opinión


El Nacional / ND

La repetida

24 Marzo, 2013

I. Un día Olafo le dijo a Helga: “Me voy a saquear a Europa”. A lo que Helga respondió: “Ya saqueaste a Inglaterra. Comiste en Francia y bailaste en España. ¿Qué más quieres?”. “La repetida”, contestó Olafo sin inmutarse.

opinan los foristas

II. Cuando Capriles reinició sus visitas a todo el país, las multitudes que lo acompañan parecen una continuación abundante de quienes lo apoyaron en su anterior campaña presidencial. Parece que estamos reviviendo octubre 2012 y que el tiempo se hubiera detenido y el paréntesis entre una elección y otra se borrara. Hasta el candidato del oficialismo es el mismo. Capriles compite con el recuerdo y el llanto por Chávez. Por eso construyeron esa parafernalia de ritos que pretende inmortalizarlo para comerciarlo después. Su cadáver empieza a verse con olor de santidad. Además, tanto la devaluación como el manejo del sistema de subastas para obtener dólares (otra devaluación), se atribuye a instrucciones dadas por el presidente fallecido. ¡Mentira! Eso sí es una falta de respeto a su memoria. ¿Qué esperan para renunciar al ministro Giordani antes de que haga ingobernable al país y se pueda desmontar la tesis de que sin pobres no hay revolución? Si hubieran adoptado la política de que la revolución es para eliminar la pobreza y elevar el nivel de vida de todos los niveles sociales, entonces sí se podrían eternizar democráticamente en el poder.

Si Maduro aspira a la Presidencia sería importante que diera la cara ahora. Si piensa que de ganar las elecciones puede gobernar seis años con el mismo equipo y colgado de la memoria de Chávez, desde ya no le garantizamos la ganancia. Para su carrera política sería mejor que perdiera y aprovechara los próximos años para prepararse mejor y cambiar su perfil actual de clon de Chávez.

Los partidarios de Capriles deberían sustituir la frase “puede ganar” por la más contundente “va a ganar”.

Mientras más se acerque el 14 de abril el triunfo será más difícil para Maduro.

Como presidente encargado las cosas han ido de mal en peor. Así será el desastre económico que no pudieron esperar hasta después de las elecciones para devaluar dos veces, sin decretar, de inmediato, un aumento salarial para mitigar el incremento inflacionario de estas medidas. Esto será terrible para los más pobres y no es con descalificaciones e insultos como se van a llenar los supermercados, bodegas y mercales con todo lo que no se consigue hoy. Por eso, Capriles es el único en esta contienda a tres (Capriles versus Chávez y Maduro) que puede tomar medidas acertadas, que sí las hay, y empezar a desmontar la pesadilla que ha construido este régimen.

Los pobres y los excluidos ya leen las señales negativas de lo que les viene si votan por Maduro. Quizás a ellos no les interese mucho enterarse de que se acabaron los dólares porque no saben que “eso” era lo que le permitía al régimen subsidiar, sin crear empleo, sin aumentar la productividad y “ayudar” a otros gobiernos para comprar alianzas.

Pero lo que sí entienden es que con lo que reciben compran menos. Algunos todavía creerán en las ofertas de Maduro, atribuidas a Chávez, pero un número importante ya se cansó de oír promesas incumplidas.

Unos se abstendrán y otros votarán por Capriles porque “va a ganar”. Los casi 7 millones de votos que obtuvo en octubre se van a multiplicar.

Coloquemos en Miraflores a un nuevo presidente que favorezca la producción nacional, logre la unidad, disminuya las importaciones y acabe con la inseguridad.

Esta vez ni con dos candidatos nos ganan.

Canal Noticiero Digital