end header begin content

opinión

Noel Álvarez

Sin misterios

28 febrero, 2013

Los hechos recientes, más allá de los lamentables sucesos sobre la salud del presidente electo, dejan ver que el gobierno nacional está tomando cartas respecto al aspecto económico de la nación.

opinan los foristas


Con la devaluación se hizo sentir la necesidad que el gobierno tiene de recursos, dado el déficit fiscal, y aunado a las deficiencias de control del gasto público.

Las necesidades del país siguen siendo múltiples, y muchas insatisfechas esperan en listas a ser atendidas. Desde necesidades básicas como vivienda o luz hasta la urgencia de acceso a divisas para la importación de bienes y materias esenciales para los distintos sectores de la economía.

No se trata de simplemente pensar, creer, adivinar que hay mejores métodos de asignación de recursos; se trata de que haya efectivamente medios constatables y constatados para la asignación de recursos y/o divisas.

La preocupación deriva del hecho puntual de que la estructura de rentismo económico de Venezuela no ha sido modificada, así entonces el Estado, guste o no, sigue siendo el centro de la economía nacional. Por un lado porque el ingreso de divisas al país viene primariamente del petróleo, de propiedad estatal; y porque el gran poseedor de medios de producción es también el Estado.

Entonces más que una crítica administrativa, es asumir que esta realidad impone mayores grados de transparencia en la ejecución de los planes de la nación y en la coordinación de los sectores del país para lograr estabilizar a la economía. Esta estabilidad se trata de responder con eficiencia a los asuntos productivos y a los problemas básicos de nuestra población.

Los problemas de la población deben ser solucionados más allá de campañas electorales, y los problemas de producción más allá de los precios del crudo. Enfrentándonos a superar la inmediatez de variables exógenas o coyunturales como precios y periodos electorales; la contraloría social y la responsabilidad de una administración deben atender a soluciones definitivas –corregibles claro que sí- pero tendientes a garantizar que las demandas ciudadanas o empresariales tengan respuesta por el bien, no de un grupo, sino del país.

Existen muchos venezolanos preocupados por el futuro. Si vendrá el aumento del IVA, si volverá el IDB o incluso si aumentarán los precios de la gasolina –congelados desde 1996- pero, ¿son medidas para continuar vilipendiando de forma descontrolada o se trata de un plan de reajuste de las cuentas nacionales y las condiciones de política fiscal que se acompañen de una mejor gestión económica? En todo caso, lo que es necesario es empezar por un acuerdo nacional sobre cómo podemos todos contribuir a mejorar las condiciones de vida como país.

Las protestas populares siguen surgiendo, más allá de la capital o de los partidos. Es hora de dejar misterios de lado, y encauzar el acuerdo frontal.

Coordinador nacional de Independientes por el Progreso

@alvareznv



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com