin daño de las plantas allí sembradas, el cargamento de flores que sería enviado en venta a la ciudad.

P tampoco tuvo ningún evento que retrasara su salida, hubo gasolina, pudo recorrer todo el camino a recoger las flores e igual llevarlas a la ciudad. A S no le ocurre nada, recorre su camino hasta la parada sincronizada con la buseta y llegar al mercado a comprar para luego revender su mercancía. Igual H no olvido su tarjeta de crédito o debito comprando a S su bello ramo. Total el recibir las flores de H no fue un evento cualquiera, hubo muchos que pudieron detenerse pero no lo hicieron. El parecido con la realidad no es mera sincronicidad.

Por eso decimos, tuvo que ser así no viendo la cantidad de cosas que sucedieron para que pudieran darse en nuestra vida lo que haya acontecido. Todo es una sincronización de hechos planificados por el programa vida para eso justamente vivir.

¿Dónde? ¿Cómo? Se planificaron, solo por la cantidad que llegaron a haber y su distancia en el tiempo podemos decir que no fue de un día para otro, que fue en un remoto pasado, que tan lejano a nuestro día no sabemos.

El tiempo de Dios es perfecto.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital