opinión

Terror a Globovisión

26 Febrero, 2013

Se puede admitir que este régimen autoritarista permite que uno diga un cierto grado de cosas, hasta abusar hasta la coronilla del “teniente coronel”; aun cuando su tendencia dictatorial donde más se ha afincado ha sido en el campo mediático; a diferencia de la dictadura de Pérez Jiménez; que más se sentía en la persecución política: veinte mil perseguidos, reportaba el Libro Negro de la dictadura perezjimenizta, con prólogo de Leonardo Ruiz Pineda, y quien caería poco después de publicado dicho libro abatido por los esbirros de la Seguridad Nacional en una avenida caraqueña, y que era lo que le daba carácter de tiranía a aquel gobierno de Marcos Pérez Jiménez.

opinan los foristas

Sobre todo en lo que atañe al manejo de la mentira; a propósito de la respuesta que le ofrece el oficialismo desde su sala situacional a Globovisión a la advertencia, que hace esta planta televisora al comienzo de esas cuñas publicitarias gobierneras, donde las estadísticas estallan de positivas, en el sentido de que la empresa está obligada a difundir dichas cuñas en forma gratuita; de modo que el divulgar el hecho de esta imposición le molesta a los esbirros de este régimen chavista, y así que le contraponen una replica, en la que indican que dicha planta televisora está en la obligación de transmitir esa cuña como parte de su obligación legal por explotar el espacio radioeléctrico, que le pertenece al pueblo, como si la empresa no pagara impuestos, y lo que se ve como una arbitrariedad; siendo este un régimen que se apoya en el abuso; como rezan los libros relativos al arte de la guerra: no vale la pena ganarle la guerra a un vencido, y que es donde se les observa la falta de honor; aparte de que constituye una falta de respeto a la opinión pública, sobre todo, porque nadie está obligado a escuchar los resultados de una gestión de gobierno en una forma publicitaria, con independencia de que los mismos contengan, como decía atrás, estadísticas que revientan por lo positivas; cuando esto es algo que se manejaría en el campo, meramente, informativo, y que es donde se ve que no es de carácter oficial el contenido de esas cuñas, como sí peseuvista.

Pero, asimismo, y era lo que decía: todo eso que se proclama allí es mentira. Para explicar el por qué de la devaluación, entonces se dice que el gobierno ha decidido equilibrar el sistema cambiario, para garantizarle la felicidad al pueblo; por supuesto sin mencionar para nada la palabra devaluación; lo que sería ya admitir que estamos frente a un deterioro de la moneda, y lo más grave de todo es que no se está admitiendo que dicha política cambiaria constituye un fracaso, sino que se apela a otra media verdad, que es cuando se les oye decir que nunca en la historia nuestra moneda había sido objeto de especulación como ahora, al lado de la denuncia de una supuesta guerra económica. He allí el problema que se tiene cuando se gobierna con un equipo que no es competente para la función que ejerce. Lo mismo que decía, precisamente, Ruiz Pineda en el famoso Libro Negro, se puede aplicar ahora; pues, a su juicio, el grupo faccioso que había capturado el poder no personificaba concepción teórica alguna, ni sus actos de gobierno obedecían a orientaciones programáticas, sino que sus acciones se basaban en el regodeo, en el mandonismo, en el disfrute del poder, sin reparar en norma moral alguna.

La más grande expresión de impotencia se la hemos oído a Jorge Giordani en estos días; cuando ha dicho que si el gobierno levanta el control de cambio las reservas apenas se mantienen dos días, y digo esto porque así demuestra que se trata de un hombre que no es capaz de diseñar un política de defensa de la moneda, que no sea otra que la del control de cambio, y que es la que nos ha metido en este círculo vicioso de devaluación-inflación, que hemos visto en los diez años que tiene establecido dicho control; no obstante, se han fugado casi 150 mil millones de dólares, con el consiguiente deterioro de nuestro bolsillo. Luego, es mentira que se ha buscado un equilibrio del sistema cambiario, y cuando, en verdad, quienes promueven esa supuesta guerra económica son ellos.

Estos esbirros comunicacionales, sin darse cuenta, caen en serias contradicciones, cuando por ejemplo hablan “del espacio radioeléctrico del pueblo”; que no lo es en el caso de esta planta televisora; pues se trata de la menos extendida a nivel nacional en lo que se conoce como la señal abierta, tomando en cuenta que su cobertura sólo se limita a Caracas y Valencia, o sea, se trata de un canal local; cuando no, nos llega su señal por el cable.

Diríamos, se trata de un canal elitesco, y de hecho, es el canal preferido de la clase ilustrada venezolana. Lo que pasa también es que el régimen chavista confunde pueblo con el sector de bajos recursos de la sociedad, y el cual representa la mayoría de la población; eso es verdad, pero también hay más de seis millones de venezolanos que no comulgan con el régimen chavista, y que se manifestaron el pasado 7 de octubre, a propósito de las elecciones, y que también debemos ser considerados pueblo. Decía MacLuham que el medio era el mensaje, e ilustraba mejor el asunto utilizando la palabra masaje: el medio es el masaje.

¿No es síntoma del efecto de un masaje cuando los esbirros comunicacionales del régimen hablan de “Globoterror”? Porque no sólo esta gente es enemiga de la libertad de expresión, sino que es enemiga también de la inteligencia, y esto es lo que les choca del periodismo que se hace en esta planta televisora. No es un periodismo que se oficia en función de enajenar conciencias, y que es lo que se estila en la red mediática oficialista, donde más de un esbirro se luce con su boca podrida, llena de mentiras; cuando lo que se persigue es lo contrario, sino: ¿por qué dejan a Globovisión fuera del sistema de Televisión Digital Abierta?

[email protected]


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital