end header begin content

opinión


El Nacional / ND

Ayuda del más allá

7 abril, 2013

La campaña presidencial de Nicolás Maduro tiene tres momentos: 1. Las ofertas. 2. Los insultos, descalificaciones y chistes (¿?) malos 3. La relación con “el más allá”.

opinan los foristas

Todos reflejan ignorancia, incultura y una imitación del fallecido presidente que se balancea entre lo ridículo y lo irrespetuoso.

1. Las ofertas de Maduro son una lista de lo que ofreció y no hizo el régimen en 14 años y lo que dejo inconcluso. Lo más importante es el problema de los pobres y excluidos. Las misiones intentaron ayudarlos en materia de alimentación, salud y educación. Pero no se puede eliminar la pobreza mediante dádivas, sin crear fuentes permanentes de trabajo y aumentar la productividad, porque o faltan recursos o se castiga a los sectores productivos para financiar las misiones (Pdvsa, empresas de Guayana, agricultura, industria privada). Mientras más recursos se requieren para una población que aumenta día a día, menos se produce en el país y eso explica el enorme endeudamiento, el cierre de muchas empresas y la quiebra técnica de casi todas las del Estado. En el oficialismo hay una enorme confusión entre dinero y riqueza. Venezuela, desde el inicio de las exportaciones petroleras, ha tenido dinero pero no se invirtió para crear riqueza que es lo único que puede multiplicar y convertir los ingresos en bienestar permanente. Un ejemplo ilustra el punto. España se llevó el oro y la plata de América, pero no invirtió en proyectos productivos.

Compró bienes y servicios a otros países de Europa.

Cuando se agotó el oro y la plata quedó como un país subdesarrollado, mientras que sus proveedores entraban temprano a la modernidad. Venezuela es ahora el mejor ejemplo de cómo se puede ser pobre con dinero.

La llamada inversión social del régimen es insostenible y los pobres seguirán siendo pobres e improductivos.

Además, sacar a algunos ciudadanos de su propia pobreza para que continúen viviendo en un país destartalado, desabastecido y sin seguridad social no puede ser la solución. Su participación política es otro mito de la revolución.

Oigan solamente a la cubana Yoany Sánchez y se enteraran de cuan poca participación tiene el pueblo cubano en las decisiones que afectan su vida.

2. Las descalificaciones, insultos y el canto del himno nacional de Cuba por Maduro en cadena de radio y televisión, el despliegue de la bandera cubana y la colonización que ese país ha hecho de nuestro gobierno ya son cosas sabidas pero hay que repetirlas para que ni se olviden ni nos acostumbremos a ellas.

3. El más allá. Ahora se han sustituido las mentiras del régimen sobre un Chávez enfermo (está recuperándose, entró caminando al Hospital Militar. Conversamos cinco horas con él. Firmó el nombramiento de Jaua como canciller. Ordenó las devaluaciones, etc.), por un Chávez que se comunica con Maduro desde la eternidad. Influyó en la divinidad para el nombramiento de un Papa argentino. Un pajarito le dio una señal que venía del fallecido. Es enfermiza la constante exhibición de su urna, la impresión de imágenes en estampitas y rosarios para convertirlo ante el pueblo en un nuevo José Gregorio Hernández.

No sabemos qué piensan los estrategas del régimen pero a muchos nos parece que este empeño en santificar a Chávez, es una falta de respeto al pueblo venezolano, a la Iglesia Católica y a la memoria del fallecido presidente.

PD: Si usted vota por Maduro es porque o no lo ha visto en acción o no vive aquí o es buliburgués.

http://quiroscorradi.blogspot.com/

[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com