opinión

Firmas chimbas

3 Febrero, 2013

El DRAE no reconoce como válida la acepción venezolana de lo que significa la palabra “chimbo”: se limita a admitir los huevos chimbos zulianos y el remoquete usualmente dado en España a los bilbaínos.

opinan los foristas

No obstante, en Venezuela sabemos muy bien lo que quiere decir chimbo y esperamos que la RAE admita pronto ese nuevo significado.

“Chimbo” es todo lo que se obtiene a partir de procedimientos deshonestos, a partir de mentiras, falsificaciones y/o satrapías de cualquier naturaleza, por lo que, desde el punto de vista jurídico, pasa a ser calificable como írrito, es decir, nulo, no valido, falto de validez, sin fuerza ni obligación.

De allí que no reconozcamos como Presidente a quien no se juramentó y menos aun a quien se apropió de la Presidencia mediante una delegación que no existe en nuestra legislación republicana.

Por eso decimos, enfáticamente, que Hugo Chávez Frías es un presidente “Chimbo”, como chimbos son sus delegados: Maduro, Jaua y la corte de pseudo ministros del anterior gobierno que permanecen al frente de sus despachos en virtud de las normas obligantes de la continuidad administrativa, pero que no por ello dejan de ser “Chimbos” y sus acciones irritas, es decir, de ninguna validez.

“Chimbos” son los contratos, acuerdos y convenios que firman tales “ministros” y por ello de difícil cobro en el futuro. Los consultores jurídicos de las empresas que contratan con el ejecutivo, debieran estar preocupados ante la posibilidad cierta de que, ante un nuevo gobierno, tales contratos serian desconocidos como ilegales por “Chimbos” y alcahuetas.

Algo parecido sucede en el ámbito militar pues los grados que se otorguen a los oficiales en activo así como a los graduados de la Academia Militar al recibir sus diplomas, estarán firmados por un Ministros de la Defensa Chimbo y por un Presidente encargado “Chimbo”, de toda “Chimbedad”. Ergo, los grados también serán “Chimbos”.

Pero además, como la falsificación ya se ha hecho costumbre y es política de Estado, la Presidencia de nuestro Tribunal Supremo se ha encomendado a una falsificadora profesional y, además, por otra parte, a la inefable Sra. Fiscal no le parece que las firmas del nombramiento de Jaua sean ilegitimas: podemos decir entonces que estamos ante un país colectivamente “Chimbo”, con un gobierno totalmente “Chimbo”, un Estado “Chimbo” pues…

alvilla8hotmail.com

Canal Noticiero Digital