opinión

La economía despertó al PSUV ¿Y ahora?

15 Febrero, 2013

Ahora estimo nos corresponde a nosotros los demócratas reaccionar como no lo hemos hecho desde la masacre del 11 de abril. Como es sabido, el pasado viernes 08/02/2013 el régimen de facto del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a través de su ministro de Finanzas, Jorge Giordani, y del presidente del Banco Central socialista, Nelson Merentes, no han tenido más alternativa que admitir las debilidades de la economía y anunciar que el precio de los dólares que distribuye CADIVI aumentará desde 4,30 bolívares hasta 6,30, es decir, un salto de 46,5% que encarecerá el valor de una enorme lista de productos importados y acelerará la inflación¨. Fuente: http://www.eluniversal.com/economia/130209/

opinan los foristas

Lo anterior, algo que bajo credo socialista constituye anatema considerado como fuere el grave perjuicio que a las mayorías de nacionales ha de causar el precitado reajuste económico, nos da una clara señal de la magnitud de una crisis económica que ni siquiera un barril de petróleo a más de 100 dólares –el sueño de cualquier gobierno democrático- logran contener aún en tiempos electorales.

Ello evidencia a las claras que la total ruina de la economía venezolana está a la vuelta de la esquina a manos del socialismo en gobierno, una advertencia del todo fundamentada considerando que todo gobierno socialista se caracteriza por la plena ineficiencia para el logro del bien común capacidad directamente proporcional a su probada virtud para la destrucción de todo vestigio de civilización y establecer en su lugar el caos y la esclavitud, verbigracia: el modelo de la isla-cárcel Cuba, y el de la República ¨zombie¨ Corea del Norte, paradigmas del socialismo en gobierno.

Sobre lo anterior, la única incertidumbre podemos circunscribirla a los lapsos, según la medida de nuestra fortaleza moral como nación para resistir y vencer o bien claudicar ante el cataclismo en proceso.

En tal sentido vale referir a modo ilustrativo, para los meses por venir, en materia económica: la formalización de la famosa ¨tarjeta de racionamiento¨ aún incipiente, pero que obviamente frente a la profundización del desabastecimiento considerado como fuere nuestra venidera limitación para la importación de alimentos, tendrá según la ¨cartilla¨ socialista una perfecta justificación.

En materia política, es ya conocida la pretensión del régimen de facto por cerrar el circuito electoral iniciado el pasado 7 de octubre con las presidenciales, continuado el 16 de diciembre con los comicios regionales, cuando en fecha 14 de julio del año en curso tengan lugar unas elecciones locales con las mismas condiciones que hicieron posible campañas electorales donde todo el Poder Público Nacional participa en beneficio de una parcialidad política, situación irregular esta reconocida por todos los observadores nacionales e internacionales dignos de crédito, relacionados a tales eventos, lo que en cualquier país civilizado bastaría para anular sus resultados, pero no en la Venezuela socialista.

En el plano propiamente social, la estrechez económica ya decretada dará lugar a un escenario de protestas públicas como nunca ha vivido el socialismo en gobierno desde hace 14 años habida cuenta la bonanza de la que había gozado. Ante tal eventualidad el régimen de facto apelará como es su costumbre a la delincuencia desenfrenada para intentar limitar tales manifestaciones de descontento y por supuesto echará mano de una fuerza militar socialista plenamente integrada al régimen gobernante como ya lo ha tenido a bien proclamar en innumerables oportunidades.

La antedicha narración del todo ajena al detalle no es más que una referencia obvia derivada de unas premisas conocidas tanto del socialismo en gobierno acá en Venezuela, como el vigente en la República esclava de Cuba.

Ahora bien cabe la pregunta: Y nosotros los demócratas venezolanos despertaremos también luego del letargo autoimpuesto desde aquel 11 de abril o elegiremos la paz de los esclavos, algo nunca visto en la historia de las naciones. Me atrevo a pronosticar que no seremos la excepción a la regla, la Constitución de la República de Venezuela vigente desde 1999 será restaurada mediante los mecanismos expresamente consagrados en ella. Nada menos se podría esperar del pueblo de Simón Bolívar, tierra de libertadores

¡Ni un paso atrás¡ Ora y labora.

[email protected]

http://trabajoleyyorden.blogspot.com/


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital