opinión

Carlos E. Aguilera A.

El surrealismo de Maduro

13 Abril, 2013

Existe una enorme diferencia entre la literatura propiamente dicha y la política con la que algunos de sus actores pretenden plagiar con su verbo, como las mágicas mariposas amarillas de Mauricio Babilonia, según el relato del Premio Nobel colombiano el laureado Gabriel García Márquez, popularmente conocido en el mundo como el Gabo.

opinan los foristas

Y es que la visión alienada de algunos políticos , como el aspirante presidencial Nicolás Maduro, hijo y heredero de Hugo Chávez por confesión propia, sorprende “urbi et orbe” – frase latina en boga tras la elección del nuevo Papa, Francisco I- al referir que un pajarito chiquito le transmitió mensajes por medio de áulicos silbidos que él respondió con otros soplidos, de que le endosaba su legado histórico para que la revolución del socialismo del siglo XXi no desmayara en su empeño y lograra la mayor felicidad de su pueblo.

Pero el asunto, me refiero a lo del pajarito, no para allí, pues a sus fantásticas e increíbles afirmaciones debe sumarse otras más sorprendentes como la posible influencia de su difunto padre político en el espíritu de los Cardenales para elegir a un Papa latinoamericano, al mismo tiempo que le otorgaba a su mentor el título de “Cristo redentor de los pobres americanos”, y por si fuera poco su más reciente chifladura, al señalar que caería una maldición ancestral sobre aquellas personas que no votasen por él en los comicios del día de mañana.

¿Surrealismo puro? Bueno, lo cierto es que Maduro se expuso a voluntad y conciencia a la burla de las mayorías del país y del mundo. Las causas de sus exabruptos pueden ser dos, una u otra, o ambas a la vez: su carencia de formación académica, su falta de preparación que le hace creer y decir cualquier majadería, todo lo cual le impediría ejercer la Primera Magistratura. Lo intelectual – desde la parte legal no hay impedimento alguno-, solo que le impediría encarar y solucionar los problemas que agobian al país, a corto o mediano plazo.

Si pretende, como parece, creer que al pueblo es fácil de engañar, hacerlo comulgar con ruedas de molino o como coloquialmente suele expresar el vulgo: a punta e’ muela. Se equivoca de polo a polo, pues las lecciones impartidas por sus maestros cubanos no calan en “la ignorancia del pueblo” como lo señala la cartilla de la revolución cubana, ahora venezolana.

Venezuela tiene hoy en día enormes carencias en temas vitales como la inseguridad y la escasez de artículos de primera necesidad, aunque algunas cifras estadísticas del oficialismo muestran una disminución de la pobreza, que se explica en cierto modo, porque en los últimos años el vendaval gobiernista de Chávez fue un régimen asistencialista (deformación de la asistencia que el Estado debe a sus ciudadanos), al entregar al dedo recursos dentro y fuera de las fronteras del país, sin ningún plan responsablemente concebido.

Miembro fundador del Colegio Nacional de Periodistas (CNP-122)

Canal Noticiero Digital