opinión

La devaluación del espíritu nacional

9 Febrero, 2013

La imagen de Giordani “empuñando” el documento que presuntamente firmaba Hugo Chávez “ordenando” o “aprobando” la devaluación del “bolívar fuerte” que como tweeteaba la jueza Afiuni dejó de ser “fuerte” para ser “maduro”, resulta, además de estúpida, chocante.

opinan los foristas

A estas alturas la “firmita” de Chávez no tiene importancia, si está o no, si es roja o si es negra, si brilla o palidece, nada de eso importa ante la magnitud de lo que le están haciendo a Venezuela.

La devaluación del espíritu nacional, la mentira que se estira del tamaño de la ignorancia del “soberano” zoquete, manoseado y el propósito coyuntural del desatino chavista. Giordani, sacado del gobierno con el rabo entre las patas y recogido por la necesidad de un gobierno ineficiente y escaso de personal, estaba viviendo un deleite extraño ante la medida que habían negado días antes.

Así como niegan la escasez de alimentos y medicinas , el alto costo de la vida, la violencia en las cárceles, la corrupción, la inseguridad, la soberanía perdida que entregaron a un gobierno extranjero, la presencia de cubanos en todos los aspectos de la vida nacional, los presos políticos, la basura en las calles y los organismos públicos, la violencia y vulgaridad como lenguaje político, los atropellos en el CNE, el maltrato a leyes y derechos, en fin, ese larguísimo etc. que hoy sacude al pais, condimentado con hechos trágicos y resultado sombrío de esta larga historia, seguía preguntándome esa misma angustia que no me abandona un segundo: ¿Hasta cuando?

¿Hasta dónde llegarán sin que este país reaccione? ¿Cuando reaccionará esa mitad del país que rechaza este horror? ¿Hasta cuándo esta mediocridad, esta mentira en la que se han ido sumergiendo como atorados, sin medir consecuencias, sin asumir las condiciones extremas que ya se viven? Porque una cosa es Cuba y otra, Venezuela.

Dicen que “barriga llena… corazón contento”, pero la dignidad atropellada despertará.

Ver los estantes de los mercados, las farmacias cada vez mas parecidas a Cuba, la ansiedad en la gente… A Venezuela se le ve en la cara lo que vive. Ya no se puede esconder.

Yo tengo una cadenita con una fajita de oro y mi nombre que me trajo una vez en uno de mis cumpleaños Nelson Merentes. Es lo único de oro que tengo. Nelson trataba de moderar lo que exhumaba de si mismo el amargado Giordani. Muchas veces me he preguntado cómo ese venezolano modesto, ascendido a este poder obsceno por unos kinos electorales, puede aguantar tanto frente al hombre bueno que es. Titubeaba, casi justificaba lo que sabía era la reacción a medida impuesta, al estilo desaforado. Casi que invitó a votar si no se estaba de acuerdo y prometió ante el cinismo de Giordani recorrer los medios, “El Universal”, “El Nacional”, Globovisión”, para declarar…

Eso que se escapaba del discurso político, de la revancha gobiernera, se leyó entre líneas. Trató de moderar la agresión desplegada en la figura a su lado. Yo lo percibí. Y no porque tenga que agradecerle la cadenita y la plaquita. Allí están esperando un mejor destino, si no porque siempre se agradece reconocer en algo a quien creías conocer. Aunque no piense como tú.


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital