opinión

Pedro Lacure Montiel

El mandatario

3 Febrero, 2013

“La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”Jorge Luis Borges

Frente al crepúsculo de su existencia, el mandatario se enfrenta con la huella de su andar, se hace consciente de lo efímero del tiempo, se percata que este nos es más que un intento de medir el transcurrir, los encuentros de un día tras otro mientras se vive, este se percibe acelerado en momentos en que la salud le abandona remontándole al recuerdo de lo vivido, momentos en los en los cuales pensó que sería eterno, así concluye que el tiempo pasa indistintamente de la forma en se viva.

opinan los foristas

La patria se le va como agua entre las manos, el socialismo no paso de un símil de eso que durante seis décadas solo ha esclavizado y empobrecido al pueblo cubano, eso que, a decir de su mentor, no es mas que comunismo. Por motivos que solo él conoce, se olvido de la patria y se transformó en la salvación de un sistema que agonizaba, de ese monumento viviente que representa el fracaso, lo que no se debe hacer nunca.

Frente al ocaso le toca dar una gran lucha, una lucha contra lo que todos los seres humano tenemos la certeza que nos tocara dar en algún momento, desconociendo el día y la hora, es un hecho que a cada quien le toca, sin mas recursos para enfrentarlo que aquello a lo cual dedicamos eso que en este momento parece efímero, fugaz, eso a lo cual dedicamos la vida, es el momento de rendir cuentas sobre el buen o mal uso que se hizo del poder recibido.

Solo, lejos de eso que aún queda de patria en algún lugar de la isla, se enfrenta a lo que queda de su postulado de lucha: la muerte; es así como la patria se pierde, el socialismo es una estafa y, siendo ley de vida se presente la muerte como un hecho inevitable.

El mandatario duerme pero no descansa, las familias de los despedidos de PDVSA le recuerdan la injusticia cometida, los exilados y presos políticos le hacen oír su sufrimiento, unos forzados a vivir lejos de su patria, otros desde el cautiverio, nada pasa, el registro de lo vivido es preciso, los poderes obtenidos en la vida no valen nada: el ejecutivo es lo que él representa, el legislativo no tiene poder para cambiar estas leyes, el judicial no tiene acceso para interpretar y el electoral no ha sido convocado pues no es un acto de elección popular, nada que elegir, nada que cambiar. Solo consigo mismos debe enfrentar sus actos, tal cual fueron, sin interpretaciones, sin manipulaciones. Los pobres, fuente del poder obtenido y base de su proyecto, le recuerdan todas y cada una de las promesas incumplidas, 14 años de promesas y manipulaciones, la vida se le presenta como una película que le atormenta y se pregunta ¿en que momento perdí el rumbo?.

Conocedor del entramado que creo, de ese grupo de personas que, presentándose unidos en su entornos, se encuentran divididos por la ambición de poder, esas divisiones que él alimentó, esa desconfianza que de manera solapada estimulo en procura de su seguridad y fortaleza hoy, se vuelven contra el haciéndole sentir frágil, tan frágil como debe sentirse una balsero rodeado de tiburones en ese navegar en busca de la libertad.

Sabiendo el mandatario a lo que le tocaba enfrentarse, por alguna razón que solo él conoce, en un esfuerzo por mantener el hilo constitucional, recuperar la patria y fortalecer la republica, procura testar enunciando la forma de proceder en su ausencia, alguien que no respetó la decisión de un pueblo que por mayoría en un referéndum dijo “No”, en este momento de su existencia se esfuerza por que se procede según lo indica la constitución diciendo:

“Mi opinión firme, plena, como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar de nuevo a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido”.

De nada sirvió su esfuerzo, las pasiones de su entorno, se desataron, intereses ajenos a la patria lanzaron sus redes en ese rio revuelto de pasiones, procurando sacar provecho de tal desconcierto nada ha concluido, los acontecimientos están en pleno desarrollo, mientras se escuchan los gritos de un país que en caída libre busca algo de que aferrarse.

@lacmon

http://lacmon.wordpress.com

Canal Noticiero Digital