end header begin content

opinión

Carlos E. Aguilera A.

El poder y el populismo

30 abril, 2013

“El poder es una relación humana creada y puede ejercerse servicial y dominantemente”. (Anónimo)

En el primer caso, brilla además con autoridad. En el segundo, no.” (Juan Hernández Pico, SJ) Para lo primero hay que despojarse de la gloria de creernos superiores porque en el segundo caso no solo ensombrecemos al “otro” sino que evitamos la posibilidad de ser y hacer paz. Del poder se escribe mucho, y se seguirá escribiendo mientras se sigan imponiendo estructuras que condenen a la pobreza y al terror ¿Cuántas veces, mientras llueve, hemos pensado en las mujeres que viven sobre el lodo en Monte Sinaí? Tal vez un par de veces e inmediatamente habremos rezado agradeciendo lo que tenemos y medianamente salvamos nuestra conciencia. ¿Cuántas veces desde el poder se atropella y no hacemos nada? Y probablemente solo exclamamos “qué barbaridad”.

opinan los foristas


Terror y pobreza, son consecuencias de esos determinados concubinatos de lo público y privado que debemos distinguirlos. Y para lograrlo hay que conocer. Reflexionar sobre lo que viene desde lo público, desde lo privado y desde nosotros. Preguntarse si todo aquello es compatible con el derecho de tener un mundo mejor. El poder atrapa, unas veces sin darnos cuenta, otras tan conscientemente que se nota en la mirada de quien se sumerge en las delicias de sentirse poderoso. Sucede también cuando creemos que tenemos la verdad.

La firmeza no es sinónimo de agresión. El sometimiento y la descalificación siempre serán actos contra la ética. Porque el tema de la verdad en lo político y religioso, como refieren algunos politólogos, tal vez esté planteado al revés. En nombre de la verdad se ha llegado a la intolerancia y a la crueldad. En tal sentido, se tiene temor que cuando alguien dice que tal cosa es la verdad…nunca la poseemos; en el mejor de los casos, ella nos posee a nosotros. ¿Vemos la verdad desde el amor y el respeto a los demás?

¿Cómo se puede interpretar el rechazo que mediante la protesta masiva en todo el país ha originado el oficialismo, por la violencia y el uso indiscriminado de la fuerza contra su propio pueblo?. Y toda esa acción ilegal e injustificable propósito que tiene el gobierno de imponer en el poder a Maduro y continuar con el financiamiento del régimen de los Castro en Cuba, y al mismo tiempo empobrecer mucho más al país. Ese libreto no funciona para muchos venezolanos y principalmente para los militares que cada día se ven más abocados en la encrucijada de verse en la obligación de reprimir a quienes protestan, sabiendo que a ellos no les asiste la razón. Y si el pueblo sigue en las calles, enardecido por los hechos devenidos luego del pasado 14 de abril, y se incrementan las sanciones y condenas por parte de la comunidad internacional, la posibilidad de que se acreciente la crisis que atraviesa el país en los actuales momentos, se elevaría cada vez más.

Lo más importante y primordial es la reacción del pueblo, y esa parece indetenieble. Además, tal y como se vio en el Medio Oriente, la represión desesperada ante las acciones populares masivas, solo consiguen enardecer aún más el rechazo y la determinación del pueblo frente a la opresión. Más allá de las apariencias, el chavismo sin Chávez no tiene manera de consolidarse. Más temprano que tarde entrará en un franco declive y será superado por las ansias de libertad y el deseo de vivir en democracia.

Populismo sin pueblo

La victoria de Maduro en las elecciones presidenciales plantea una cuestión delicada para la institucionalidad y no es otra que la duda que embarga a miles de venezolanos que desconfían de su triunfo, lo cual además obligaría a repetir las elecciones de comprobarse la existencia de irregularidades como las planteadas por Capriles, y erosionaría las bases del partido de gobierno: PSUV, condenando a los chavistas a quedar divorciados del populismo que tanto los ayudo para mantenerse en el poder.

Algunos observadores, refieren que los populistas solo saben protestar, pero nunca gobernar, por cuanto el populismo, a diferencia del liberalismo o del marxismo, no es un corpus coherente de ideas políticas y sus minorías arrogantes en el poder desechan el sentido común del pueblo, amén de que lo enfrenta con una clase corrupta, apoyados siempre directa o indirectamente por el poder, a diferencia – por ejemplo – de los populistas del Tea Party americano, que imaginan con frecuencia una alianza contra natura de las minorías izquierdistas de las dos zonas costeras de EE.UU y la subclase afroamericana, alianza que, en su opinión, encarna el presidente Barack Obama.

Miembro fundador del Colegio Nacional de Periodistas (CNP-122)

[email protected]
@_toquedediana



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com