end header begin content

opinión

La ARC, viacrucis del siglo XXI

27 febrero, 2013

Si bien nuestro país, hasta finales de la década de los años 80 (del siglo pasado), fue uno de los grandes referentes en Latinoamérica en lo que respecta a condiciones y disponibilidad de infraestructura vial para la interconexión de ciudades y estados, en la actualidad el elevado deterioro físico de las principales redes de autopistas, carreteras y puentes, en nada se corresponde con al alto nivel de desarrollo profesional alcanzado en el área de ingeniería de transporte y vialidad, y mucho menos reflejan algún tipo de prioridad de inversión por parte de un gobierno que ha contado con los más cuantiosos recursos económicos derivados de la renta petrolera en la era democrática.

opinan los foristas

A todo ese proceso de desinversión en lo relativo a nuevas infraestructuras, se le suma la eliminación de la descentralización que daba competencias a los gobiernos regionales y locales en materia de mantenimiento y control de las carreteras; desapareciendo con ello los programas de recuperación y mantenimiento que de manera coordinada se pudieran realizar entre distintos niveles de gobierno.

En la actualidad, si hay un sistema vial que representa con lujo de detalles las nefastas consecuencias que acarrea el no atender este grave problema de manera oportuna, responsable y profesional, no es otro que la tan importante Autopista Regional del Centro (ARC).

La mortificación y la angustia se apoderan de todo aquel que requiere hacer uso de ella, pues no sabe si llegara a tiempo a su compromiso, y si llegara con vida o ileso, pues sus condiciones no pueden ser descritas sino como inhumanas y violatorias de las más elementales normas de seguridad de tránsito terrestre. Secciones sin capa asfáltica, huecos, falta de señalización, escasa vigilancia y control, puentes a punto de colapsar, delincuentes, túneles a oscuras, destrucción de barandas protectoras, basura y desperdicios en la vía, sin iluminación nocturna en buena parte del trayecto y ausencia de demarcación en la capa asfáltica recién colocada, convierten el trayecto en un verdadero viacrucis, responsable de las pérdidas de negocios, empleos, medios de transporte, intercambio comercial, calidad de vida, tiempo útil, y hasta de la propia vida.

@Angelrangels



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com