end header begin content

opinión

Entre fascistas

30 abril, 2013

Se equivoca el Presidente Nicolás Maduro cuando plantea el dialogo con sectores opositores desde la óptica de enfrentar a la democracia versus el fascismo. Sobre todo, si desde el inicio se colocan él y sus seguidores del lado de los buenos que respetan la constitución y del otro lado los brutos, extremos y radicales que conducen al país al atraso.

opinan los foristas


Es un caradurismo de marca mayor llamar fascistas a los opositores, mientras desde el alto poder vemos múltiples versiones de persecuciones a los empleados públicos, quienes lamentablemente son escrutados por el “delito” de opinar diferente. Aún más terrible es encarcelar sin investigación previa ni debido proceso a los ciudadanos que adversan al régimen, a simple vista, son estas en todo caso las características de conductas fascistas.

Es notorio que el término fascista está de moda, y el pueblo venezolano entiende que es sinónimo de un régimen autoritario y totalitario. Está claro que la mayoría de las veces que Maduro y sus subalternos utilizan tal calificación, lo hacen con la intención de ofender, porque en ningún caso, el significado de la palabra se adecua a las circunstancias que relacionan a los líderes de la oposición.

Nicolás no contento con lo relatado anteriormente, agregó al debate que fascistas querían eliminarlo físicamente. A lo que el Gobernador del estado Miranda Henrique Capriles respondió: “No seas ridículo, Nicolás. Nadie se come ese cuento (que lo quieren eliminar). El propio bolsa que no se preocupa en darles seguridad a los venezolanos”.

A ese nivel está el debate nacional, no es demócratas contra fascistas, es todos contra todos y sin comer cuento se dicen de todo, han perdido el respeto. Arden las pasiones y los referentes de lado y lado se dan hasta con el tobo, mientras tanto el país se va para el carajo.

En medio de esa locura, hasta al Presidente del Ecuador, Rafael Correa le provocó meter su cucharada en el caldo morado nacional. El mandatario tildó de golpistas tanto a Capriles como a los opositores.

La polarización extrema es peligrosa, ambos sectores gritan con histeria que quienes están al frente son unos fascistas. En las elecciones una gran masa fue a votar, unos por el hijo de Chávez y otros por Capriles. Hoy la crisis política puede desencadenar situaciones más graves si no hay moderación.

El llamado que hacemos desde esta tribuna, es a no caer en las provocaciones. El gobierno seguirá polarizando, es posible que en el fondo busquen llevarnos a escenario similares a los de abril del 2002, razón por la cual arrecien sus duelos.

Maduro, el diálogo no es entre demócratas y fascistas, es entre venezolanos que tenemos que reconocernos a pesar de nuestras diferencias. Estamos obligados a transitar el duro camino de la reconciliación, perdonarnos, pensar en lo más importante que sin lugar a dudas es Venezuela, nuestra patria querida.

@FelipeMujica



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com