nacionales, ni tan al margen, política

El canal de Maduro: Análisis de Andrés Cañizález sobre VTV

23 Abril, 2013

Blog Periodismo y Poder, de Andrés Cañizález.- Durante la breve campaña electoral (2-11 de abril) que condujo a la elección presidencial en Venezuela este 14 de abril, el presidente encargado Nicolás Maduro no hizo uso de las cadenas nacionales de radio y televisión. Se trató de una respuesta ante las presiones de diverso tipo que se ejercieron y terminó siendo un aspecto resaltante de la campaña. En los días previos a la campaña oficial Maduro tuvo un promedio de 26 minutos diarios de cadenas nacionales de radio y televisión.

opinan los foristas

Tras el día de la elección y en clara demostración de cómo las cadenas nacionales de radio y televisión no se usan para fines de Estado, sino de una parcialidad política, el señor Maduro ha hecho uso reiterado de este mecanismo, incluso para sacar del aire declaraciones del líder opositor Henrique Capriles Radonski.

Volvamos a la campaña. Si bien el señor Maduro durante esos breves días no apeló a las cadenas nacionales de radio y televisión, tuvo en la señal de Venezolana de Televisión (VTV) una vitrina comunicacional sin límites. Debe recordarse que VTV es la principal señal del Estado con cobertura total del territorio nacional, sus transmisiones durante la campaña –además- fueron replicadas por la red oficial de radio y televisión.

Entre el 2 y 12 de abril, VTV transmitió 4.226 minutos de alocuciones e intervenciones del candidato oficial y escasamente le dedicó 23 minutos al aspirante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles Radonski. Maduro, en promedio, habló 6 horas y 24 minutos cada día de la campaña a través de la señal oficial, cuyo eslogan es “el canal de todos los venezolanos”. Sin embargo, la campaña dejó al descubierto un uso absolutamente desequilibrado por parte de esta televisora. Debe decirse, lamentablemente, que no es algo nuevo pero en esta ocasión resultó más parcializado que nunca.

Junto a la ausencia de cobertura para los actos e intervenciones de Capriles Radonski, a través de la principal televisora del Estado venezolano, hubo una cobertura sesgada. Los propios periodistas de esta planta se referían a Maduro como “el candidato de la patria” y al aspirante de la MUD como “el candidato de la derecha”, de forma recurrente en sus transmisiones periodísticas.

Un ejemplo emblemático de cómo opera VTV en su rol de canal propagandístico lo tuvimos el día 15 de abril, un día después de las elecciones. A primera hora de la tarde Capriles Radonski ofrece explicaciones sobre su decisión de solicitar el reconteo de votos y anuncia un plan de protestas cívicas (el derecho a la protesta pacífica está contemplado en la constitución nacional, por cierto). Mientras lo que dice Capriles Radonski lo transmite Globovisión, en VTV se colocan imágenes de hechos violentos del período 2002-2003. Apenas termina la transmisión de Capriles, que VTV nunca transmite, una “periodista” sale al aire por el canal oficial y le pregunta al diputado oficialista Darío Vivas “qué opinión le merece el llamado a la violencia fascista que acaba de hacer el candidato derrotado de la derecha”. Con preguntas de ese tono me es difícil considerar periodista a la persona que hizo la pregunta. Me reservaré su nombre.

En los días posteriores al 14 de abril, VTV ha mantenido sistemáticamente una operación propagandística de descrédito hacia Capriles Radonski, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y la solicitud ciudadana de revisar voto a voto. Ha presentado hechos de violencia (que deben ser investigados para establecer responsabilidades) automáticamente como obra de la oposición. “Guarimba caprilista”, así bautizó el “canal de todos los venezolanos” a la manifestación ciudadana de la mitad de la población de este país.

Anclados en los códigos del período 2002-2003, al igual que el señor Maduro, VTV juega a promover la violencia cuando desconoce el peso político que hoy tiene la MUD gracias al voto popular. Su programación periodística, como lo señalamos en la campaña de octubre cuando hicimos seguimiento detenido a sus programas de opinión, resulta tan sesgada que ni siquiera le da voz y visibilidad a los aliados del gobierno (PCV, Redes, Tupamaros, etc). Durante el “madurismo” esto se ha exacerbado.

En las próximas semanas, es de esperarse, VTV seguirá promoviendo sin límites al señor Maduro, casi seguramente con la inauguración de obras que ya fueron inauguradas (operación mentira), como hemos visto en días recientes, y lo peor es que junto a esto se hará más intenso el linchamiento moral de la dirigencia opositora. Mario Silva debe estar feliz, ha logrado que su inefable programa termine impregnando a toda la programación del principal medio del Estado.

Puede seguirnos en Twitter @infocracia

Canal Noticiero Digital